Anacronía de una marquesa, de Elena Fuentes Moreno #PLA


Autopublicado
273 páginas
Fecha de publicación: julio 2019
Idioma: Español
ASIN: B07TTDBBC4

Madrid, 1954. Un escándalo sin precedentes, que salpica a las más altas esferas del poder, sumerge a España en el morbo.
¿Quién fue Margarita? Ella te relatará cómo, desde muy joven, tuvo que soportar el yugo impuesto por ser mujer en aquel tiempo. Un lastre que la privó de los mismos derechos de los que disfrutaban los hombres. 
Valencia, Madrid, París, México, Nueva York, Cuba, Barcelona, Marruecos… sigue a la Marquesa en cada uno de sus viajes, que te acercarán a quién fue realmente y podrás juzgarla por sus delitos.


Otra de las novelas que participan en el Premio Literario Amazon 2019 y una de las más seguras a estar entre los finalistas; al menos esa es mi opinión. Es verdad que Elena ya estuvo el año pasado en esa privilegiada lista con El legado de Ava pero eso no le resta ni un ápice a la magnífica historia que ha construido, porque no puedo ocultar que me ha encantado

Venga, voy a ser sincera, no las tenía todas conmigo. Llamadlo manías de lectora (todas las tenemos). Ya había leído a Elena antes y, aunque esa novela no había estado mal, y disfruté siendo partícipe de lo que me estaba contando esa vez, no tenía ganas de repetir. Al final me decidí por Anacronía de una marquesa dentro de mis lecturas del Premio Literario Amazon 2019 porque las historias que mezclan ficción y realidad en torno a un personaje y que me trasladan a lo que podrían ser sus memorias forman parte de mis lecturas favoritas.

Con un epílogo en el que la autora nos explica los motivos por los que ha llegado a escribir esta historia, que no es una biografía, ni muchísimo menos, sino simplemente una novela basada en un personaje real y, como suele ocurrir muchas veces, ignorado por la historia, comenzamos la lectura sintiéndonos un poco más cerca a la autora, siendo conscientes de que vamos a descubrir a una gran mujer.

A estas alturas, se preguntará por qué le cuento todo esto. Verá, puede que ahora no lo entienda, ni siquiera en años, pero algún día lo hará, es vital para comprender lo que hice después; son las historias que componen mi vida y me han hecho como soy. Todas influyeron en algo, me cambiaron
De la mano de un psiquiatra que en el año 1994 está a punto de jubilarse nos vamos a adentrar en esta historia por los recuerdos que tiene él de la conversación que mantuvo con Margarita Ruiz de Lihory y Resino de la Bastida, marquesa de Villasante, baronesa de Alcahalí, duquesa de Valdeáguilas y vizcondesa de la Mosquera  y, posteriormente, al morir su madre, condesa de Villasonte, cuando acababa de licenciarse, mientras ella estaba presa en un psiquiátrico, esperando a que se dictaminara si estaba loca o no. Él nos va a desvelar lo que fueron estas conversaciones y lo que supusieron para él.
Esos días, en la calle, se me ha juzgado y condenado sin escucharme, no caiga usted en el mismo error. No voy a pedir nunca disculpas porque nací en una familia acomodada y haber sido hermosa e inteligente, todo eso me ha reportado muchas satisfacciones, pero también un sinfín de obstáculos, que me he esforzado siempre por superar. Sé que he provocado celos, envidias y rencores, soy consciente, pero no merezco esto. Es usted todavía muy joven para haberlo aprendido por experiencia propia, pero, en la vida, todo depende del punto de vista personal, el lugar y el momento en el que se juzga una situación o hecho.

Está escrito de una manera tan cómoda, tan fluida, que la lees sin darte cuenta. A modo de confesión o, mejor dicho, conversación, y con la cantidad justa de información e historia, lo que aumenta el atractivo de la lectura.

Me ha parecido una historia muy atrevida que Elena sabe hilar de una manera muy aceptable. Ha sido una lectura interesante, amena, informativa, muy dinámica, por lo que no se hace nada pesada a pesar de la escasez de diálogos, y he aprendido, mucho, no solo sobre momentos esenciales de la historia de España del siglo XX, sino sobre la mujer, su papel, sus sueños, sus deberes, sus obligaciones y sus yugos, y como algunas optaron por salirse de lo establecido y buscar su propio camino, fuese eso reprochable o no.

En aquella época debías tener mucho cuidado con expresar tus opiniones abiertamente, todavía recuerdo las palabras de Carmen Burgos como si las pronunciara hoy: Me da miedo un feminismo que tienda a masculinizar a la mujer, que viene acompañado de los delirios y desequilibrios de los que no supieron entender su verdadera significación
Siempre he pensado que una mujer no debe ser instrumento más que de sí misma, debe buscar su placer, y no el del hombre. Debe buscar su realización en la vida activa y no solo en el matrimonio. Debe participar en la política, en el trabajo, en la lucha. 

