País de paso, de Laura Girón


258 páginas
Publicado por Editorial Sargantana
Ella, Helena con hache, no es una persona enamoradiza y lo de pasar página no es su fuerte, las típicas frases post-rupturas como: un clavo saca otro clavo, hay más peces en el río, etc., no funcionan con ella, por ello, lo de volver a enamorarse es un riesgo que no está dispuesta a correr.
Él, Alejandro, es una de esas personas que entran en tu cabeza como una apisonadora. Estar cerca de él es como moverse alrededor de una mina anti-persona, cuando te acercas demasiado, más allá del límite de seguridad establecido, todo salta por los aires, y no puedes hacer nada por evitarlo.
Y llegó el uno de agosto, y antes incluso de saber su nombre, ella ya sabía que se marchaba, aún así acabó enamorándose de él.
Sumérgete en un viaje apasionante por las emociones y sentimientos de Helena, y gracias a Alejandro podrás visitar los lugares más maravillosos del mundo.
¡Nos vemos en la siguiente parada en País de Destino!


La carta de presentación de esta primera parte de la bilogía Viájame no puede ser mejor. La portada es muy interesante y te lleva directamente a la esencia de este primer libro, a ese viaje que Alejandro hace sobre Helena, sobre su piel. A pesar de sus 258 páginas, lo he leído como si de un relato íntimo se tratara, en el que Helena me habla, nos habla, de cómo fue ese momento, ese mes maravilloso que vivió junto a él, el cómo y el porqué de lo que pasó, y me presenta, nos presenta, siempre desde su perspectiva, lo que Alejandro supuso para ella. No sé si ese Alejandro es el real, el adecuado, el que es, porque sólo sé lo que Helena me ha contado. Quizá gracias a esa manera de narrarlo, cada lector imagina a su Alejandro más adecuado, con las pinceladas que la autora nos trae. Conocemos muchas cosas de él, de su pasado, de sus gustos, de sus inquietudes, pero se te quedan las ganas de saber más, de saber la parte cierta de todo. 

Hasta prácticamente el final sólo oímos a Helena, sus miedos, sus pensamientos, sus momentos con y sin él, y, aunque sí que tenemos una visión de los hechos, no deja de ser limitada, y, como la historia nos gusta, tenemos la necesidad de saber, y de llegar a él, lógicamente, que se convierte en el gran anhelo del lector.
Lógicamente la historia se queda a medias tras leer País de paso, así que, en mi caso, necesito leer el siguiente libro, País de destino, para saber si me gusta o me encanta, para conocer a Alejandro de verdad o solo a través de ella, para empatizar con Helena y para dejar de tener la sensación de que yo también me iría a ese viaje con destino a Asia, que suena más atractivo que quedarse en Valencia, con la misma vida de todos los días.

Sí que puedo deciros que el estilo narrativo de Laura Girón es fácil, directo, ágil y más coloquial o juvenil de lo que pensaba, pero no por ello menos adecuado, e intuyo que es así para encajar perfectamente en los pensamientos de Helena, una chica que a pesar de sus veintitantos da la impresión de que todavía no ha comenzado a vivir. Todo esto ayuda a que disfrutemos de una lectura rápida y entretenida. Por otro lado, creo que no estaría de más hacer un repaso gramatical al texto para corregir pequeños errores ortográficos que a mí pueden sacarme de la lectura. 


Me ha costado decidirme si encuadro esta novela dentro del género erótico o no, porque, en cierta manera, la relación de ellos se fundamenta en su relación sexual y, además, añadimos que hay sexo explícito, lo puede hacernos decantarnos por esta calificación, aunque tampoco son momentos muy largos y detallados... no sé, diría que no es erótica, pero sí romántica con sexo adulto y consentido, más de lo que me esperaba al comenzar su lectura. Así que ten esto presente porque te vas a encontrar con este tipo de momentos a lo largo de toda la historia. A mí, personalmente, no me molestan y en este caso ayudan a explicar la relación que viven Helena y Alejandro y su manera de interactuar entre ellos, de acercarse, de conocerse, de buscarse...

Poco más se me ocurre que contaros. Ya me desquitaré cuando lea País de destino, la segunda y última parte de la historia entre Helena y Alejandro. Espero hacerlo más pronto que tarde, no me gusta dejar las historias en el aire.

#PaísDeDestino 
#MiedoAEnamorarse #EresLaÚnica 
#EstamosEncendidos #JuntosYRevueltos 
#DisfrutandoQueEsGerundio 
#Viájame #bilogía 
#AmigasQueEscribenAmigasQueLeen


Si te ha gustado, sigue mi blog 


Comentarios

  1. Hola! Lo leí hace tiempo y me gustó mucho. Me alegra que lo hayas disfrutado. Ya nos contarás cuando leas la segunda parte.
    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo he leído gracias a vosotras y a vuestros cafés literarios... pronto, la segunda parte

      Eliminar
  2. Este no es para mí, en esta ocasión lo dejo pasar.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Supongo que no aunque nunca se sabe... a veces nos sorprende una lectura que no esperábamos que nos gustase
      Un beso

      Eliminar
  3. ¡Hola, Carmen!
    Me alegro de que hayas disfrutado de esta novela. Yo tuve la suerte de acudir a una de sus presentaciones y Laura nos contó exactamente todo lo que nos expones en tu reseña.
    Quizá este no sea mi tipo de novela, pero no cabe duda de que está causando sensaciones entre los blogueros. ¡Y yo que me alegro!

    Un abrazo grande.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por pasarte por aquí Santi. Es verdad que no encaja en tus lecturas habituales aunque nunca se sabe...
      Un abrazo

      Eliminar
  4. ¡Hola! A pesar de que a ti te ha gustado no acaba de convencerme. Creo que esta la voy a dejar pasar.

    Un besazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No creo que sea una lectura de las tuyas pero si te encuentras con ella por casualidad, inténtalo. Quizá nos equivoquemos.
      Un beso

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

¿A quién teme el diablo?, de Pablo Palazuelo

El diablo también se enamora, de Eleanor Rigby

Sólo mía, de Elizabeth Lowell (Only #2)

La hermana luna (Siete hermanas #5), de Lucinda Riley

Primer sorteo del blog

La solterona, de Jana Westwood #PremioLiterario2018

El señor de la guerra, de Elizabeth Elliott

Piso para dos, de Beth O'Leary

Historias eróticas para viudas del Punyab, de Balli Kaur Jaswal

Tres sorteos para celebrar el verano