La sociedad literaria del pastel de piel de patata de Guernsey, de Mary Ann Shaffer y Annie Barrrows

Editorial : Ediciones Salamandra; N.º 1 edición (31 mayo 2018)
Idioma : Español
Tapa blanda : 304 páginas
ISBN-10 : 8498388775
ISBN-13 : 978-8498388770

En un Londres devastado por las bombas y que empieza a recuperarse de las terribles heridas de la Segunda Guerra Mundial, Juliet Ashton, una joven escritora en busca de inspiración novelesca, recibe la carta de un desconocido llamado Dawsey Adams. El hombre, que vive en la isla de Guernsey, un pequeño enclave en el canal de la Mancha, está leyendo un libro de Charles Lamb que había pertenecido con anterioridad a Juliet. ¿Cómo ha llegado ese ejemplar hasta Guernsey? ¿Por qué Dawsey decide ponerse en contacto con Juliet?
Dawsey es miembro del club de lectura La Sociedad Literaria del Pastel de Piel de Patata de Guernsey, creado en circunstancias difíciles durante la contienda, una rareza en tiempos de ocupación alemana. Cuando Juliet acepta la invitación de estos excéntricos lectores para visitar Guernsey, entiende que ellos y su increíble sociedad literaria serán los personajes de su nueva novela, y su vida dará un vuelco para siempre.
Una historia humana y divertida, que transmite una intensa pasión por los libros y reivindica la formidable capacidad de la lectura para unir a personas de distintos gustos, culturas e ideologías.

Otra de mis eternas novelas pendientes. La descubrí cuando sacaron la película, que todavía no he visto. Quería esperar a leer el libro. Me gusta hacerlo así. Además, saber que es una novela epistolar añade un extra muy importante. Me encanta la ficción epistolar. Creo que no es nada fácil construir una historia completa, atractiva y con sentido utilizando las cartas como medio de comunicación. No soy una experta en este género, pero ya he leído unas cuantas y todas me han encantado.

Esta novela de título tan largo, a la vez que muy significativo, fue escrita por Mary Ann Shaffer, una mujer muy vinculada a los libros, ya que editaba y era bibliotecaria. Falleció antes de que fuese publicada. Su sobrina, Annie Barrows, también escritora, le ayudó en la recta final. Además, en el libro hay unas maravillosas páginas escritas por Annie Barrows en las que nos habla de su tía y del libro, que consiguen insuflarte su amor por la palabra escrita.

«Cada vez que prestamos un título, cada vez que preguntamos algo en relación con él, cada vez que decimos «Si te ha gustado ése, seguro que te gustará éste» nos transformamos —por arte de magia— en esa sociedad literaria».
Annie Barrows 

No dejo de preguntarme por qué Mary Ann decidió plasmar la historia de Elizabeth, la de los habitantes de Guernsey y la de Julie Ashton a través de cartas. Acertó de pleno. Resulta una opción magistral para transmitir todo lo que creo que quería transmitir. Se deben manejar con pericia los tiempos, los párrafos, los detalles, lo que se cuenta y lo que no se cuenta en cada carta para que, al final, los lectores seamos capaces de hilar todo de una manera casi convencional. Para mí, todo esto se ha conseguido en esta novela.

No se me ocurre una soledad más grande que pasar el resto de mi vida con una persona con la que no pueda hablar, o, peor todavía, con la que no pueda estar en silencio.

No es necesario conocer previamente nada sobre esta historia y sus personajes para querer leerla. Comienza nada más terminar la II Guerra Mundial. Julie Ashton, una joven escritora, busca inspiración para escribir su nueva novela. A partir de la carta de un admirador que vive en la isla de Guernsey, una de las Islas del Canal, empieza a tener contacto con un grupo de personas que le hablarán de la ocupación nazi durante la Guerra y de cómo la vivieron. Todo esto llevará a Julie a acercarse a la manera en la que vivieron la guerra en las islas del Canal y a conocer a unas personas que le ayudarán a encontrarse a sí misma.

