Con M de Mar, de Rosa Grau #PremioLiterarioAmazon2020

La Muerte no es sino una parte de la vida. Pero, ¿puede llegar a desear ser mucho más?
Tras una existencia de matanzas y estrés, el mayor deseo de la Muerte, alias Calavera, Parca, Dama Fría, es ser humana. Varios intentos frustrados a lo largo de los siglos, no la desaniman, y por fin consigue que se le conceda un año de vacaciones.
Mar es especial. Muy especial. Vive en su apartamento del Cabo de la Huerta y tiene tres amigos, dos trabajos y no es todo lo feliz que imaginaba ser. Mar hace tiempo que ha perdido la esperanza de conocer la chispa que hace que los humanos cometan locuras en nombre del amor. Hasta que se cruza en su camino él, la otra cara de la moneda. 
Sea como sea, está convencida de que un detective de homicidios no puede reportarle nada bueno. Él se llama Daniel y está a punto de revelarle dónde reside esa chispa.

Tengo que confesar que yo me adentré en esta historia sin saber nada sobre ella. No sabía que la Muerte sería la protagonista y no sabía si sería comedia o no. Cuando Rosa Grau me invitó a leer su novela, me comentó que era un poco diferente y algo atrevida y que creía que me iba a gustar. Esa fue la única premisa con la que me decidí a leerla. Días después, cuando todavía no había comenzado su lectura, nos presentó en las redes la cubierta, que me encanta. Dice mucho, muchísimo de esta historia. Todo un acierto.

No solo es una lectura arriesgada, también gira en torno a un tema interesante, y eso la hace más atractiva. Es cierto que no es la primera vez que nos encontramos a un protagonista tan especial (La ladrona de libros o Death takes a Holiday), pero en este género y en contemporánea, ha sido toda una sorpresa muy agradecida. La Muerte es la protagonista y narradora; es la que se confiesa, la que no entiende, la que intenta encajar. Me ha parecido una protagonista muy divertida, cercana y, a veces, entrañable

Era un paisaje hermoso y sobrecogedor (me gusta aunar estas dos palabras por una razón: lo hermoso, lo realmente hermoso, tiene el poder de rozarte el alma. Y eso es sobrecogedor) y, a pesar de ello, no podía dejar de pensar: «Con lo feliz que viviría yo pegadita al Vaticano».

Como ya os he dicho, es una novela divertida, conducida de una manera bastante inteligente, donde los temas que se tratan, que parecen superfluos, no lo son, y donde hay un trabajo muy interesante de guiños, de humor velado lleno de giros irónicos, y de crítica a ciertos aspectos de la sociedad actual, sin dejar de lado el tono jocoso y ágil de la narración (esos momentos de ella hablando con su fantasma particular son inolvidables).

No esperéis de mí que sea una de esas personas que se van a África a intentar salvar el mundo. ¡Se vive, se muere, se renace! ¡Es el ciclo vital y ni yo ni nadie puede cambiarlo! ¿No te gusta cómo me expreso? Pues lo siento. Búscate a otro que te ayude a hacer justicia. 

Construida a modo de comedia, en parte romántica, está llena de diálogos rápidos e ingeniosos. Un mundo especial, diferente, y a la vez común, donde Mar se verá envuelta en una investigación criminal empujada por la víctima, lo que cambiará el curso de su existencia. Habla de cómo todos necesitamos nuestro sitio y de cómo nos relacionamos con los demás; nos habla de la amistad, del cariño, del amor, romántico o no; nos habla de sinceridad y de confianza; y nos habla de aprender, aceptar y buscar. Es un proceso, un aprendizaje, con el añadido de ser una novela llena de color, quizá porque se desarrolla al lado del mar, llena de sonrisas y mucha verdad

Esa forma de actuar te pasará factura, ¿sabes? 
—¿En serio? —Enarcó una ceja, como si le diera igual mi opinión al respecto. 
—Pues sí. Nuestros actos cuentan en la balanza de la justicia divina y tu actitud no te ayuda nada, pero nada de nada a la hora de pillar un buen sitio. Por cierto, ¿cada cuánto hablas con Dios? 

La historia es amena y entretenida, además de alegre. Para mí, los personajes son lo mejor que tiene. Es muy fácil enamorarse de ellos, de todos; desde Mar hasta Daniel, pasando por Val, por Marta o por esos tres amigos inseparables de Mar que le aportan, si es posible, un toque todavía más absurdo


—La habilidad para hablar idiomas es un don, pero la facultad de saber mantener la boca cerrada y la mente despejada no tiene precio. 

Todo lo que contempla la autora de la Muerte está muy bien. Habría que saber qué motiva a la autora a escribir esta historia para darle esa normalidad o cercanía a la misma Muerte y a su labor en el ciclo de la vida. Creo que humanizar con palabras, pensamientos, motivaciones e, incluso, sentimientos, a la Muerte ha sido algo muy especial. No es que la convierta en algo banal, sino que relativiza su existencia, sin restarle importancia, dándole una perspectiva más cercana y necesaria. 

La experiencia me había demostrado que los actos inconscientes son los que muestran cómo somos realmente, como esas personas que se arrojan a un mar embravecido intentando salvar una vida, sabedores de que con toda probabilidad es acción acabé también con la suya. 

Quizá me ha gustado mucho no tanto por la historia en sí, que también (me atraen las historias en las que ellos no se llevan nada bien, lo reconozco), sino por cómo se ha vestido, cómo se ha construido y por las palabras utilizadas para ello. La verdad es que leer un texto tan ingenioso se agradece, ha roto mi rutina y me ha mostrado una cara desenfadada de la realidad, la del trabajo de la Muerte y cómo esto le puede afectar a ella misma. «Vida y muerte. Dos caras de la misma moneda».

La Muerte solo sabe dar por culo. 

Si os gustan las comedias, tenéis que leerla. Si os gusta el amor desenfadado, tenéis que leerla. Si os gustan los personajes estrambóticos, tiernos y divertidos, tenéis que leerla. Y si os gusta leer más allá de lo que leéis, tenéis que leerla. Absurda es, pero, como dice Albert Camus en El mito de Sísifo, no es posible escribir la historia de la felicidad sin verse tentado a escribir ahí mismo la historia del absurdo.

Comentarios

  1. Ay, por favor, tu reseña es emocionante y fantástica. Decir que me ha encantado sería quedarme muy corta. Gracias, Carmen, gracias por tan buena opinión.

    ResponderEliminar
  2. ¡Hola!

    Pues has conseguido convencerme, la verdad. Suena interesante y diferente, y creo que me puede venir genial algo de este estilo para reconectar un poco con la lectura y cambiar de aires :D

    Un besazo! ♥

    ResponderEliminar
  3. Aún no he leído nada de esta autora, a ver si me animo cuanto antes y la portada me llama la atención, muy buen post, besos

    ResponderEliminar
  4. No me convencia esta historia pero despues de leerte me lo llevo apuntado que tiene muy buena pinta.

    Saludos

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Unlimited

Entradas populares de este blog

Me olvidé de mí

Piso para dos, de Beth O'Leary

¿A quién teme el diablo?, de Pablo Palazuelo

El diablo también se enamora, de Eleanor Rigby

La solterona, de Jana Westwood #PremioLiterario2018

Sólo mía, de Elizabeth Lowell (Only #2)

Tan cerca del horizonte, de Jessica Koch

El último día de mi vida, de David Orange #PremioLiterario2018

El hombre fetichista, de Mimmi Kass #retoíntimo

El señor de la guerra, de Elizabeth Elliott