La hora de las gaviotas, de Ibon Martín

Título: La hora de las gaviotas
Autor: Ibon Martín
Traductor:
Sello: PLAZA & JANÉS
Fecha publicación: 01/2021
Idioma: Español
Formato, páginas: Tapa blanda con solapas, 464
Medidas: 153 X 231 mm
ISBN: 9788401025655
EAN: 9788401025655
Temáticas: Misterio y suspense, Novela negra y thriller
Colección: Éxitos

El odio es el enemigo más peligroso.
Las gaviotas sobrevuelan inquietas la ciudad marinera de Hondarribia, que se ha vestido con sus mejores galas para celebrar un día especial. Sus graznidos compiten con los alegres sonidos que inundan las calles, donde los vecinos se preparan para disfrutar de la fiesta ajenos a la terrible amenaza que se cierne sobre ellos.
En mitad del desfile se desata el horror. Una puñalada salvaje y certera riega con sangre el frío suelo de piedra. Una mujer ha muerto asesinada. Y no será la última. La suboficial Ane Cestero y su unidad especial tendrán que dar caza a un asesino feroz e implacable, capaz de ocultarse a la vista de todo un pueblo.
La hora de las gaviotas es un thriller sinuoso, magnético e impecable que nos enfrenta al peor de los enemigos: el odio visceral que late escondido en todos nosotros.

La hora de las gaviotas es una novela de investigación policial con ritmo de thriller en la que una unidad especial de la policía vasca, o ertzaintza, se enfrenta al crimen ocurrido mientras se celebrara una fiesta local centenaria (proviene del siglo XVII), llena de polémica en los últimos 30 años entre los que abogan por continuar con la tradición y los que prefieren romper con el carácter sexista de los festejos, permitiendo que las mujeres salgan en el Alarde. A partir de este momento, se reúne de nuevo el equipo de investigación que protagonizó la novela anterior del autor, La danza de los tulipanes, y comienza el despliegue para dar con el asesino. La investigación no está exenta de polémica con la prensa, con los habitantes de Hondarribia e, incluso, con la policía del lugar, que no entiende que una unidad central se encargue de un caso bajo su jurisdicción.

No soy nadie para dar consejos, pero nunca permitas, por mucho que digan que es por tu bien o que se dirijan a ti con la mejor de las sonrisas, que te hagan sumisa. Jamás te arrepientas de hacer lo que piensas ni de defender aquello en lo que crees.

El carácter real de esta fiesta, así como el escenario en el que se sitúa toda la acción (Hondarribia y sus alrededores), con ese enclave especial, con su río Bidasoa, su frontera natural con Francia, el Cantábrico y sus aguas, y su población, sus costumbres e, incluso, sus profesiones, favorecen la ambientación de esta novela y, en cierta manera, la hacen más local. Aunque el caso en sí se podría haber dado en cualquier otro sitio, esta historia no; Hondarribia y su entorno son fundamentales en esta historia, tanto para entender el carácter de los personajes como para construir toda la trama.

La naturaleza es cruel. No hay nada que hacer.

Capítulos cortos, prosa sencilla, no excesivamente descriptiva, excepto cuando su objetivo se centra en dejar bien definido el lugar donde se encontraban o el tiempo que hacía, y un ritmo no tan rápido como me esperaba para los pocos días en los que transcurre la acción, pero tampoco lento como para disminuir mi interés en el caso. Cierto es que me molestaban las partes en las que la narración se centraba más en los personajes principales y sus relaciones personales, sobre todo al no haber leído la novela anterior y sin dejar de pensar que me estaba perdiendo algo. De manera inteligente, el autor ha sabido dar pequeños detalles para que pueda hacerme una pequeña imagen de lo que cuentan en La danza de los tulipanes, pero el runrún de que hubiera disfrutado más de esta novela si hubiese leído la otra no ha desaparecido en todo el libro.

Las gaviotas están especialmente irritadas esa mañana. Sus graznidos se empeñan en monopolizar la banda sonora del puerto deportivo. Los obenques de los veleros tintinean, mecidos por la brisa, sumando unas notas metálicas a las ásperas voces de las aves.

Ha sido en el momento en el que el título cobra sentido, casi al final, cuando me he dado cuenta de que la trama estaba mucho mejor construida de lo que yo pensaba; he necesitado ese instante para comprender y aceptar que ha sido una muy buena lectura. Es el último tercio de la historia la que me ha devuelto la confianza en este texto, no porque antes no me gustase, sino simplemente porque no me estaba gustando tanto. Incluso, aunque no sé si quien la haya leído ya lo entenderá, he llorado un poco.

Probablemente me equivoque, pero noto cierta atmósfera similar en las novelas policíacas o negras vascas que he leído en relación con el carácter de los personajes. Existe cierto hermetismo, cierta sobriedad, algo que siento como propio. De ahí que diga que esta novela no tendría sentido en otro lugar, y Cestero, Julia, Aitor y Madrazo no serían los mismos en otro sitio.

—Además, las mujeres no perdonan. De nada sirve que se disculpe usted mil veces. Si ella decidió dejarlo, no volverá con usted —añade con esa seguridad en las palabras propias que solo te da la edad.

En resumen, una buena historia, con sus giros, sus personajes, sus idas y venidas, y unos protagonistas que arrastran equipaje, aunque no sea totalmente definitorio; además, destaca el final y destaca el trabajo en torno a una sociedad cuya historia tiene todavía mucho peso.

Si te ha gustado, sigue mi blog 




Comentarios

  1. Con tu reseña dejas ver que parece un libro interesante, quizá no vaya mucho con mis gustos literarios pero se lo comento a mi hermana =)

    ResponderEliminar
  2. Tengo aún pendiente el anterior libro del autor pero me dejas claro que también voy a tener que leer éste.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  3. No tiene mala pinta, me lo llevo apuntado.

    Saludos

    ResponderEliminar
  4. Tiene buena pinta, buen post guapa

    ResponderEliminar
  5. También creo que esta novela tiene que situarse ahí sí o sí, no hay otro lugar como Hondarribia. Y sí, yo también solté alguna lagrimilla
    Besos

    ResponderEliminar
  6. Hola, pues me ha llamado la atención porque la prosa me gusta mucho. Y sería una manera de volver a leer algún thriller porque desde que leí "Algo en el agua" no he vuelto a leer nada al respecto. Buena reseña. Saludos!!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Unlimited

Entradas populares de este blog

Me olvidé de mí

Piso para dos, de Beth O'Leary

¿A quién teme el diablo?, de Pablo Palazuelo

El diablo también se enamora, de Eleanor Rigby

La solterona, de Jana Westwood #PremioLiterario2018

Sólo mía, de Elizabeth Lowell (Only #2)

Tan cerca del horizonte, de Jessica Koch

El último día de mi vida, de David Orange #PremioLiterario2018

El hombre fetichista, de Mimmi Kass #retoíntimo

El señor de la guerra, de Elizabeth Elliott