El misterio de la familia Fonseca, de Pablo Poveda #PremioLiterarioAmazon2020

Kindle Edition
Fecha de publicación: 10 de mayo de 2020
Autor: Pablo Poveda
Novela finalista Premio Literario Amazon 2020

Una muerte inesperada. Una poderosa herencia en juego. Lo que comienza como un artículo publicitario, pronto se convierte en un peligroso asunto de sospechas y secretos familiares.

¿Hasta dónde llega la ambición de una familia para ocultar un secreto?

La carrera de Leopoldo Bonavista pende de un hilo. La reputación del famoso articulista de la socialité española está por los suelos tras su último escándalo.
Un extraño encargo puede devolverlo a su vida de lujo y vanidad.
La oferta: una gran suma de dinero a cambio de un reportaje biográfico sobre Silvia Domenech, la matriarca de una de las familias más ricas e influyentes de toda la Costa Blanca: los Fonseca.
La letra pequeña del contrato: Bonavista debe pasar una semana en la residencia de verano con la familia.
Mentiras, disputas familiares, traumas y un cadáver.
Un anodino viaje de verano que se convertirá en un misterioso crimen por resolver.

Últimamente estoy algo desganada. Será la época, supongo. Se acercan las Navidades y tengo que reconocer que todo lo que hemos pasado y estamos pasando pasa factura. ¿No os ocurre lo mismo? Cierta ilusión se ha perdido, en muchos aspectos. Es complicado organizar algo o hacer planes. Echo de menos tanto que hasta lo que no hacía antes me apetecería hacerlo ahora. En fin, qué le vamos a hacer.

Bueno, pues esto lo traslado a las lecturas. El ritmo habitual ha bajado. No es que haya dejado de leer, es que lo hago con menos intensidad. Y escribir sobre lo que leo tampoco es que me apetezca mucho. Así estamos acabando el año. Para Navidad voy a pedir ilusión, ganas y futuro, además de libros, claro, ¿y vosotros?

Al hilo, que es gerundio.

Mucho había oído hablar de esta novela como participante en el Premio Literario Amazon, pero no fue hasta que quedó finalista cuando me decidí a leerla. 

—¿Sabes, jefa? Esta mujer trama algo. Creo que me enfrento al personaje más vil de mi carrera como reportero.

No sé muy bien si tachar este libro de novela de intriga o de narrativa con un misterio asociado. Es verdad que si pensamos en lo primero, la construcción de la historia hace que el avance de la acción sea algo lento y cueste entrar en materia, pero intriga hay, y bastante, no solo porque ya en el título nos la presentan sino porque, a partir de un momento determinado, en el que ya tenemos situados a los personajes, la trama girará en torno a los pasos que va dando el protagonista por avanzar en ese misterio. Para algunos lectores, curiosamente, el autor ha escrito una muy buena novela negra. Yo no veo tanto el color negro de esta historia, pero supongo que es cuestión de perspectiva y que ese sabor amargo a triste realidad, con personajes en parte extremos cuyas motivaciones son altamente cuestionables, y todo con la violencia añadida a la muerte, puede ser determinante para pensar en esta historia como novela negra. Yo giraría más al thriller, a secas.

Comienza todo con la presentación de ese personaje, o anti-héroe, que será el que arrastrará la acción a lo largo de la lectura. Leopoldo, un periodista algo trasnochado, aparentemente pasados los cuarenta, aunque en algún momento lees que sigue en sus treinta y tantos, que se encuentra en unos momentos muy bajos de su vida laboral y personal, con una ruptura sentimental a la que se ha enfrentado viviendo la vida al límite pero que no parece importarle, un pasado marcado por la pérdida, el mar y su miedo, y un futuro incierto, al que se agarra con fuerza gracias. Un personaje sobre el que el lector tiene su última palabra.

—¿Puedo hacerte una pregunta? —dijo el periodista dando una segunda calada a un cigarro consumido—. ¿En qué momento nos volvemos idiotas sin darnos cuenta de ello, Narciso?

El hombre se rio.

Por un instante, alimentando esa altivez propia de un ego desorbitado, Leopoldo pensó que había sobrepasado las líneas pero, de nuevo, volvía a equivocarse.

Narciso miró al periodista.

—Supongo que cuando dejamos de lado lo que realmente importa.

