La ciudad de la lluvia, de Alfonso del Río

Editorial: Ediciones Destino
Temática: Novela contemporánea | General Novela
Colección: Áncora & Delfin | Serie Volumen independiente
Número de páginas: 624

En el Bilbao de principios de los años ochenta, tres misteriosas muertes unirán los destinos de varios personajes sin conexión aparente. Alain Lara, un joven y prometedor jugador del Athletic, descubre una vieja fotografía de los años cuarenta que su abuelo Rodrigo había mantenido siempre oculta. De todos los personajes que aparecen en ella Alain reconoce a su abuelo, junto a un también joven Ignacio Aberasturi, el gran empresario bilbaíno y actual candidato a la presidencia del Banco del Norte. La repentina y extraña coincidente desaparición de ambos, junto con otros sucesos, lo llevará a una investigación que se remontará a un pasado oculto.
En un intento por entender lo que sucede, Alain contactará con María, la hija y heredera del imperio Aberasturi, y junto a ella tejerán los hilos del pasado que unieron a sus familias en los años del Berlín nazi, en busca de respuestas. Pero lo que obtendrán serán más preguntas, más dudas, más sospechas.
¿Qué pudo unir hace más de cuarenta años a estos dos hombres cuyas vidas nunca más volvieron a cruzarse? ¿Quiénes son los demás personajes que aparecen retratados junto a ellos? ¿Quién y por qué anda detrás de ellos?

La ciudad de la lluvia es un thriller que reúne lo mejor y lo peor que anida en el ser humano. Es una historia sobre el poder magnético de la ambición, el amor y la complicidad entre las personas, y que nos muestra que la cara oculta que todos tenemos no puede permanecer indefinidamente en la sombra.

No me acuerdo de cuándo recibí esta novela. Sé que fue gracias a un sorteo pero no he encontrado el blog o el perfil de redes sociales a través del que lo gané. De todas maneras, llevaba demasiado tiempo esperando en mi librería, y eso que me la habían recomendado encarecidamente. Si dais una vuelta por la «librosfera» veréis que este autor acaba de publicar su nueva novela, El lenguaje oculto de los libros. Incluso pensaba que esta era su primera novela, pero he visto que tiene otra publicada, Ioannes, histórica, ambientada en el siglo V, Roma, Venecia. Tiene muy buena pinta, la verdad.

La ciudad de la lluvia es ese Bilbao húmedo y frío de los años ochenta; es encontrarte en algo similar a una novela clásica de espías, con su blanco y negro, su humo de los cigarros, sus gabardinas, sus sombreros, sus sonidos en una calle desierta...; es un porqué y un quién; es un thriller cuyas capas van cayendo poco a poco, justo como el autor quiere; es una novela que no da tregua de una forma firme y directa; es una historia que te habla a través de cada capítulo con esas citas de los mismos personajes que los encabezan

—El verdaderamente seguro de sí mismo, Alain, no es quien está acostumbrado el éxito, sino quien teme al fracaso.

(David Schaffer)

Aparentemente, se muestra como un entramado de personajes, siendo más bien de hechos. Todo parte de un joven jugador de fútbol que, tras la muerte repentina de su abuelo, con quien se había criado, encuentra una vieja fotografía en la aparece un abuelo mucho mas joven junto a dos personas más que también han muerto recientemente. Nos traslada, por un lado, a algo que ocurrió durante la II Guerra Mundial en Berlín, y por otro a esa búsqueda por saber más.

—El fútbol es un deporte, hijo. Para muchas ciudades, de una función casi sagrada, porque mantiene unidas a miles de personas que, si no, habrían roto todos sus vínculos. Puede sonar pueblerino, pero un gol hace más por una relación personal que miles de argumentos políticos, sociales o religiosos. Puede sonar pueblerino... pero orgulloso que estoy de formar parte de este pueblo.

Inteligente e intrigante. He llegado a pensar que estaba ante una novela coral, pero enseguida he sido consciente de que no era así, todo estaba unido por el eje central que es la historia en sí, más allá de los personajes, y, para mí, en eso radica su fuerza como novela policíaca o de intriga. Eso sí, personajes brillantes todos en su construcción y en su desarrollo. Desde David Schaffer, que nos muestra la parte de él más íntima, con su narración en primera persona; María, que a veces parece la víctima de todo; o Alain Lara, el futbolista, con su carisma y su propia manera de relacionarse con su entorno (que alguien me diga de dónde sacó el autor que este personaje llevase una brizna siempre en la boca, ¡me encanta ese aire de pasotismo y distancia!). Hasta ese policía duro e incorruptible, pasado de rosca, con gabardina y un puro siempre encendido, me ha ganado; y ese extranjero que aparentemente no se equivoca, y ese empresario fácilmente manipulable, y ese abuelo que daría todo por su nieto... hay más, y cada uno tiene un papel perfectamente encajado.

