Bajo la piel, de Susana Rodríguez Lezaun

Bajo la piel, de Susana Rodríguez Lezaun
ISBN: 9788491395713
Publicación: 10/02/2021
Nº de páginas 448
Tema Thriller
Colección Suspense / Thriller
Sellos HarperCollins

No es fácil tratar con Marcela Pieldelobo. Nacida en Biescas, un pequeño pueblo del Pirineo aragonés, es desde hace una década inspectora del Cuerpo Nacional de Policía en Pamplona. Una mujer excesiva en sus costumbres y afectos, y también en el original tatuaje que se enrosca en su cuerpo y que apenas nadie conoce. Está convencida de que las órdenes son susceptibles de interpretación, que hay cosas que es necesario guardarse para uno mismo y que las puertas cerradas pueden dejar de estarlo si se sabe cómo abrirlas. Aunque no tengas una orden judicial.
Ahora el pasado, en forma de un padre maltratador que reaparece tras la muerte de su madre, llama con furia a su puerta, pero Marcela tiene cosas más urgentes que atender, como el caso de un bebé abandonado en un aparcamiento solitario y un coche de alquiler siniestrado sin rastro del conductor, pero con manchas de sangre y huellas de rodadas… Cuando las pistas conducen a una conocida empresa propiedad de una de las más tradicionales e influyentes familias locales, sus superiores deciden apartarla del caso... Pero Marcela, fiel a sus principios y a su instinto, insiste en ir más allá, aun a costa, ahora, de su propia vida.

Una cubierta muy acorde con la historia que he leído: la silueta de ese árbol, los cuervos, un camino, la soledad y ella, Marcela, protagonista y eje central de Bajo la piel. Una novela que, si bien thriller policíaco no me ha parecido, muestra el buen manejo de una escritora para crear, y recrear, a un personaje extremo como puede ser Marcela. Voy a intentar contaros por qué la historia se centra tanto en Marcela que el caso con el que empieza todo se relega a un segundo plano, llegando un momento en el que ni me interesaba resolverlo. 

Eso sí, la fuerza de la historia que arrastra Marcela y su manera de afrontar los problemas la convierten en un punto de partida muy interesante si a la autora se le antoja volver a escribir sobre ella, algo que espero que haga. Creo que será un personaje que dará mucho más de sí, una vez expuestas sus fortalezas y debilidades en este libro, porque puede que Marcela no caiga bien y que en algunos momentos sea difícil ponerse en su lugar, pero la necesidad que tiene de solucionar y de evitar el mal en personas débiles la llevará a investigar casos complejos (mucho más complejos que el que se cuenta en esta novela).

Inspectora Marcela Pieldelobo. Treinta y cinco años. Divorciada, Sin hijos. Destinada en la comisaría de Pamplona desde hacía casi una década. Ninguno de aquellos datos decía nada sobre ella. Frías realidades que apenas raspaban la superficie. Letras y números en el documento de identidad. Nada más.

Todo comienza con un capítulo muy prometedor. Una huida al límite de una mujer en un coche, que se ve obligada a abandonar a un bebé en plena carrera. Una persecución que termina en un aparatoso accidente. Una desaparición. Sensación de violencia. La investigación del accidente, y posible desaparición de la conductora, será llevada a cabo por una pareja de la policía nacional, Marcela y su compañero y subordinado. Estamos en Pamplona.

Lo de aguantarse las ganas de fumar era una tontería. No conseguiría dejarlo así. Primero, porque el sufrimiento injustificado y sin recompensa era una solemne estupidez. Y segundo y más importante, porque a día de hoy, fumar era el único placer que se permitía y no pensaba renunciar a él. Hacía mucho que beber dejó de ser un placer. Bebía por prescripción facultativa, la suya propia. Era su anestésico, su antibiótico, su vendaje comprensivo.

A partir de aquí, todo es Marcela, desde el camino que lleva la investigación, pasando por su familia, sus miedos, sus errores, sus debilidades, sus problemas para lidiar con la frustración, el alcohol, el sexo, los recuerdos, la muerte, el engaño, la mentira, el dolor, la búsqueda, y más sensaciones que la envuelven.

No puedo decir que no la haya disfrutado. Lo he hecho. Me gustan los personajes complicado y complejos, que muestran parte de ellos mismos y que no piden redención, aunque la necesiten. Pero la trama me ha tenido totalmente despistada, ya que mi atención estaba más en ella que en la propia investigación, que pierde fuelle a medida que avanza. Todo lo que ocurre en el caso parece casi algo anecdótico y no es, ni de lejos, tan interesante por conocer el siguiente paso de Marcela o el significado de cada una de sus marcas.

Una boa constrictor muda de piel casi un centenar de veces a lo largo de sus veinte años de vida. Un ser humano quizá solo cambie una vez, pero a partir de ese momento será irreconocible, se convertirá en otra persona, alguien a quien se podrá amar u odiar, pero que jamás será el mismo.