A lo largo de mi existencia, he conocido lo bastante como para abrirme a otras religiones y culturas fascinantes, pero no por ello renunciar a lo que soy. Entiendo que haya gente que no lo comprenda y se levante ahora en mi contra, la ignorancia de otros ha sido siempre mi peor enemigo.
Un anacronismo es algo que se encuentra fuera de su época, es decir, que no es pertenece al momento temporal en el que se da, por lo que el título Anacronía de una marquesa juega un poco con la mezcla entre biografía (memorias) y ficción, de tal manera que lo que nos trae es la historia, contada por ella misma, de una marquesa que vivió alejada de lo que era habitual en su época para una persona educada dentro de la aristocracia española y bajo unos estandartes religiosos, sociales y clasistas muy férreos. Creo que la autora ha sido inteligente porque, si bien ella nos explica que le fascinó desde el principio la figura de la marquesa, ha querido hacer un homenaje a esta mujer ajena a su tiempo, que se atrevió a salirse de los cánones establecidos, lo ha hecho de una manera acertada, directa y atractiva: no se ha involucrado en escribir una gran biografía llena de hechos, de tramas, de descripciones, sino que hace algo mucho más sencillo y, para mí, mucho más adecuado.

...como suelo decir: para que hablen mal de otra, que lo hagan de mí, que me es indiferente.
A través de la voz de la misma protagonista, nos va contando desde el recuerdo, y simplificando su vida, de una manera muy cuidada y adecuada, lo que le ha llevado hasta donde está. Es mérito de la autora haberlo hecho tan bien, ya que realmente te crees que es ella la que está hablando

No se mete en detalles pero tampoco parece ser algo contado de manera rápida. Consigue el equilibrio perfecto para ser una lectura ágil, muy interesante y, en cierta manera, intrigante. Toda la lectura me incita a averiguar qué hay de verdad en lo que me ha contado: sé que los hechos principales son reales, que los lugares donde ha estado ella son reales, la gente que conoció, igual que los personajes reales que existieron en su vida, así que al final la autora me deja a mí, como lectora, la capacidad de juzgar si realmente fueron las cosas como me las han contado. Al final me viene a la cabeza un por qué no; esa sería la pregunta. Quizá solo la misma protagonista o sus allegados serían los únicos capaces de confirmar o desmentir algunos de los detalles que añade Elena a esta historia pero... ¿por qué no iba a ser así? El texto convierte los hechos en algo creíble y bastante factible. 

No se puede describir el hambre, es algo físico y mental al mismo tiempo, es doloroso, atroz. El hambre te guía y te hace preso, no puedes pensar en nada más, ni hay espacio para ningún otro sentimiento, lo cubre todo y no te deja avanzar... no te deja vivir.
De todas maneras y dejando a un lado mi opinión sobre esta lectura, si uno se anima a leer publicaciones sobre esta mujer, puede imaginarse que Elena Fuentes le ha dado un aire bohemio, respetable y, en cierta manera, romántico, a la vida de Margarita, y que probablemente la realidad, en muchos de los aspectos tratados en la novela, sea más prosaica y menos justificable.  

Desde aquel momento, yo solo sería fiel a una persona: Margarita Ruiz de Lihory, marquesa de Villasante, desde el fallecimiento de mi madre, y baronesa de Alcahalí

A todo esto le añado que me ha parecido notar una evolución narrativa muy destacable en relación con lo que ya había leído de ella. Esto me lleva a querer leer su novela anterior. Me encantan estas historias, con su mezcla entre verdad y ficción; me ha gustado que no fuese pretenciosa. Ojalá hubiera más gente que fuese capaz de crear el entorno de un personaje real de esta manera tan sencilla. 


«En la calle de La Princesa, vive una vieja marquesa
con su hija Margot, a quien la mano cortó.
Moraleja, moraleja, esconde la mano que viene la vieja».






Comentarios

  1. hola! muy interesante lecturas, estas biografias noveladas son una delicia siempre apetecible, gracias por mostrarla! saludosbuhos, me pondre en su busqueda.

    ResponderEliminar
  2. Tiene muy buena pinta, Lo tendré en cuenta guapa, buen post y buen fin de semana ;)

    ResponderEliminar
  3. Me agrada como la comentas sin hacer uso de resumen que much@s hacen, para eso la sinopsis, gracias por tu opinión. Me gusto

    ResponderEliminar
  4. Tiene muy buena pinta y me ha picado la curiosidad. No sé si al final se colará entre mis lecturas con todo lo que tengo pendiente, pero lo anoto!!!
    Un besote

    ResponderEliminar
  5. El que te mantengan intrigada siempre es un buen aliciente en una lectura. A ver si leo el de El legado de Ava que la tengo en mi poder y despúes esta.
    Buena reseña, Carmen

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Unlimited

Entradas populares de este blog

Me olvidé de mí

Piso para dos, de Beth O'Leary

El diablo también se enamora, de Eleanor Rigby

¿A quién teme el diablo?, de Pablo Palazuelo

Sólo mía, de Elizabeth Lowell (Only #2)

Tan cerca del horizonte, de Jessica Koch

La solterona, de Jana Westwood #PremioLiterario2018

El señor de la guerra, de Elizabeth Elliott

La hermana luna (Siete hermanas #5), de Lucinda Riley

El último día de mi vida, de David Orange #PremioLiterario2018