Mis lecturas (II) #PLA

Desde ayer estoy de vacaciones (laborales) pero eso no significa que no me pase por aquí para hablaros de mis lecturas, que nunca paran. Es verdad que el cambio en mi rutina hace que no esté tan centrada en las redes o en el blog, pero es normal y no busco cambiarlo. Ya sabéis que estoy leyendo novelas que participan en el Premio Literario Amazon, y como no quiero retrasar mucho la publicación de mi opinión en el blog, he decidido juntarlas de tres en tres. 

En el Londres de 1857 la mayoría de las jóvenes de su edad sueña con encontrar marido, casarse y cumplir así con lo que la sociedad espera de ellas. 
Pero que Olivia Turley no es como la mayoría de jóvenes lo saben todos los que la conocen. Su belleza e inteligencia compiten por igual y su innata curiosidad derrotará a todo aquel que pretenda convertirla en un mero objeto decorativo.
Rodeada de intelectuales y filósofos, crece acostumbrada a dar su opinión sobre cualquier tema y con un elevado sentido de la justicia. 
Un suceso inesperado la llevará a abandonar su apacible vida en Londres para casarse con un completo desconocido y hacerse cargo de una plantación de algodón, en Nueva Orleans, con más de doscientos esclavos

Es una novela romántica ambientada en el siglo XIX en Nueva Orleans, aunque comienza en Londres, y antes de la Guerra de Secesión americana. Una joven inglesa hereda de su tío una plantación con algo más de 200 esclavos. Lincoln todavía no ha sido presidente pero ya se nota que las cosas no son fáciles entre el norte (los abolicionistas) y el sur (los esclavistas). A la herencia, complicada ya de por sí para una joven adelantada a su tiempo y bastante reivindicativa, se le unen unas condiciones que pueden parecer una locura pero que marcan el hilo argumental de la historia. 

Ya había leído antes a esta autora y me gusta. Como buena novela romántica tenemos a una protagonista luchadora y algo rebelde que intentará hacerse su hueco dentro de la nueva sociedad a la que va a pertenecer; y tenemos a un protagonista duro, serio, inteligente y noble que nos gustará a pesar de sus defectos. ¿Qué tiene esta novela que puede animaros a leerla? No solo una muy interesante y adecuada ambientación, tanto por el momento temporal en el que la autora sitúa a los personajes como por el lugar, sino también una gran pareja romántica, de la que seremos testigos de cómo son y cómo se van acercando, a pesar de lo separados que se encuentran el uno del otro. En definitiva, la manera que tiene la autora de dejarnos ver esos cambios que se estaban dando en la sociedad, y en ellos, hace que la haya leído de un tirón y muy a gusto.

Sí le pongo una pega: esa sensación que deja de comienzo, de que ellos tienen mucho más que decirnos, que contarnos. La historia termina pero tú sabes, o al menos tienes la esperanza, de que continúe porque conoces lo que va a pasar (históricamente hablando) y quieres saber cómo van a hacer frente a todo. Vamos, que no me importaría estar ante el comienzo de una saga familiar xD.

El año pasado La solterona era una de mis apuestas para estar entre los finalistas. Por ahora, La heredera también (dejando a un lado la portada, que me resulta demasiado obvia, buscando el atractivo de lo que se lleva ahora pero perdiendo seriedad en la historia que contiene), porque aúna el mejor romance con un buen trabajo narrativo, sin perder la verdad de lo que nos están contando.

Casi 4000 casos de desapariciones infantiles en EEUU están sin resolver.
La doctora Myers no va a permitir que la desaparición de su hija sea un nuevo caso olvidado.
Con el firme propósito de encontrarla, acude a Snakeriver, una remota población de Maine.
La búsqueda no será fácil, una ciclogénesis explosiva la acompañará durante la investigación, además de una tormenta de recuerdos y sentimientos enfrentados.

Casi sin pretenderlo, me ha gustado muchísimo esta novela que me ha hecho moverme entre la intriga por el qué pasó y las ganas de saber qué pasará, consiguiendo que en algunos momentos estuviese leyendo como con una banda sonora de película de terror de fondo, aunque sin llegar a sobresaltarme como para que quisiera dejar de leer; y todo gracias a esos silencios, a esa oscuridad y a esos momentos de lluvia intensa.

Curiosamente esta es la tercera novela que leo de este escritor y he tenido la sensación de que hay un paso hacia delante en su manera de construir la historia. Probablemente son percepciones mías pero en Cuestión de prioridades ha conseguido ese "menos es más" que tanto me gusta al leer y que me coloca en una posición inteligente porque me permite imaginar a partir de los detalles que me dan; y ese es un recurso que siempre he apreciado. Simplificar las tramas, el número de personajes y la perspectiva desde que la que se van desarrollando los hechos favorece la comprensión y el disfrute de esta historia que es visual, no tanto por las descripciones sino más por el conjunto de la historia en sí, que tiendes a imaginarte como si estuvieras frente a una pantalla.

Personajes abiertos, complejos, oscuros, llenos de aristas, a los que te acercarás poco y con cautela, tal y como el autor ha querido que lo hagas; sumado todo al aislamiento al que está el lugar sometido, que ayuda a acrecentar las ganas de avanzar pero con las dudas de qué será lo que encuentres a la vuelta de página. Puede pasar cualquier cosa y eres consciente de ello.