Me atrevo a decir que no es tanto una novela de investigación policial, aunque sí que hay una investigación. Lo importante es Marcela, su mundo, sus fantasmas, cómo afronta todo lo que le ocurre y cómo el cerco se va cerrando en torno a ella. Si el lector no llega a sentir simpatía por ella, lo que podría ocurrir, la novela se haría algo cuesta arriba. Si buscas un thriller policíaco, olvídate. Al final, estamos frente a una inspectora que será llevada al límite mientras se cuestiona si sus métodos son los más adecuados.

Con Ribas aprendió que las órdenes son susceptibles de interpretación, que hay cosas que es necesario guardarse para uno mismo y que las puertas cerradas pueden dejar de estarlo si se sabe cómo abrirlas.

Puede que otros lectores no estén de acuerdo conmigo. Lo entiendo. Cada uno lee su propio libro. Lo que me resulta más difícil es aceptar que algunas opiniones hagan referencia de una manera destacada al tema del Opus Dei, que, para mí, es algo meramente anecdótico, y hasta demasiado obvio. Incluso, algunos detalles en torno al caso, me han resultado algo desdibujados e, incluso, cómodos. Eso sí, la rotundidad en algunas escenas ha sido inesperada y muy bien recibida por mi parte. Supongo que se ha buscado rodear a Marcela de la oscuridad que llega a rezumar en algún momento, y, por eso, para mí esta historia es un comienzo; es una especie de capítulo inicial sobre Marcela. 

No había dos cadáveres iguales y, sin embargo, la cara de la muerte siempre era la misma. Una sola guadaña para toda la humanidad, sin importar quién seas o de dónde vengas. Ella lo igualaba todo.

Mujer inteligente, decidida, valiente, dolida e incauta; es fácil ver que consigue lo que persigue por encima de quien sea, y no le tiembla el pulso a la hora de enfrentarse a las dificultades. Por esto, y por todo lo demás, Marcela promete futuras historias, que espero lleguemos a leer.

Era su particular penitencia, su infierno en la tierra, el castigo que se había autoimpuesto para que nunca olvidara quién era en realidad y lo que era capaz de hacer.

En resumen, ya que os gustan los párrafos aclaratorios, Bajo la piel es una novela en la que, gracias a una investigación policial, conoceremos a Marcela, seremos testigos de sus partes más oscuras, de sus debilidades y de todo o que lucha por conseguir justicia, aunque sea saltándose las normas. 




Comentarios

  1. Estoy un poco desconectada de este género últimamente y le estoy poniendo remedio iniciándome con Víctor del Árbol y su libro Un millón de gotas. Por lo que dices, este no me llama excexivamente la atención aunque sí me gustan los libros de personajes. De momento , la dejo pasar. Gracias por tu reseña ;)

    ResponderEliminar
  2. La portada es muy llamativa aunque el género literario no es para mí tomo nota porque parece ideal para alguien que conozco

    ResponderEliminar
  3. Hola, Carmen. Tengo el libro pero como llevo desde enero sin parar de comprar libros es tal mi acumulación de lecturas que me agobio un poquito. Bueno, mil gracias por tus impresiones.

    Besos y felices lecturas.

    ResponderEliminar
  4. La verdad es que tengo curiosidad por esta autora y aunque de forma inminente me es imposible, creo que me gustará leerla.
    Besos

    ResponderEliminar
  5. No termina de llamarme esta vez y con tanto por leer, prefiero dejarla pasar.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  6. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  7. No me termina de llamar asi que lo voy a dejar pasar.

    Saludos

    ResponderEliminar
  8. Tiene pinta de ser interesante pero no me termina de llamar, Buen post guapa

    ResponderEliminar
  9. Hola.
    Este libro lo voy a dejar pasar, no me llama mucho y ademas no es un genero que suela leer. Gracias por la reseña.
    Nos leemos.

    ResponderEliminar
  10. Yo tampoco lo calificaría de thriller. Es verdad que Marcela es tan importante como la propia investigación pero yo también tenía mucha curiosidad por ver qué le había pasado a la pobre mujer del principio. Y a mí el tema del Opus Dei, tan presente en Pamplona, me resultó atractivo
    Besos

    ResponderEliminar
  11. ¡Hola! Esta novela la tengo esperando a ser leída, le tengo muchas ganas, No me parece mal que la trama se centre más en el personaje de Marcela que en la propia investigación, eso seguramente le dará un plus de originalidad. Me gusta mucho lo que cuentas sobre esta novela y me deja todavía con más ganas de ponerme con ella
    Besos

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Unlimited

Entradas populares de este blog

Me olvidé de mí

Piso para dos, de Beth O'Leary

¿A quién teme el diablo?, de Pablo Palazuelo

El diablo también se enamora, de Eleanor Rigby

Sólo mía, de Elizabeth Lowell (Only #2)

Tan cerca del horizonte, de Jessica Koch

La solterona, de Jana Westwood #PremioLiterario2018

El señor de la guerra, de Elizabeth Elliott

El último día de mi vida, de David Orange #PremioLiterario2018

El hombre fetichista, de Mimmi Kass #retoíntimo