La senda de Prometo, de Juan Carlos Garrido del Pozo #PremioLiterarioAmazon2020

Novela que participa en el Premio Literario Amazon 2020
208 páginas
Editor: Independently published (7 de mayo de 2020)
Idioma: Español
ISBN-13: 979-86439720
20
ASIN: B088B6BM9X

1943, un asesinato, perpetrado en un motel de una pequeña localidad minera del estado de Washington es el desencadenante de una persecución, a lo largo de medio país, de un espía nazi, conocido como el Oráculo. El modesto jefe de policía del pueblo, que sólo cuenta con un ayudante a sus órdenes, unirá sus esfuerzos a un agente del tesoro que sigue unas falsificaciones casi perfectas, ya que ambos casos parecen relacionados. Esta historia se entremezcla con el desarrollo del proyecto Manhattan, que culminó con la construcción de la primera bomba nuclear, la operación Bernhard, con la que los nazis pretendían desestabilizar la economía inglesa mediante falsificaciones masivas, así como la operación Gunnerside y todas las acciones encubiertas y de comandos para entorpecer el programa nuclear alemán. Ambos hilos se imbrican, confluyen y se unen en el clímax de la novela, que culmina con la primera prueba nuclear realizada en Jornada del Muerto, Nuevo México, el 16 de Julio de 1945.

Si tuviera que hablarle a alguien sobre esta historia, le diría que ha sido muy interesante, además de haberme permitido conocer el camino que llevó a lanzar la primera bomba atómica, el conocido Proyecto Manhattan. He leído la novela gracias a la suscripción de Unlimited pero reconozco que si el autor no me hubiera enviado un mail invitándome a conocer su novela, no lo hubiera hecho, así que le agradezco que lo haya hecho. Para los escritores desconocidos es difícil, al principio, conseguir lectores, así que no les recomiendo que no desfallezcan invitando a blogueros literarios a conocer su historia.
A menudo, la diferencia entre el éxito y el fracaso estriba en saber encontrar el momento oportuno.
Ambientado durante la II Guerra Mundial, en Estados Unidos, la trama comienza con una muerte en una pequeña población de Tennessee para, a partir de ahí, trasladarnos cuatro años antes. A continuación, se va mezclando una parte de ficción, que no es tal, con una parte real, llena de verdad, política, economías y decisiones que cambiaron el mundo. Va saltando a través de capítulos muy cortos, aportando datos, fechas, personajes reales y narrando todo de manera fluida, cómoda y, por qué no usar esa palabra, histórica.
— No me miren de ese modo señores: en nuestra posición, incluso las peores decisiones son mejores que la ausencia de decisiones. Ustedes me están pidiendo tiempo, y tiempo es lo único que no puedo darles. En este caso, el tiempo es el recurso más escaso, incluso más que el dinero, por lo que no les obligo a que se decanten por un único diseño: lo que sí que requiero es unos planos en los que comenzar a trabajar, y les doy una semana para ello.
Ingleses, alemanes, americanos... muchos personajes que tuvieron que ver con los estudios avanzados durante la II Guerra Mundial que desembocaron en la bomba atómica. A través de la enumeración, de una manera lógica, de distintos momentos, el autor va dejando caer hechos, conversaciones, pensamientos, que tienen que ver con ese final de la historia. Todos son reales, todos están protagonizados por personajes reales, lo que aporta más interés. Paralelo a ese Proyecto Manhattan, está la investigación llevada por parte de un agente del Tesoro y un policía local, pareja a veces cómica, que aporta dinamismo a la búsqueda iniciada por ellos, que les lleva más lejos de lo que pensaban en un principio.

Al final, vas viendo cómo los caminos se van encontrando, a pesar de que no sigue una línea temporal lógica, siendo este recurso literario uno de los valores más apreciativos de la lectura. 
Tras poco más de un año de trabajo, el comité había llegado a una conclusión devastadora: apenas se precisarían veintiséis libras de Uranio para fabricar una bomba y ésta poseería la potencia equivalente de mil ochocientas toneladas de trinitrotolueno. Un segundo corolario postulaba que la fisión controlada podría aportar energía calorífica para alimentar máquinas y constituiría una fuente de radioisótopos, si bien, una vez considerado el primero, el último casi se antojaba una anécdota.

