Spin nulo, de Rubén y Juan Vicente Azorín

Publicado por Ediciones B
Fecha publicación: 11/2020
288 páginas
ISBN: 9788466668309
EAN: 9788466668309
Temáticas: Novela negra y thriller, Acción y aventuras
Colección: La Trama
Edad recomendada: Adultos

¿Puede un instante abarcar varios universos?
CERN, Ginebra, 2021. En el acelerador de partículas más grande del mundo, el excéntrico Herman Hahn lidera un experimento que podría cambiar nuestra concepción del universo. Tras varios meses sin encontrar resultados, deberá coordinar un equipo de científios de primer nivel entre los que se encuentra el joven Ian Blom, un físico brillante que abandona París, sin su novia Corina, para incorporarse al proyecto.

¿Pueden convivir varias realidades a la vez?
Bajo una gran presión mediática y el escrutinio de la comunidad científica, Ian y Herman pronto se dan cuenta de que no son los únicos que tienen acceso al acelerador. Alguien está saboteando el experimento, y el equipo tendrá que enfrentarse a unas conclusiones que la ciencia puede explicar pero la lógica no. La cuenta atrás, o adelante, ha empezado.

¿Puede el amor comunicarse a otra dimensión?
Si te gustan las películas de Christopher Nolan y las novelas de Dan Brown, no puedes perderte este trepidante thriller que desafía las leyes del tiempo y del espacio.

Lo mío no tiene remedio. Esta novela la leí a comienzos de diciembre. Supongo que hay épocas que la realidad se impone más y me dejan menos tiempo para el regocijo o disfrute. Sí, este año he leído mucho, pero menos que otros años, y, además, también he publicado de forma menos continuada, dejando a tan solo un par las publicaciones semanales del blog. 

Spin nulo es una novela de ciencia ficción, o no, que, a través de una estructura narrativa intrigante, donde el tiempo es relativo, cuenta una historia con mucha ciencia y varias opciones, o no. Sé que todo esto parece extraño, pero es que Spin nulo lo es; un poco, hasta que estás tan metida en la lectura y empiezas a comprender, o no. 

Darwin creía haber matado a Dios, pero lo que realmente hizo fue empequeñecernos todavía más; nos puso en nuestro sitio en este vasto universo, como hizo en su día la teoría heliocéntrica. Nos costó años aceptar que no éramos el centro de toda la creación.

Si lo que pretendían los escritores es que fuésemos conscientes, mientras leíamos esta novela, de lo impresionante y monumental que es la ciencia del siglo XXI, en torno a ese bosón de higgs y la teoría de cuerdas, la ciencia cuántica y todo ese movimiento de partículas subatómicas que daría explicación a la materia, la antimateria, la materia oscura, las partículas y las antipartículas..., con ese proyecto que lleva tantos años para poder resolver las incógnitas del origen del Universo, lo consiguen. Es verdad que contiene una gran cantidad de datos pero hay que reconocer que lo hacen de una manera bastante inteligente y explicativa, lo que te obliga a estar muy pendiente de lo que estás leyendo.

—Ambos sabemos que hay cosas que la ciencia jamás podrá explicar. Creo que la búsqueda en sí misma es la meta y no el camino.

Todo esto es paralelo a lo que ocurre, a lo que viven los personajes, a la trama, que para mí a veces se desdibujaba para luego enseñarme que lo que hacía era dar trazas más pequeñas, o más grandes, según se mire, buscando mostrar al final el esbozo global. Y digo esbozo, porque al terminar tenía la sensación de que todo era un comienzo.

Además, le añado a esta lectura un buen ejercicio mental que los autores me han obligado a realizar para retener un vocabulario y unos conceptos ajenos a mí, lo que me ha resultado muy interesante. 

Aunque parezca un poco raro, he leído este libro como una novela corta más que como una novela. Esta percepción viene por el desarrollo propio de los personajes y de la misma trama, que en parte me ha resultado algo limitado y sesgado, aunque adecuado para lo que me han querido contar, de ahí que no tenga la sensación de que me haya faltado algo sino de que el texto estaba concebido para ser justo lo que es, y dejarme, como lectora, con varias dudas tras terminarlo.
Uno es dueño de lo que calla y esclavo de lo que dice
Todo gira en torno a esta ciencia subatómica y un salto temporal en la historia entre el año 2027 y el año 2021, intercalándose capítulos de un momento y de otro. Casi es como si la trama fuese moviéndose en círculos concéntricos que se van acercando al punto esencial de todo, en el que se nos revelará el sentido de todo lo que estamos leyendo

Por un lado tenemos a Ian, este joven investigador con muchísimo futuro que aterriza en Bruselas para aplicar los conocimientos de su tesis, y por otro al doctor German Hahn, un veterano a cargo de todo, cuya visión de la ciencia y de la vida es algo más extrema e independiente. Alrededor de estos dos personajes se construye esta trama, que no deja de ser una incógnita para el lector, llena de exposición al conocimiento y a la ciencia, y un poco con esa sensación que tienes cuando estás leyendo algo con sentido, aunque lo desconozcas.

Supongo que lo que os he dicho, si habéis llegado a leer hasta aquí, os haya desconcertado. Exactamente así me he ido sintiendo yo a medida que leía. Es verdad que el recurso de colocar al mismo personaje unos años después ha sido muy bueno, y ha ayudado a desubicarme aún más. Me ha gustado, sobre todo, porque ha jugado en parte conmigo, y eso siempre me atrae. Me ha gustado porque lo que parece, puede no ser, o sí. Me ha gustado porque la leí casi de un tirón. Me ha gustado porque me ha enseñado qué es el spin nulo y la antimateria, aunque no me pidáis que os lo explique, por favor. En resumen, me ha gustado.

Los sueños asustan, pero cuando despiertas quedan atrapados en su propia dimensión y no son más que eso, sueños.

Es verdad que la red que construyen capítulo a capítulo, en algún detalle, me ha parecido que no era de todo firme, y que deja ciertos aspectos abiertos. Supongo que el objetivo es hacernos pensar si todo pudiera ser, o no. Yo hubiera agradecido un poco más de consistencia al final, pero cada uno pensará una cosa distinta. Os lo dejo a vuestro criterio, si os animáis a leerla. 

Tengo que agradecer a los autores que se pusieran en contacto conmigo para ofrecerme leer esta novela, y así «obligarme» a salir de mi zona de confort, que siempre viene bien. Solo por el trabajo de construcción y de documentación de esta novela, merecéis que vaya muy bien y que la gente la lea. 





Comentarios

Unlimited

Entradas populares de este blog

Piso para dos, de Beth O'Leary

El diablo también se enamora, de Eleanor Rigby

Me olvidé de mí

¿A quién teme el diablo?, de Pablo Palazuelo

Sólo mía, de Elizabeth Lowell (Only #2)

La solterona, de Jana Westwood #PremioLiterario2018

Tan cerca del horizonte, de Jessica Koch

El señor de la guerra, de Elizabeth Elliott

La hermana luna (Siete hermanas #5), de Lucinda Riley

El secreto de Malcom, de Kate Danon #PremioLiterario2018