Sabemos que la historia principal se desarrolla en Alicante y gira en torno a una familia adinerada, los Fonseca, teniendo como cabecilla de familia a Silvia Domenech, una mujer dominante y misteriosa, quien contratará a Leopoldo para un reportaje periodístico; pero todo esto sin perder de vista la esencia de la novela, que es el propio Leopoldo y su enfrentamiento ante ese viaje que hace, en parte al pasado. Creo que la poca confianza que tiene en sí mismo a veces, junto con su innata capacidad, toda vestida de soberbia, le asemeja a los clásicos detectives sin serlo. Además, Leopoldo me ha parecido un personaje que actúa de una manera y piensa de otra, viéndose abocado a ser un investigador cuando no lo es.

Pensó en su padre, en El Viejo y El Mar y entendió que las personas brillantes, como los ideales y las buenas historias, sobreviven al paso del tiempo como la estela de un astro en el espacio. Aunque desaparezcan, los seguimos recordando.

Si al principio todo ocurre algo lento o pausado, siendo el monotema él, cuando llegas a la mitad, y ya tienes situados a los personajes en la fotografía que el propio Leopoldo se ha hecho, todo sube de golpe, dejándote la sensación de final cercano, incluso sabiendo de que te queda la mitad del libro por leer. En sí, la historia me ha gustado, pero no he llegado a conectar del todo con ella; en algunos momentos, me resultaba demasiado obvia, y, en otros, demasiado enrevesada. La he leído con la esperanza de que algún giro inesperado en la trama me devolviera la fuerza que a veces perdía, y por fin lo he encontrado en el trama final. Un final mucho mejor de lo que yo me esperaba y con mucha más intensidad de lo que me imaginaba, y quizá el adecuado para dejar ese sabor a novela negra. 

Hasta la fecha, nunca había manejado información tan sensible sobre otras personas. Lo más cercano que había estado de un rumor así, había sido casi un año atrás, momento en el que decidió armarse de valentía, subestimar a los dioses del mundo editorial y publicar un reportaje lleno de fallos y difamaciones que casi le cuesta la carrera profesional.

Esta ha sido una de esas novelas en las que, aunque me haya quedado algo de regusto agridulce, debido en que en algún momento me ha resultado tediosa, el camino recorrido con el protagonista, durante su investigación y sus descubrimientos ha merecido la pena, por lo que no estaría mal leer alguna historia más con él como atractivo principal. Ya conocemos a Leopoldo. Ya estamos puestos en antecedentes. Ya le aceptamos con todos sus defectos, así que solo queda sentarnos a disfrutar de lo que le ocurra.

En resumen, una historia sobre un imperio familiar, las relaciones de sus miembros y su pasado, cuya intriga se resuelve casi como si se precipitara un castillo de naipes, a la que se le añade ese sabor y olor a Mediterráneo en una alquería alicantina, aislada entre huertos, donde el poder, el dinero y las mentiras tienen mucho que decir. Una novela sobre la que si me pidieran una frase, diría: está bien, es entretenida, te lleva por distintos caminos hasta llegar al final, quizá lo mejor que tiene. Depende de lo que busques, te la recomendaría o no.

—La vida es así. Cuando menos te lo esperas, te da un bofetón —dijo y aplastó el cigarrillo en el cenicero de cristal. Después dio otro sorbo al café y miró a la taza con tristeza—. Pero si llevas ya demasiados, ni siquiera escuchas el sonido.

Ha sido finalista este año así que os invito a que la leáis y luego me digáis que no entendéis mis reticencias sobre la historia porque a vosotros os ha encantado. Probablemente sea mi estado de ánimo el que haya influido en mi opinión final.




Comentarios

  1. Es de esos libros que si se cruza, no me importaría leer. Pero por lo que comentas, veo que no tengo que esperar mucho.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  2. A mi las navidades no me gustan desde hace mucho tiempo y este año menos todavia. En cuanto al libro, no es lo que voy buscando por ahora.

    Saludos

    ResponderEliminar
  3. Aún no he leído nada del autor, aunque tengo en lista sus libros sobre el inspector Rojo.
    Creo que la ilusión por las Navidades se va perdiendo con los años y con las pérdidas. Y este año, con todo lo que las acompaña...
    Un beso.

    ResponderEliminar
  4. Me la llevo anotada porque me parece una trama atractiva, por lo que nos cuentas en tu reseña. Besos.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Unlimited

Entradas populares de este blog

Me olvidé de mí

Piso para dos, de Beth O'Leary

¿A quién teme el diablo?, de Pablo Palazuelo

El diablo también se enamora, de Eleanor Rigby

La solterona, de Jana Westwood #PremioLiterario2018

Sólo mía, de Elizabeth Lowell (Only #2)

Tan cerca del horizonte, de Jessica Koch

El último día de mi vida, de David Orange #PremioLiterario2018

El hombre fetichista, de Mimmi Kass #retoíntimo

El señor de la guerra, de Elizabeth Elliott