Indiscreción, de Jude Morgan #lecturas2020

Cuando el encantador y manirroto capitán Fortune le confiesa a su hija Caroline que se han arruinado definitivamente, a la joven no le quedará otro remedio que seguir su buen sentido y aceptar un empleo como señorita de compañía de una adinerada dama de muy mal carácter.
En su nueva posición, su belleza, encanto y sensibilidad atraerán la atención de numerosos admiradores… sin embargo, la muchacha no tardará en darse cuenta de que la atracción que despierta en algún “caballero” no significa necesariamente matrimonio.
Tras una terrible escena con su atrabiliaria patrona, Caroline iniciará una vida muy distinta con los parientes de su difunta madre. Harta del orgullo del gran mundo y de las vanidades de la alta sociedad, sólo quiere tranquilidad y paz… pero muy pronto comprobará que es imposible escapar de las intrigas y enredos.
Para complicar aún más las cosas, irrumpirá en escena el joven Stephen Milner, tan excéntrico como apuesto, tal vez el único hombre capaz de que Caroline vea más allá de sus prejuicios y entienda que aristocracia y amor verdadero no están necesariamente reñidos...

Estaba yo con un no saber qué leer, así como que no me apetecía nada, cuando me decanté por una novela que compré en una librería de segunda mano hace ya un tiempo. No conocía ni la historia ni a la autora pero, lo reconozco, es leer Jane Austen en la portada y tirarme de cabeza, aunque sea solo por curiosidad. También ayudó en la decisión que es una novela de tapa dura que no me costó más de 3 € y que se vendía en la librería Aida, de Castellón. Estas librerías forman parte de una red de librerías solidarias que ponen a la venta libros donados y cuyos beneficios financias proyectos de cooperación al desarrollo.

Para los que os preguntéis si esa frase que hay en la cubierta de la novela que hubiera querido escribir Jane Austen tiene algún sentido, os diré que si bien al principio no veía la relación, fue sobre todo en la segunda mitad del libro cuando sí me recordó un poco a su universo, que no es otro que la sociedad británica de comienzos de siglo, a esa nobleza rural, a los que dependen de otros, a los problemas que la falta de dinero y de posibles suponen para una chica y su futuro, a los engaños de unos y tretas de otros, a las consecuencias de no actuar correctamente, a los no caballeros aunque lo parezcan, al privilegio de los ricos y, al final, a que las heroínas tengan lo que se merecen.

En un tono bastante adecuado para la época de la historia (Regencia, comienzos del siglo XIX), me sorprendió mucho el camino por el que tiraba la trama. Pensaba que me acercaba a la típica novela romántica con su heroína y su héroe, pero no era así. Una lectura a veces lenta y a veces rápida, divertida y muy bien ambientada.

Es un texto delicado, inteligente y sutil, que te lleva por el camino que lleva Miss Fortune (véase el doble sentido de su nombre) para hacer frente a sus desgracias y varios malentendidos que enredan todo. Con el aire de que ocurren pocas cosas, y teniendo muy en cuenta la sociedad de entonces, con sus normas, su etiqueta y su decoro, conoceremos a Caroline, una mujer muy inteligente, independiente, segura y muy despierta, que no hace más que encontrarse con problemas en su vida, sin buscarlos. Por otro lado, el héroe de esta historia, comienza siendo más bien un incómodo personaje que te acaba conquistando por su particular forma de ver la vida, ganándose el aprecio del lector, aunque sea en la parte final. Es un interlocutor rápido de respuestas, muy ingenioso, demasiado incisivo y altamente perspicaz, además de ser noble aunque egoísta

Además de ejercer de institutriz, hacer de dama de compañía era una de las pocas ocupaciones que se ofrecían a las mujeres que no disponían de medios; y era cierto que Caroline había pensado en ello. Pero ser maestra o institutriz era, cuando menos, un oficio en el que se veía haciendo algo realmente útil; mientras que la profesión de «comesapos», como se denominaba la ocupación de dama de compañía habitualmente y de forma muy poco halagüeña, a menudo no consistía en otra cosa que en aplacar el temperamento caprichoso de una rica anciana que no podía permitirse comprar compañía precio inferior.

Creo que una de las cosas que engrandecen el texto son esos personajes secundarios que acompañan a Caroline y a su partenaire, cuyo nombre no quiero decir porque se va descubriendo a medida que avanza la historia. Son personajes tiernos, sencillos, simpáticos, a los que se podría tachar de anodinos pero que acaban dando mucho juego.

Me alegro de haber conocido a Miss Caroline Fortune, haberla acompañado mientras tomaba las riendas de su vida. La verdad es que ella es la protagonista de esta novela, dejándole a él el papel de mero acompañante.

