Ángel caído, de Anyta Sunday


Título original: 
Shrewd Angel
Páginas: 345
Vendido por: Amazon 
Idioma: Español
ASIN: B082TQ7SMY

Pax Polo es el intrépido guitarrista de Serenity Free.
Mejor dicho: era el intrépido guitarrista de Serenity Free.
Ahora tiene un ojo morado y, a solo tres semanas de Navidad, sus colegas le han echado del grupo. Lo que ha supuesto una inesperada patada en su enorme e infladísimo ego. Pero… qué se le iba a hacer.
Sin problema.
Porque, gracias a una conversación que escucha a escondidas, al adorno de un ángel navideño que cae inesperadamente en sus manos y a un soborno con el que podría lograr ser telonero de su banda favorita, Pax conseguirá congraciarse con quienes él cree son sus mejores amigos.
Todo lo que tiene que hacer es entablar amistad con Clifford, el gruñón del vecindario, y distraerle un poco para que su hermana pequeña pueda escabullirse y disfrutar de sus vacaciones de verano. Superfácil. Beethoven para principiantes. La mar de divertido.
Y es que Pax es buenísimo haciendo amigos. Tiene un montón de ellos. Y engatusar a Clifford, la Furia, no debería resultarle para nada complicado. ¿O sí?

No me canso de decir que esta autora sabe crear historias tiernas, románticas, achuchables y muy recomendables. Perfectas para tarde de sofá, manta y libro. Tiene una facilidad increíble para que los caracteres de los protagonistas, por muy cabezotas u orgullosos que sean, resulten maravillosos; así como crear ese romance que se cuece a fuego lento y que nace de la amistad, la aceptación y la comprensión, sin dejar de lado el tono cómico, familiar y simpático de un romance que no hace más que dejarte buenas vibraciones. Si dejarais a un lado los prejuicios, estoy convencida de que os haríais fanes (sí, lo he buscado en la RAE y se pone así el plural) de las historias de esta autora.

Como todo, hay algunas que nos llegan más y otras que nos llegan algo menos, pero la línea narrativa, en la que es una experta, es muy similar. Anyta consigue crear unos personajes a los que acabas adorando por su espontaneidad, su corazón (aunque en algunos casos lo tengo algo más escondido), su ternura y su capacidad de amar, a la vez que muy familiares, aunque esa familia no sea sanguínea. 
-¿Qué le estás haciendo a mi tranquila y ordenada vida?
-Dándole un puntito perverso -contestó Pax, con la mirada en el árbol de Navidad que cada vez tenía más adornos-. Y el toque de mis bolas, por supuesto.

Ángel caído tiene como protagonistas a un complicado, y a veces demasiado chulito y con una aparente excesiva seguridad en sí mismo, guitarrista que, buscando volver a lo que él pensaba que era su sueño y su vida, empieza un acoso y derribo para ganarse el favor de su serio, borde y difícil vecino, Clifford. A esta pareja, muy diferente y muy divertida, se le unen tres personajes que actúan de satélite y que completan muy bien este escenario en el que seremos testigos de cómo se van haciendo amigos para, al final, aceptar que son perfectos el uno para el otro.
Le acababan de ofrecer un bufé de sueños musicales para que comiera lo que quisiera. Solo tenía que hacerse amigo de la Furia. Distraerle un poquito.

-Creo que al final nos haremos amigos. Porque de verdad que pareces necesitar a alguien como yo en tu vida.
-¿Alguien como tú? ¿A qué te refieres?
-Alguien que te diga que eres un mandón hijo de perra. Y que, de paso, te enseñe lo que es tener un colega
Diálogos inteligentes, divertidos, rápidos, llenos de ironía, entre dos chicos muy distintos que acaban encajando de una forma increíble. La familia, o la búsqueda de ella, como eje central: Clifford protege lo que le queda de familia y Pax necesita pertenecer a una; la amistad como la razón de todo, no solo entre Pax y Cliff, sino con la hermana adolescente que pide respirar, el vecino recitador de Shakespeare y el compañero de piso, italiano, a veces friki, a veces adorable, y mucho más sabio de lo que aparenta.