Me encanta ir a las librerías y conocer a los libreros; están hechos de una pasta especial. Nadie en su sano juicio aceptaría trabajar de dependiente en una librería con el sueldo que se cobra, y nadie en su sano juicio querría ser el propietario de una de ellas, porque el margen de beneficios es demasiado pequeño. Así que tiene que ser el amor por los lectores y por la lectura lo que los empuja a hacerlo, junto con la posibilidad de ser los primeros en ojear las novedades.

El tono de las cartas es ameno, fácil, amable, distendido y adecuado. A través de lo que esas cartas nos cuentan se va vislumbrando cómo vivieron sus personajes la ocupación y cómo están ahora, además de transmitir la búsqueda de normalidad tras la paz declarada en la vida de cada uno. Aunque es lógico que haya cierta dificultad al principio para recordar quién es quién, poco a poco estás tan metida en cada una de ellas, que es fácil componer el escenario completo. Las cartas consiguieron que mi interés por ir desgranando todo fuese en aumento a medida que avanzaba en la lectura, llevando un ritmo en la trama que va creciendo tanto en intensidad como en acercamiento.

Creo que después de haber leído a una escritora tan magnífica como Emily Brönte ya no disfrutaré volviendo a leer Maltratada a la luz de las velas, de la señorita Amanda Gillyflower. Los libros buenos impiden que disfrutemos de los malos.

La literatura es el hilo conductor de todo. No solo porque el texto está formado por cartas, que no dejan de ser un medio de comunicación y una parte importante de expresión escrita, sino que la protagonista es escritora, los libros están presentes entre ellos y la sociedad literaria que forman los personajes, aunque nace de una manera inesperada, es un club literario donde se habla de libros y se comparten libros. Mientras estás leyendo, dan ganas de adentrarte con los libros de las hermanas Brönte, de Charles Lamb, de Séneca o de Shakespeare. 

Eso es lo que me encanta de la lectura: uno encuentra en un libro un detalle que le despierta interés, y ese detalle lo lleva a otro libro, y allí encuentra otro detalle que lo lleva a un tercer libro. Es una progresión geométrica: sin un final a la vista y sin otro motivo que no sea el simple goce.

Un lenguaje coloquial y cercano; como se esperaría de cartas enviadas entre amigos o conocidos. La mayor parte de las veces, Julie escribe a su amiga Sophie o al hermano de ella, Sidney. Allí se nota ese tono amigable, distendido, bastante simpático e, incluso a veces, irónico, propio de quienes han vivido un conflicto y buscan avanzar.

Las consecuencias del conflicto bélico están presentes. No se pueden ignorar. Son contadas en parte a través de anécdotas y en parte  por recuerdos algo más dolorosos. Ahí radica la fuerza de esta historia, en esos recuerdos, en lo conmovedor de los testimonios y en la resiliencia de sus protagonistas; además de ser una historia llena de luz, de personas sencillas, de amistad y de amor, amor de muchas maneras.

Tal vez sea cierto ese antiguo dicho que afirma que «El humor es la mejor manera de hacer soportable lo insoportable».

Los personajes, el texto, el lenguaje, las palabras y los tiempos. La literatura como motivo por el que se conocen, por el que se relacionan; el amor a los libros, a lo que implican los libros en las personas, a lo que pueden expresar, a lo que transmiten, a lo que se comparte, que es maravilloso. Hay un amor a la amistad, a la gente buena, a las historias. Hay momentos duros, pero están contados desde el recuerdo, que siempre suaviza, y desde el saber de alguien que ha pasado por ello y quiere mirar hacia delante.

