Los héroes son mi debilidad, de Susan Elizabeth Phillips #RetoRita5

Título original: Heroes are my weakness
Autora: Susan Elizabeth Phillips
Sello: B DE BOLSILLO
Precio sin IVA: 7.69 €
Precio con IVA: 8.00 €
Fecha publicación: 06/2016
Idioma: Español
Formato, páginas: Bolsillo, 400
Medidas: 125 X 190 mm
ISBN: 9788490702666
EAN: 9788490702666
Temáticas: Narrativa romántica
Colección: Ficción
Edad recomendada: Adultos

Él es un escritor solitario, y lo suyo son las novelas de terror. Ella es una actriz en horas bajas, que sobrevive montando espectáculos para niños. Él conoce una docena de maneras de matar a sus personajes. Ella sabe hacer reír a su público. Pero ahora no podría estar más seria.
Annie Hewitt ha llegado a la isla de Peregrine en medio de una tormenta de nieve. Está sin un centavo y lo único que le queda son los títeres con que se gana la vida, las novelas románticas que adora y algo de coraje.
No podría estar peor preparada para reencontrarse con el hombre que vive en Harp House, la mansión que domina la aldea desde un acantilado barrido por el viento. Cuando era una adolescente, él la traicionó de un modo que ella jamás podría olvidar ni perdonar. Ahora ambos están atrapados en una isla inhóspita cuyos habitantes no dejan de meter la nariz en lo que no les importa.
Ese hombre, ¿es el villano que ella recuerda o ha cambiado? La cabeza le dice que no, el corazón, que sí.
Será un largo y duro invierno.

Comienzo con ganas el Reto Rita de este año con la primera autora: Susan Elizabeth Phillips. Podría haber releído alguna de sus novelas que tanto me gustaron, como, por ejemplo, Ella es tan dulce, pero tenía Los héroes son mi debilidad en casa sin leer (fue un regalo) y había que aprovechar.

Novela contemporánea que nos lleva a una pequeña isla atlántica, a ciertos kilómetros de Maine, en invierno, donde sitúa a los dos protagonistas de esta novela. Creo que esta isla no es real, pero no puedo asegurarlo ya que la he buscado y me he encontrado con que Maine tiene más de 3.000 islas. Yo me decanto más por la imaginación de la autora, junto con la inspiración que alguna otra isla similar pueda haberle dado. En este link tenéis acceso a lo maravilloso del paisaje; es interesante, aunque sea solo para situarte.

Una vez que vemos que el lugar es apartado y agreste, sobre todo en invierno, es más fácil entender la desolación de Annie Hewitt al volver a la isla para no perder la casa que su madre le ha legado tras su fallecimiento. Además, el pasado de Annie con ese lugar, sus recuerdos, sus miedos, están presentes durante la narración y eso condiciona la lectura.

«Amable.» Una mierda de palabra. Él apenas la usaba. No tenía peso moral. No hacía falta ser valiente para ser amable. Ser amable no exigía sacrificios ni firmeza de carácter. Ojalá lo único que tuviera que hacer fuera ser amable...

Una historia romántica que homenajea a las clásicas novelas góticas, con sus viejas y grandes casas, con sus caballeros misteriosos a caballo, con sus tormentas, con sus fantasmas y con su oscuridad; y todo sin dejar de lado un tono a veces tierno, a veces simpático y a veces intrigante, lo que le aporta mayor interés a la lectura. Me he divertido, he llegado a tener «susto», que no miedo, me he reído (o sonreído), y también me he emocionado un poco. Todo en su justa medida para hacerme disfrutar.

Annie busca para poder solucionar sus fracasos y se encuentra con sus miedos, a los que debe hacer frente aunque no se ve capaz. Ese pasado está personificado en la figura de Theo, un escritor de novelas de terror que tan bien conoció hace tiempo y que tanto miedo le da ahora. La autora juega con ese contraste entre ellos, pero pronto sabemos que él soporta sus fantasmas, que no son pocos, lo que no resulta fácil. La culta, la pena, el dolor, el miedo, la soledad, la angustia, el recuerdo, el desamor, el desamparo, y otros sentimientos, rondan a ambos personajes para luego dar pie a la confianza, al encuentro, a los pequeños gestos, al recuerdo, al calor, a la valentía y al amor.

—Todavía tienes demasiada fe en las personas. — Theo hizo una mueca desagradable—. No llevas aquí ni un mes y has olvidado quién es el malo de tu cuento de hadas.

