Vacaciones en los Hamptons, de Sarah Morgan

Título original: 
Holiday in the Hamptons (publicado en agosto de 2017)
Publicación 6 de noviembre de 2019
Nº de páginas: 416 
Tema. Otra oportunidad 
Colección Top Novel 
Sellos Top Novel

¿La escapada veraniega perfecta?

Felicity Knight, paseadora de perros profesional, adoraba Nueva York… hasta que su exmarido empezó a trabajar en la clínica veterinaria de su barrio. Hacía diez años que no veía a Seth Carlyle, pero bastó un vistazo a aquel atractivo hombre que seguía siendo demasiado bueno para ella para que el corazón de Fliss sufriera como si su matrimonio se hubiera roto el día anterior. Por eso, cuando su abuela le dijo que necesitaba ayuda en los Hamptons ese verano, le pareció el modo ideal de escapar de su pasado.
Su relación solo había durado unos cuantos fogosos meses, pero el veterinario Seth conocía a Fliss y sabía que, si había huido a los Hamptons, era porque sentía todavía la conexión que había entre ellos y eso le asustaba. La había dejado escapar una vez, pero ese verano no repetiría el error. Con ayuda de su adorable perrita, Lulu, y un poco de magia, estaba decidido a hacerle entender a Fliss que nunca había dejado de quererla.

Ayer mismo, mi madre me pidió que le recomendara una lectura fácil, divertida y que le dejara buen sabor; tiene que pasar parte del día en el hospital  y necesitaba algo que la hiciera disfrutar sin complicarle mucho ni agobiarla, así que le recomendé Vacaciones en los Hamptons. Ha sido mi segunda lectura de 2020 y otra vez me he sorprendido porque no me esperaba una historia, que dentro de la simplicidad que lleva asociada, fuera tan sólida, tan adulta, tan lógica y tan dulce.

Aunque esta novela pertenece a una serie llama Manhattan with Love, en concreto es la número 5, se puede leer perfectamente por separado. Es verdad que hay un hermano por ahí que está felizmente casado, o un amigo íntimo que también lo está tras una historia de esas para contar, pero nada que afecte al desarrollo de esta trama, más allá de algo anecdótico. 
El amor puede asustar. Entregamos nuestro corazón a otra persona. Eso requiere confianza. Pero la alternativa es ir por la vida sin amor, y esa tampoco es una buena opción.
Para poneros en antecedentes: ¿qué tenemos en este libro? una chica, Flis o Felicity, que lleva una vida aparentemente plena gestionando la empresa de paseadores de perros que tiene con su hermana, en Manhattan; todo parece perfecto hasta que sabe que su exmarido está en la ciudad y no tiene fuerzas para encontrarse con él; así que decide, aprovechando una caída de su abuela, huir al único lugar donde fue feliz cuando era pequeña, a los Hamptons. Lo que no espera es que esa huida le lleve hasta lo que más teme y le reconcilie con su pasado, y, en parte, con ella misma. 
Fliss amaba esas semanas preciosas cuando la luz atravesaba la oscuridad y en la casa solo entraban sol y risas. Se acostaban tarde y por las mañanas se sentían más ligeros y felices. Algunos días se llevaban el desayuno a la playa y lo tomaban al lado del mar. Esa mañana, el día de su cumpleaños, habían elegido una cesta de melocotones maduros.

Aunque sin duda es una comedia romántica, muestra un fondo muy real, y más común de lo que nos gustaría, y nos confirma que aquello que vivimos en nuestra infancia y adolescencia deja huella en nosotros, para bien y para mal, afectando a las decisiones que tomamos y a los caminos que emprendemos, pero nunca debería ser determinante. Por un lado tenemos la historia de los dos en el momento actual, cuando ella se esconde y huye mientras que él intenta cercarla para poder recuperar lo que tenían y se perdió, y por otro lado el pasado, donde está el componente de intriga por el qué pasó y el porqué pasó. El equilibrio entre ambos momentos se lleva de una manera segura, adecuada y facilita la fluidez y comprensión de la historia en su totalidad. 
El amor puede asustar. Entregamos nuestro corazón a otra persona. Eso requiere confianza. Pero la alternativa es ir por la vida sin amor, y esa tampoco es una buena opción.


Sin ninguna duda, es una novela de segundas oportunidades, de recuperación de lo que se tuvo y se perdió, de encuentros, de acercamientos, de aceptación y de confesiones; en un entorno sencillo, familiar y cercano, como suele ocurrir en este tipo de novelas americanas, donde hay un final feliz lleno de pequeñas cosas maravillosasAdemás, creo que, como lector, te puedes sentir muy cerca de Flis y de su alocada forma de proteger a todos, llegando a conocer bien sus miedos, sus fortalezas y sus sentimientos, por mucho que ella se empeñe en ocultarlos; y también de Seth y su fuerte sentido del deber, su necesidad de buscar para encontrarla y, sobre todo, de eso que tanto le acerca a ella.
- Tienes una vida amorosa muy complicada, amigo mío.Seth miró hacia la casa.- Todavía no, pero estoy trabajando en ello.
Mientras leía pensaba que me recordaba a ciertas historias de Susan Elizabeth Phillips, pero sin la parte añadida que a veces parece que les sobra, ya que en Vacaciones a los Hamptons no nos desvían de la trama, que es la que nos interesa, con subtramas secundarias o demasiadas explicaciones sobre algún punto que no aporta realmente nada a lo que estamos leyendo, sino que la historia se centra en ellos, en su encuentro, en su forma de relacionarse, en lo que les ocurrió y en cómo solucionar su alejamiento.
Aplazar lo inevitable me parece una idea maravillosa en este momento. Nunca hagas hoy lo que puedas dejar para la semana que viene.
Por cierto, tiene algunos momentos simpáticos, sin llegar a ser hilarantes, y los personajes secundarios son adorables: la abuela, su hermana, la mujer del amigo, la mascota de Seth... lo dicho, una novela muy recomendable dentro de su género, y, por cierto, todo un descubrimiento Sarah Morgan.





Comentarios

  1. Me parece una buena opción cómo libro puente entre otras lecturas más absorbentes.
    Un beso 😉

    ResponderEliminar
  2. Me ha llamado la atencion, tiene buena pinta y de ser ligerito y de lectura amena. Me lo llevo apuntado.

    Saludos

    ResponderEliminar
  3. Me parece una buena opción por lo ligera que es...
    Muchos besos^^

    ResponderEliminar
  4. Pues pinta muy bien, buen post

    ResponderEliminar
  5. Lo tengo en capilla para el reto Rita del mes que viene 😉

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Unlimited

Entradas populares de este blog

Me olvidé de mí

Piso para dos, de Beth O'Leary

El diablo también se enamora, de Eleanor Rigby

¿A quién teme el diablo?, de Pablo Palazuelo

Sólo mía, de Elizabeth Lowell (Only #2)

Tan cerca del horizonte, de Jessica Koch

La solterona, de Jana Westwood #PremioLiterario2018

El señor de la guerra, de Elizabeth Elliott

La hermana luna (Siete hermanas #5), de Lucinda Riley

El último día de mi vida, de David Orange #PremioLiterario2018