La sociedad es más un carruaje para dos que para uno. Una mujer sola no puede pasearse libremente, ni aceptar invitaciones ni recibir compañías en que todo el mundo ande chismorreando que, en realidad, está sola.

Con cierto aire costumbrista, pero sin perder la crítica a la dificultad de una dama, sin relaciones ni dinero, para sobrevivir, coloca a una joven, cuyo padre ha malgastado cualquier posibilidad de una vida cómoda o adecuada, ante la situación de ponerse a trabajar como dama de compañía de una rica e insufrible mujer, y la obliga a tomar decisiones que condicionarán toda su historia. Vamos, que nuestra Caroline tendrá que mantenerse firme en sus convicciones, con el miedo a ser juzgada, a los malentendidos y a la soledad. Amistad, familia, rumores, engaños, dinero, herencias, vecinos y, al final, una sonrisa.

Muy entretenido. Más narrativo e inteligente de lo que me esperaba. Bastante british, creo yo. El manejo de los personajes, con su forma de expresarse y de relacionarse, y ese tono irónico y mordaz que tiene Caroline, aunque prudente, y el que emplea él, a quien se puede tachar de maleducado e inapropiado, han resultado de lo más interesante. Me he divertido


**Por cierto, para los que no lo sepáis, Jude Morgan es un pseudónimo. El autor se llama Tim Wilsom y es licenciado en escritura creativa. Tiene varios relatos románticos y esta es su primera novela. Tiene publicada otra novela, quizá más conocida, sobre las Brönte, El sabor de las penas.

Si te ha gustado, sigue mi blog 




Comentarios

  1. Hola Carmen!! Tengo que retomarlo en algún momento, lo aparque por otra lectura. El sabor de las penas me gusto muchisimo.
    Saludosbuhos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estoy pensando en comprármelo. Me gusta mucho la historia de las Brönte y leí Todo ese fuego, de Ángeles Caso y me encantó.

      Eliminar
  2. Por tu reseña se percibe que has disfrutado mucho con esta novela. Tomo nota de ella, porque me atrae también la época en la que se desarrolla la trama. Besos.

    ResponderEliminar
  3. Pues me ha llamado mucho la atención, que este tipo de historias suele gustarme mucho. Y del autor leí hace un tiempo El sabor de las penas y me gustó.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  4. Pensaba que era un autor de la época, pero veo que es actual. El momento es el mismo que en el que ambienta Jane Austen sus novelas y, por lo que cuentas, la recuerda mucho. Tomo nota.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  5. Hola!! la verdad que el libro lo vi antes, y al igual que tu opinas en su mayoría vi opiniones buenas, así que me lo llevo.

    Me quedo por tu blog como seguidora, espero, de ser posible, verte pronto por mi blog.

    ResponderEliminar
  6. Hola, Carmen. Yo disfrutaría esta lectura y no la descarto ya que lo british me encanta. Muchísimas gracias por tus impresiones.

    Besos.

    ResponderEliminar
  7. Lo voy a dejar pasar que no me termina de llamar, sumado a la cantidad de pendientes que tengo por leer.

    Saludos

    ResponderEliminar
  8. Vi en GR que estabas leyendo esta novela y si no la hubieses reseñado te hubiese preguntado por privado qué tal, porque tengo mucha curiosidad con ella. Yo soy de las que he leído el otro libro del autor, "El sabor de las penas" (de hecho hice relectura durante el confinamiento), y este libro me llamaba muchísimo pero no quería comprarlo sin saber si cumplía expectativas. Me encanta lo que cuentas y el párrafo con que cierras la reseña parece escrito para mí y mis gustos. Me hago con él ya mismo.

    ¡Besote!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me apetece mucho leer El sabor de las penas porque la vida de las Brönte me interesa. El problema, como siempre, es el tiempo y la lista de libros que andan por casa (en digital, ya ni cuento). Espero, si lo lees, que te guste. Y si te animas a hacer reseña en el blog, me encantará leerla.
      Un beso

      Eliminar
  9. Me acabas de descubrir esta novela y con lo que comentas despiertas sin duda mi interés, también la veo del gusto de mi compañera de blog así que tomo nota. Por cierto acabo de descubrir tu blog, te sigo y comento =)

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Unlimited

Entradas populares de este blog

Piso para dos, de Beth O'Leary

El diablo también se enamora, de Eleanor Rigby

Me olvidé de mí

¿A quién teme el diablo?, de Pablo Palazuelo

Sólo mía, de Elizabeth Lowell (Only #2)

La solterona, de Jana Westwood #PremioLiterario2018

Tan cerca del horizonte, de Jessica Koch

El señor de la guerra, de Elizabeth Elliott

La hermana luna (Siete hermanas #5), de Lucinda Riley

El secreto de Malcom, de Kate Danon #PremioLiterario2018