La historia en sí toca varias puntos además de la búsqueda de esa niña, dejándonos ver cómo las decisiones que tomamos en nuestra vida pueden resultar erróneas y mostrando que cada uno intenta llevar sus necesidades y sus deseos como puede, incluso aunque signifique pasar por encima del de al lado, además de trayendo el pasado al presente. Interesante muestra de pequeñas historias secundarias que están ahí pero solo para acompañar y hacer más creíble todo. Es como si todos los que aparecen ocultaran algo y tú debes saber qué es o si es importante para la trama.

Es explícita cuando tiene que serlo (bravo por ello) e implícita en el resto; tiene algún giro inesperado que confieso me ha levantado hasta una sonrisa inconfesable, y creo que ha abierto mis ganas de conocer más sobre este género literario que tengo un poco denostado, más por ignorancia que por otro motivo.

Para Ian Douglas McGregor, el deber y el honor están por encima de su propia felicidad, por lo que acatará la orden para desposar a Mary Penword sin poner impedimentos. Lleva varios años esperando el momento de hacer honor a su promesa, pero Mary no es una dama sumisa ni obediente, es una fierecilla de ojos grises, con cabellos de fuego, y que se opone al matrimonio. 
Lady Penword es intrépida, osada, y sabe desde niña que tiene que desposarse con el hijo del laird Brandon McGregor, sin embargo, a ella no le gusta el frío del norte, ni el carácter rudo de los escoceses, por eso tratará de cambiar el rumbo de su destino pues Ruthvecastle representa todo lo que su corazón rechaza, y, aunque los besos abrasadores de Ian encienden su sangre, Mary tratará de resistirse.

Otra escritora de la que he leído mucho, y otra escritora que me gusta mucho (sí, lo sé, me estoy repitiendo, pero es así). Arlette Geneve se mueve como pez en el agua en la romántica de época, y en Lady Penword construye una magnífica historia de amor con pequeños guiños a varios de sus otras novelas ya que está relacionada por parentesco con muchos de los protagonistas de otras como Aracena la guerrillera, Inmisericorde o Las espinas del amor

Reconozco que me ha tenido algo desubicada mientras la leía porque no encajaba con ella y su "rebeldía", y no encontraba el camino por el que la trama me llevaba; pero también reconozco que en cuanto me he sentido segura, ha sido una lectura de esas que lees de un tirón porque no quieres dejar a los personajes y la aventura que está suponiendo su historia. Bravo por la fuerza que consigue imprimirle la autora a ella y a él, cada uno a su manera; evolucionan bastante ambos personajes sin perder la esencia de sus caracteres pero aprendiendo a aceptar y a hacer suyos los problemas que les rodean.

La autora nos lleva desde Londres al sur de España para dejarnos luego en las Highlands, y si bien podríamos decir que estamos frente a una aventura aderezada con un romance muy recomendable, hay más verdad de la habitual en todo lo que rodea a los personajes: matrimonios concertados, espionaje, herencias, secuestros, clanes, engaños, venganzas, la vida en las Highlands, las pérdidas, los encuentros...; en resumen, tienen lo extremo que podría ser la vida en el siglo XIX, a las puertas de cambiar la sociedad pero con unas costumbres muy arraigadas en la misma. 

Es una lectura perfecta para las que, como yo, saben apreciar una buena novela de highlanders. Si me centro en ellos, he disfrutado muchísimo del camino por el que les lleva su relación y me ha resultado maravilloso que él aporte el enfoque romántico a la pareja y ella la parte más práctica; me ha gustado mucho descubrir cómo se equivocan y cómo asumen sus errores, y cómo luchan juntos por aquello que quieren, o necesitan.

Como veis, tres opciones muy interesantes para que os animéis con ellas; una novela de intriga con tintes de terror y dos románticas de ambientación histórica, una en las Highlands y otra en Nueva Orleans, ambas a mediados del siglo XIX.

    


Si te ha gustado, sigue mi blog 




Comentarios

  1. ¡Holaaa!

    No me llama ninguno demasiado, la verdad :/ Eso sí, la última portada es absolutamente preciosa.

    ¡muchos besos!

    ResponderEliminar
  2. Me animeé con La heredera y me gustó, pero me supo a poco y creo que esta autora desaprovecha sus tramas con novelas demasiado cortas- a ver si se anima con algo más extenso
    con arlette Geneve dudo, El carcelero de Isbiliya me encantó en su momento, pero he leído algunas de sus novelas en las que ciertas escenas me han parecido demasiado fuera de mis gustos y con temas que no permito en novela romántica, así que no tengo claro si al final me animaré o no
    Un besote

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Primer sorteo del blog

¿A quién teme el diablo?, de Pablo Palazuelo

Sólo mía, de Elizabeth Lowell (Only #2)

La hermana luna (Siete hermanas #5), de Lucinda Riley

Historias eróticas para viudas del Punyab, de Balli Kaur Jaswal

El señor de la guerra, de Elizabeth Elliott

La solterona, de Jana Westwood #PremioLiterario2018

Tres sorteos para celebrar el verano

Nadie me ofende impunemente - SORTEO #1

El juego de la inocencia - SORTEO #7