La he leído muy a gusto, muy cómoda. He disfrutado de la comicidad de los diálogos entre dos personas que no pueden estar juntas pero que tampoco pueden separarse. He viajado al pasado con ella y con él. He hecho mis cábalas sobre lo que estaba pasando y por qué. He descubierto giros y me he equivocado con otros. Me he sorprendido con esa vida aislada en una isla a la que solo llega un barco a la semana y cuyos habitantes se ayudan y se apoyan.

La historia de amor me ha parecido muy bien llevada, aunque esto no debería sorprenderme en una novela de SEPI. Es bastante realista, dentro de lo que cabe, sobre todo porque los personajes no son perfectos, tienen su defectos y problemas, y eso los hace más atractivos. Sin duda, al final te enamoras de él y de su manera de hacer las cosas... no digo más pero con esto lo digo todo. Me (nos) gustan estos protagonistas que son pero no son, a los que zarandearías para luego achuchar... cómo he disfrutado cuando él acaba ocupando todo el espacio vital de ella, consiguiendo que avance, que crezca, que saque su fuerza interior; cómo me gustan los personajes que son tan generosos que no lo parecen... no lo puedo evitar.

Era tal como había sido cuando tenía quince años. Se comportaba como si fuera un amigo, se ganaba su confianza y después se convertía en un monstruo.

Para resumir: Los héroes son mi debilidad me ha parecido una novela romántica simpática y muy entretenida, con una carga interesante de intriga, mezclada con cierto aire gótico, y con un encuentro entre dos personas perdidas y dañadas, hechas la una para la otra, aunque ellos no sepan verlo. Me ha gustado. Mantiene un carácter amable, incluso cuando se tratan temas que no lo son, y te deja buenas sensaciones al terminar de leerla

Por cierto, me he pasado toda la novela pensando por dónde iba encaminada la trama para demostrarme que esta autora es experta en estas historias y las cosas siempre pueden ser lo que no son; y esto le añade un plus a la lectura.

Se me ha olvidado hacer referencia a las marionetas de Annie, imprescindibles para entender el carácter de Annie y la manera de relacionarse con el mundo. No me han molestado, al contrario. Ha sido divertido y simpático ver cómo están incluidas en la narración.

Si te ha gustado, sigue mi blog 




Comentarios

  1. Carmen tiene una pinta estupenda, ¿Ya sabes donde va no? Al saco de los pendientes que seguro que lo disfruto un montón.
    B7s

    ResponderEliminar
  2. Pues no pinta nada mal. Si se cruza me podría animar.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  3. Por la portada no me llamaba demasiado pero leyendote me ha llamado la atencion asi que me lo llevo apuntado.

    Saludos

    ResponderEliminar
  4. Parece una interesante elección para el reto Rita yo este mes he comenzado con una autora viejuna ya que sUSAN ELIZABETH PHILLIPS no tiene traducido ningún libro de romance histórico y son lo que más me apetece leer

    ResponderEliminar
  5. Lo tengo también por casa y al final lo voy a leer justo por las buenas reseñas que está recibiendo este mes.
    Muchas gracias por participar en el reto, Carmen!

    ResponderEliminar
  6. Tengo este libro y desde hace siglos lo tengo para leer, lo iba a leer para el rita y al final decidí otro, si lo llego a saber leo este, buen post guapa

    ResponderEliminar
  7. Hola, lo leí cuando lo publicaron y creo que, al ser poco SEP, me gustó más que a muchas de sus fans.
    Tiene cosas simpáticas y es una lectura muy entretenida
    Un besote

    ResponderEliminar
  8. Este lo tengo pendiente, pero leí Ella es tan dulce que también lo tenía pendiente y luego me puse a releer Besar a un ángel... en vez de quitarme pendientes 🙄 😂😂

    Besinos.

    ResponderEliminar
  9. Qué bien que te ha gustado, Carmen. Tiene buena pinta y, por lo que cuentas, parece que está bien, así que, tomo nota!! Besos

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Unlimited

Entradas populares de este blog

Me olvidé de mí

Piso para dos, de Beth O'Leary

El diablo también se enamora, de Eleanor Rigby

¿A quién teme el diablo?, de Pablo Palazuelo

Sólo mía, de Elizabeth Lowell (Only #2)

Tan cerca del horizonte, de Jessica Koch

La solterona, de Jana Westwood #PremioLiterario2018

El señor de la guerra, de Elizabeth Elliott

La hermana luna (Siete hermanas #5), de Lucinda Riley

El último día de mi vida, de David Orange #PremioLiterario2018