Miraba de un lado a otro y veía una ciudad distinta. Igual de distinta que siempre. Una ciudad con alma. En cada cruce de calles podía adivinarse al final el verde de las montañas que rodeaban Bilbao. De ahí que la llamara en el Botxo, por estar en mitad de un valle. Muchas calles se engalanaban con las columnas y balaustradas que recordaban a otra época.

Con una narración muy limpia y fluida, me he permitido el placer de centrarme bien en lo que la historia me contaba, y no en añadidos o en descripciones, pero sin dejar de lado una maravillosa ambientación, otro de los puntos fuertes de esta historia. Porque cuando te ves allí, cuando visualizas perfectamente el momento, incluso con los detalles que no te están contando, es que el autor algo sabe de esto de escribir, ¿no creéis?

Además, la osadía de utilizar personajes reales, bastante importantes y conocidos, de la II Guerra Mundial, del entorno nazi, para una novela de ficción, creo que le sale muy bien. No sé si lo que cuenta está basado en hechos reales. Lo desconozco y no lo he mirado, pero los hace interesantes y favorece el desarrollo de los mismos.

He de reconocer que si de primeras lo miré con malos ojos fue porque era un tiarrón de los pies a la cabeza. Llevaba una ramita en la comisura de los labios. Y le quedaba hasta bien. Era un tío duro y frío de esos que salen en las películas. Alto e imponente, con una mirada glauca y profunda.

Si me centro en la historia, me ha parecido una trama perfectamente ejecutada. El texto me ha llevado por el camino que quería llevarme; de hecho, no he perdido el tiempo pensando qué podría pasar o quién sería el que urdía todo, simplemente lo he disfrutado. Me gustaba tener contacto directo con David Schaffer a través de las palabras que él mismo escribía, y acompañar a Lara Alain y a María en todo ese trayecto, descubriendo con ellos lo que estaba ocurriendo. Me gusta que el autor considere inteligente al lector al terminar de la manera en que termina el libro, con ese magnífico final, tan cinematográfico, tan intenso, tan arriba.

—Alain, hazme caso. Nunca discutas con un imbécil. Te llevará a su terreno y, allí, te ganará por experiencia.

(David Schaffer)

Magnífica en todos los sentidos. Gran lectura. Gran historia. Grandes personajes. No solo es la historia en sí, es el cómo está trazada, son los caminos por los que te lleva, con ese Bilbao húmedo y gris de los años ochenta, tan importante en la novela, y el traslado a unos años en los que las cosas eran bastante diferentes. Sin olvidar que cada uno de los personajes tiene su espacio y un papel importante, no destacando uno sobre otro

Por eso, aunque no había demasiada libertad política y muchos lugares de España y Europa sufrían la crisis, en Bilbao las firmas de servicios profesionales siempre tenían mucho negocio. No había democracia, pero había pasta.

Sin duda es un thriller lleno de ritmo, cuyo centro de todo es la ambición por llegar a cumplir lo que uno quiere por encima de lo que sea y de quien sea. Narrativamente me ha encantado. No es una novela intimista pero sí tiene un buen trabajo de personajes; no es excesivamente descriptiva, pero tiene la cantidad justa para que se lea muy a gusto. Una gran novela de intriga policial, realmente, con el añadido del misterio asociado al pasado.

Muy muy recomendable.





Comentarios

  1. A mí me encantó este libro. Fue una de mis mejores lecturas de hace dos años. Y muero por leer la nueva
    Besos

    ResponderEliminar
  2. Totalmente de acuerdo en todo. Una gran novela. Ya estoy deseando leer la que acaba de sacar el autor.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  3. Coincido contigo. Una novela muy buena, con mucha intriga y con la que me lo pasé pipa. Por cierto el autor acaba de sacar libro nuevo.

    ResponderEliminar
  4. Me gustó mucho esta novela cuando la leí. Tiene una trama interesante y compleja, pero perfectamente resuelta por el autor.
    No sabía que tenía nueva novela. La buscaré.
    Un beso.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Unlimited

Entradas populares de este blog

Me olvidé de mí

Piso para dos, de Beth O'Leary

¿A quién teme el diablo?, de Pablo Palazuelo

La solterona, de Jana Westwood #PremioLiterario2018

El diablo también se enamora, de Eleanor Rigby

Sólo mía, de Elizabeth Lowell (Only #2)

Tan cerca del horizonte, de Jessica Koch

El último día de mi vida, de David Orange #PremioLiterario2018

El hombre fetichista, de Mimmi Kass #retoíntimo

El señor de la guerra, de Elizabeth Elliott