Celia y el comisario, de Elena Bargues


Nº de páginas: 162
Tema: Histórica policíaca
Colección: HQÑ
Sellos: HQÑ
ISBN: 9788413072487
Publicación: 06/12/2018

Una víctima que no es quien parece, una sospechosa atractiva y rebelde, un primo estúpido y un gato muerto. Un caso complicado para un enamoradizo comisario.
Santander, 1920
Se ha cometido un asesinato y Celia es la única sospechosa. Tras una fuerte discusión con su tío a causa de un enlace no deseado, este aparece muerto en su dormitorio y ella es la última persona que lo vio con vida.
Daniel Valle es el comisario que debe resolver el crimen perpetrado en una villa en el Sardinero; sin embargo, cuando conoce a Celia, teme no mantenerse imparcial durante su labor detectivesca.

Segunda novela que leo de esta autora y me confirma el buen uso que hace del lenguaje y lo finas que son sus ambientaciones, sin llegar a abrumar, a la hora de situar una historia en una época pasada. Todo esto nos permite tener una lectura fluida y tranquila, centrándonos en lo que nos está contando y disfrutando de la trama, los personajes y la época, que llega a ser como un personaje más.

Celia y el comisario es una novela corta, que se lee en un suspiro, de eso no hay duda, y es, además, una novela que consigue su objetivo, que no es otro que el de entretener al lector, con una trama que nos ofrece un guiño a las novelas más clásicas de detectives, al estilo Poirot, con el añadido de un pequeño romance sin complicaciones, que le añade calidez a la investigación de asesinato, además de interés. No deja de ser una novela romántica y como tal está publicada.

La historia se sitúa en Santander, en plenos años veinte, en una de esas casa de indianos. Además de centrar gran parte de la trama en esa localización, la casa, la autora nos ofrece un pequeño paseo por la ciudad de la época, mostrando casi a modo de escenario los lugares típicos por los que se movía la gente, de una u otra clase social.


En este caso tenemos al familiar enriquecido en Cuba, que al volver compra una casona y se rodea de dos sobrinos, más para controlarles que por motivos de afecto, los trabajadores de la vivienda, con un mayordomo cubano que se trajo con él, los dos sobrinos, Celia y su primo, y el que para mí es el protagonista de la historia, el comisario

Daniel, nuestro comisario, es todo lo que se espera del héroe: joven, inteligente, suspicaz, rápido, sagaz, algo irónico y algo gracioso, atractivo, educado y parece que va siempre un paso por delante. Es verdad que me ha recordado, por su prepotencia en los razonamientos, pensamientos y deducciones, un poco a esos detectives clásicos que todo lo saben y a los que nada se les escapa, y que son bastante conscientes de su atractivo y capacidad

Su contrapartida es Celia, la principal sospechosa del crimen a investigar y el motivo de la fijación del comisario. Una chica trabajadora que acaba bajo el ala de su tío rico y, en cierta manera, demasiado buena e ingenua, sin llegar a ser tonta. Una buena pareja para nuestro galán.

Las piezas del rompecabezas van cayendo una por una con gracia y soltura, sin complicación, al estilo de una obra de teatro, comedia más bien, (de hecho al comienzo tenemos una presentación de los personajes, como ocurría en muchas novelas de Agatha Christie) y con un final previsible pero adecuado, no podemos esperar otra cosa, y con ese toque de final de presentación final grandiosa que tanto le gustaba al protagonista de Agatha Christie a la hora de resolver el crimen.

Una buena ambientación, como ya os he dicho, pocos personajes pero todos con el interés que aporta ser sospechoso, y un texto muy bien construido. Creo que es justo lo que se espera de ella, una lectura sencilla, interesante, bien escrita y de diálogos inteligentes.


¿A quién recomendaría esta lectura? Es perfecta para quien busque algo ligero, bien armado, sin complicaciones pero con el interés suficiente para pasar un buen rato leyendo; está enfocada al lector de novela romántica de época, pero creo que para el que disfruta también con las novelas cuya trama gira en torno a la investigación de un asesinato, descartándose sospechosos y planteando hipótesis, es una muy buena opción.


Comentarios

  1. Hola!
    coincido bastante con lo que comentas, me gustó, más de lo que esperaba pues estos relatos cortos no son santo de mi devoción.
    aprovecho para desearte una noche especial y un año 2019 estupendo ♥

    ResponderEliminar
  2. Tiene buena pinta. A ver si alguien lo recomienda para algún club de lectura romántica que otro 😜.
    B7s

    ResponderEliminar
  3. Historia a tener en cuenta para el 2019, buen post guapa, feliz año

    ResponderEliminar
  4. Lectura para estos días de descanso! Feliz 2019

    ResponderEliminar
  5. Para mi ha sido un placer leerla y muy entretenida. Bien escrita y ambientada, como siempre hace la escritora. Muy recomendable leer cualquiera de sus libros .

    ResponderEliminar
  6. El recordatorio hacia Poirot me ha gustado, pero no tanto el toque romántico. Pero también me llama la ambientación que has descrito.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  7. Hola, Carmen. Pues no descarto esta lectura, a pesar de tener 4 libros comenzados y que tengo que terminar pronto.

    Besos.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Primer sorteo del blog

Historias eróticas para viudas del Punyab, de Balli Kaur Jaswal

Tres sorteos para celebrar el verano

Nadie me ofende impunemente - SORTEO #1

Sólo mía, de Elizabeth Lowell (Only #2)

La solterona, de Jana Westwood #PremioLiterario2018

El juego de la inocencia - SORTEO #7

Caen estrellas fugaces - SORTEO #6

Sorteo cumpleañero

Locos, ricos y asiáticos, de Kevin Kwan