Primero el corazón, de Juanma Brun

ISBN: 9788409047161
Edición: noviembre, 2018
Páginas: 112
Formato: 13x20 cm
Género: Novela

Juanma Brun se adentra, con su cuarta novela, en los límites del cine y el arte narrativo. Divertida y punzante, Primero el corazón se centra en la metamorfosis que se experimenta al dejar atrás el brillo de la juventud para afrontar una madurez que, casi siempre, no ofrece ninguna garantía. Entre el resentimiento de los años perdidos y la esperanza de encontrar un futuro menos incierto al presente actual, fotograma a fotograma, Brun se hace eco del malestar de toda una generación con una narrativa cargada de diálogos directos, ingeniosos y cotidianos, en los cuales el lector se verá, irremediablemente, reconocido, mientras se esfuerza en contener más de una sonrisa.

Llevo unos días algo desconectada del blog, de las redes e, incluso, del móvil. Estoy de vacaciones en Madrid, en casa, y no encuentro el momento de ponerme frente al ordenador, y eso que tengo varias lecturas ya terminadas esperando a que me centre y escriba mi opinión. Una de estas lecturas es Primero el corazón, la nueva novela de Juanma Brun y la primera que yo leo de este autor. Ha resultado un narrador muy interesante y una lectura fácilmente recomendable.

En las escasas 105 páginas que dura esta historia, dividida en veinte escenas (así se llaman y como tal son, os lo aseguro), nos encontramos con una historia aparentemente sencilla y ligera en su forma aunque no en el fondo, que es lo que la hace más interesante. Es tan corta que no merece la pena que os cuente de qué trata, pero sí os diré que, para mí, no solo por su lectura fluida y rápida, sino también por lo que nos cuenta sobre las miserias y la decepción de una generación (curiosamente la mía) que soñó muy alto y, en cierta manera, se quedó sin la panacea que le habían prometido, ha sido una muy buena lectura.


Somos una generación sin apellido, una generación olvidada, a la que ni siquiera se le ha concedido el derecho de llorar por su futuro, porque ese futuro ya ni siquiera es futuro, sino el presente de mierda en el que vivimos.

La fuerza que yo he notado mientras leía radica en conseguir profundidad sin apenas narrativa, casi con las sensaciones que produce el texto en nosotros, usando nuestra empatía, nuestra comprensión, que se diría que viene de nuestra experiencia.

Los actores son cuatro: Alex, Fede, Felipe y Juan, y sobre ellos descarga toda la trama, sin añadidos, sin sobrante, de una manera muy visual, más por la escena estática que casi nos plantea y que consigue que seamos conocedores de lo que cuenta y de lo que no. Y al final nos demuestra que unos ganan y otros pierden, como ocurre siempre en la vida.

Como fondo común a todo lo que publica Alas Ediciones, encontramos esas cicatrices de las que "tanto presumen", y te deja con un "se veía venir" a la vez que con un "no me lo imaginaba", casi como si el autor hubiese jugado con nosotros. Pero todo es tan real y cotidiano, tal y como nos dicen en la sinopsis, que te queda ese sabor amargo, con una pizca de humor, a realidad. Por cierto, la escena vigésima, con tan solo ochenta y seis palabras, es un cierre magnífico que te deja con la boca abierta y a mí, confieso, con una sonrisa velada.


Pero de nosotros, ¿quién habla?, ¿quién ha contado la historia de aquellos que terminaron la carrera cuando empezaban los años de bonanza económica y que terminaron currando en trabajos de mierda?

Últimamente, mientras leo, voy anotando palabras, frases, sensaciones, para luego incluirlas en mi opinión si lo veo necesario. Con Primero el corazón anoté: sinceridad, confesión, ya no se espera nada de la vida, conformismo, dejadez, cansancio, lo triste del sistema, es mi generación, El coronel no tiene quien le escriba, escaso movimiento, presente, amistad, relación, sexo, suerte. Normalmente no las dejo caer y ya está, pero me ha parecido que esta vez encajaba ponerlas para que vosotros os hicierais una idea de lo que iba resaltando según leía. 

¿A quién le recomendaría esta novela? Sin ser novela negra, se lo recomendaría a los lectores de este género, así como a los lectores de la novela social, aunque no encaje plenamente dentro de este género tampoco; también a los lectores de narrativa que disfruten con un "menos es más" y un texto directo, presente, rápido y muy bien construido. Hasta alguna sonrisa conseguirá arrancar al lector.

Es una novela corta con la que se disfruta por el giro final, el tono visual y por ese sabor agridulce que te deja.


#unademisúltimaslecturasdelaño #muyrecomendable
#novelacorta #realidad #sinceridad #saboragridulce #YaNoSeEsperaNadaMásDeLaVida
#AlexFedeFelipeYJuan #MalaSuerte 
#AlasEdiciones

Si te ha gustado, sigue mi blog 




Comentarios

Entradas populares de este blog

¿A quién teme el diablo?, de Pablo Palazuelo

El diablo también se enamora, de Eleanor Rigby

Primer sorteo del blog

Sólo mía, de Elizabeth Lowell (Only #2)

La hermana luna (Siete hermanas #5), de Lucinda Riley

La solterona, de Jana Westwood #PremioLiterario2018

El señor de la guerra, de Elizabeth Elliott

Historias eróticas para viudas del Punyab, de Balli Kaur Jaswal

Piso para dos, de Beth O'Leary

Tres sorteos para celebrar el verano