Muy bonito. Muy completo. He disfrutado descubriendo a la autora y cómo fue construyendo la historia, hasta el final. Ese amor por la enseñanza, por los libros, por compartir, por transmitir. Increíble. Me parece una lectura fácil, brillante e inolvidable


**Es muy difícil no querer visitar Guernsey, o alguna pequeña Isla del Canal. Su idiosincrasia queda reflejada en esta historia. Un día tendré que hacer una entrada sobre los lugares que quiero visitar tras haber leído sobre ellos en mis libros; ya os adelanto que no son pocos.

Si te ha gustado, sigue mi blog 




Comentarios

  1. ¡Hola!
    me alegra que hayas disfrutado de esta pequeña joyita literaria. Yo lo leí hace mucho tiempo y lo recomiendo mucho. Es un libro que nunca falla. La peli también me gustó, auque, como suele pasar, la novela es bastante mejor
    Besos

    ResponderEliminar
  2. Lo leí a raíz de hacerse la película de pero ya lo conocía hacía años, desde que una compañera de la tertulia literaria nos lo recomendó. Quedó rezagado hasta que la película me lo recordó.
    También quise leer el libro antes de la película y la verdad es que, sin ser mala la película, creo que no capta el espíritu de la novela.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  3. Me gusta todo lo que nos cuentas en la reseña y este tipo de libros suelo disfrutarlo mucho así que me lo anoto porque no lo conocía y mucho menos la película

    ResponderEliminar
  4. También disfruté mucho con esta historia. Inolvidable, como bien la defines al final de tu reseña.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  5. No te digo el tiempo que lleva esta novela en mi librería personal porque me da hasta vergüenza. Me conformo siempre con decir que los libros no caducan así es que tarde o temprano lo leeré.
    Un beso

    ResponderEliminar
  6. Ni sé la de tiempo que hace que tengo este libro en casa. Y no será porque no lo cogí entusiasmada y porque no sepa que me va encantar... En fin
    Besos

    ResponderEliminar
  7. Yo también lo tenía de eterno pendiente y lo disfruté muchísimo. Un gran descubrimiento, muy buena novela. Besos

    ResponderEliminar
  8. Este libro es maravilloso, de esos que invitan a relectura cada cierto tiempo. No he visto la película por miedo a que no me guste tanto como el libro, aunque acabará cayendo tarde o temprano (es que la actriz protagonista no me hace mucha gracia, la verdad). Y la encendida defensa que hace de mi adorada Anne Brontë por encima de sus hermanas para mí es ya lo replus. Como tú dices, muy bonito y muy recomendable. De esos libros que alegran un poquito el corazón.

    ¡Besote!

    ResponderEliminar
  9. Desde luego que es uno de los eternos pendientes. Está claro que por tu reseña disfrutaste mucho con esta novela. Tiene unos ingredientes muy atractivos, desde luego, y donde los libros tengan un lugar destacado, tiene todas las papeletas para ser una muy buena lectura. Espero, más temprano que tarde, quitarme de la lista de quienes no la han leído todavía. Besos.

    ResponderEliminar
  10. Me gustó mucho este libro, desde el género epistolar hasta el argumento, pasando por algunos de los personajes que les coges cariño.
    La película también está bien.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  11. Hola,
    Vi la película y me encantó. Mi nombre es María y mi blog literario se llama Yo viendo libros. Te invito a que te pases por él y te subscribas, yo por mi parte, he hecho lo propio porque me encantan tus reseñas.

    Un abrazo y felíz lectura:

    María :)

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Unlimited

Entradas populares de este blog

Me olvidé de mí

Piso para dos, de Beth O'Leary

El diablo también se enamora, de Eleanor Rigby

¿A quién teme el diablo?, de Pablo Palazuelo

Sólo mía, de Elizabeth Lowell (Only #2)

Tan cerca del horizonte, de Jessica Koch

La solterona, de Jana Westwood #PremioLiterario2018

El señor de la guerra, de Elizabeth Elliott

La hermana luna (Siete hermanas #5), de Lucinda Riley

El último día de mi vida, de David Orange #PremioLiterario2018