Como ya he indicado al principio, me ha parecido una lectura muy interesante, muy enriquecedora. No destaca sobremanera por su narrativa, algo que creo que el autor no buscaba, pero no molesta, al contrario, resulta un texto muy concreto que invita a saber más. Lo que más saco en claro de lo que he leído es, sobre todo, lo que he aprendido, el conocimiento que he adquirido. Da las pinceladas adecuadas para que, más o menos, tengas una idea de lo que va ocurriendo, sin llegar a abrumar o a cansar. En cierta manera, ha sido tan interesante como cuando ves uno de esos documentales en televisión sobre algo relacionado con algún secreto de estado o con un tema de espionaje, especialmente si tiene que ver con alguna guerra mundial. En ese tono es con el que yo he leído La senda de Prometo.
En consecuencia, solicito al Congreso que declare que, debido al cobarde ataque no provocado efectuado por Japón el domingo 7 de diciembre, existe un estado de guerra entre los Estados Unidos y el Imperio de Japón. 
Franklin D. Roosevelt.
Además, es curioso que siendo una novela histórica, donde todo lo que se cuenta es aparentemente cierto, el autor haya sabido perfilar unos personajes principales, que se encargan de esa investigación, que aportan cierta diversión y ficción a lo que leemos. La verdad es que me ha sorprendido y para bien.

Os animo a leerla si os gusta todo lo que tiene relación con la II Guerra Mundial y más, en concreto, ese camino recorrido hasta la bomba atómica, de ahí que se llame La senda de Prometo. Espero que participar en este premio literario le ayude al autor a que más gente lea su novela. Eso sí, humildemente, le aconsejaría estudiar la posibilidad de cambiar la portada; aunque la que tiene ahora guarda el sentido final de la historia, le falta atractivo para animar a leerla. 
—¿Qué diablos pudo ser esa luz?
—No tengo la menor idea, pero me alegro de que lo tengamos nosotros y no los japoneses.














Si te ha gustado, sigue mi blog 



Comentarios

  1. Casi siempre que alguien lee una obra tuya, sus ojos aportan tanto a la lectura como tu texto.
    Con eso quiero decir que casi siempre interpreta la lectura en función de sus gustos, intereses o preferencias, y casi nunca el lector alcanza a comprender lo que el autor quiso expresar cuando escribía la obra.
    Por eso resulta estremecedor encontrarse una reseña como la tuya, tan profunda e incisiva, y a la vez tan delicada y cariñosa.

    Es un absoluto privilegio contar con lectores como tú.

    ResponderEliminar
  2. ¡Hola! ^^
    Lo que más me llamó la atención de este libro es que hay personajes y hechos reales. Y aunque no he leído muchas novelas basadas en la II Guerra Mundial sí es un tema que me gusta. Espero leerlo pronto.
    Me pasó igual, cuando el autor me contactó para leer su novela me impresionó su sinopsis, porque de primeras la portada no me atrajo mucho. Pero pienso que más que nada tiene su importancia de cara a un concurso, com es el caso el PLAS.
    Gracias por tu reseña, has incrementado mis ganas de p onerme con ella ^^
    ¡Nos leemos a la sombra! ^^

    Alba | A La Sombra Del Arciano

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Unlimited

Entradas populares de este blog

Me olvidé de mí

Piso para dos, de Beth O'Leary

¿A quién teme el diablo?, de Pablo Palazuelo

El diablo también se enamora, de Eleanor Rigby

La solterona, de Jana Westwood #PremioLiterario2018

Sólo mía, de Elizabeth Lowell (Only #2)

Tan cerca del horizonte, de Jessica Koch

El último día de mi vida, de David Orange #PremioLiterario2018

El hombre fetichista, de Mimmi Kass #retoíntimo

El señor de la guerra, de Elizabeth Elliott