Como siempre me ocurre con las historias de Anyta Sunday, me he encontrado dando palmas en algunos momentos, con una sonrisa en la cara y alguna que otra mariposilla en el estómago; y en otros me he reído pensando cómo Pax consigue poner al límite a Cliff. Creo que el equilibrio entre romance, amistad e historia es casi perfecto; no hay grandes dramas, no hay giros inesperados, todo fluye como se espera, y es precisamente ese camino previsible el que más disfrutas porque está construido para hacerte disfrutar al máximo.
Pero uno tenía que seguir a su corazón.Y su corazón quería una guitarra eléctrica.Y tocar con Lone Whistle and the Deserted.Y, quizá, algún día, encontrar a alguien con quien compartir su música.Joder. Qué pensamiento más cursi. Cursi e irreal. A Pax nadie se lo tomaba en serio. Demasiado golfo.
No es mi historia favorita de las que he leído hasta ahora; todos tenemos preferencias, pero como está escrita en la misma línea, con el mismo color, con las mismas sensaciones y con el mismo buen rollo, sigue siendo una apuesta segura para los momentos en los que busco justo lo que me ofrece.

Le he dado vueltas sobre el personaje con el que me quedaría, por eso de elegir un favorito, y si bien Pax es más protagonista, y al final es el que más perdido está, yo me quedo con Cliff, la Furia, con su seriedad, con su inteligencia, con su honor, con el amor que tiene a los suyos, con su afán de proteger, con esa sonrisa de medio lado, con esa seguridad frente a todo, con esa mirada que dice tanto sin decir nada... (aquí he suspirado, os lo aseguro).
-Ámale u ódiale -se burló Henry-. Ambas juegan a favor de Clirff. Si le amas, siempre estará en tu corazón. Si le odias, siempre estará en tu mente.
-Sí -dijo Luca, asintiendo con mucho entusiasmo-. Primera vez en la vida que Shakespeare tiene algo de sentido.
Un dato más: al comienzo del libro, la autora nos indica que esta es una adaptación basada en la obra de Shakespeare La doma de la furia, solo que en este caso la Furia es él, y no es tanto la búsqueda de un pretendiente sino de distraerle para que su hermana menor tenga algo más de libertad.

Por cierto, me ha gustado que esté ambientada en Nueva Zelanda (eso no me lo esperaba), porque normaliza otros escenarios que yo podría considerar exóticos por mi desconocimiento, y que el toque "mágico" lo dé un ángel del árbol de Navidad. Ahora es cuando me decís que todas sus novelas están ambientadas en Nueva Zelanda y que yo, hasta ahora, no me había dado cuenta, ¿verdad?. No quiero pensarlo.

Comentarios

  1. tiene muy buena pinta Carmen, me llama la atención, buen post guapa

    ResponderEliminar
  2. Este es uno de mis favs junto a Leo quiere a Aries.
    Me reí mucho, muuucho con Pax, a pesar de ir de chulito, em el fondo me resultó muy tierno porque estaba muy desorientado y Cliff con su "panchismo" le centró sin que se diera cuenta.

    ResponderEliminar
  3. Cuanta razon tienes cuando dices que Anyta sabe crear historias achuchables porque asi son todas las que he leido de ella hasta el momento. Lo que disfrute leyendo este libro no tiene nombre ni precio. Ya quiero otro libro de la autora.

    Saludos

    ResponderEliminar
  4. Hola.
    No se si lo terminaré leyendo, pero has hecho que me de curiosidad el libro.
    Nos leemos.

    ResponderEliminar
  5. No lo conocía pero me atrae mucho, la ambientación, el toque mágico, los personajes...
    Gracias por la reseña, besos

    ResponderEliminar
  6. ¡Hola! =)
    Agradezco tu reseña porque no conocía el libro :P

    Besitos ^^

    ResponderEliminar
  7. Veo que disfrutas mucho con la narrativa de esta autora. En líneas generales me atrae lo que nos cuentas sobre esta novela que reseñas, sobre todo que esté ambientada en Nueva Zelanda. Aunque también hay algo en la trama que no me termina de convencer. Besos.

    ResponderEliminar
  8. Hola ^^

    Me alegra que te haya gustado, a mi también me encantó jajaja la autora ha sido todo un descubrimiento para mi y^^
    Yo no puedo escoger hahaha porque Cliff em encanta, pero es que Pax me da mucha ternura jajaja

    ResponderEliminar
  9. Maravillosa lectura y coincido con Vero que junto con el de Leo quiere a Aries son de mis favoritos. Anyta SUnday tiene una manera de contar las historias muy particular y que divierte a la par que toca la fibra sensible.

    Un beso

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Prime Student

Entradas populares de este blog

El diablo también se enamora, de Eleanor Rigby

Piso para dos, de Beth O'Leary

Sólo mía, de Elizabeth Lowell (Only #2)

¿A quién teme el diablo?, de Pablo Palazuelo

La solterona, de Jana Westwood #PremioLiterario2018

La hermana luna (Siete hermanas #5), de Lucinda Riley

Tan cerca del horizonte, de Jessica Koch

El señor de la guerra, de Elizabeth Elliott

Primer sorteo del blog

Toda la verdad de mis mentiras, de Elísabet Benavent