La novia salvaje, de Mary Jo Putney

Título: La novia salvaje (Novias 1)
Autor (es): Mary Jo Putney
Traductor: Ana Quijada Vargas
Sello: CISNE
Primera fecha de publicación: 29 de junio de 1999
Temáticas: Narrativa romántica
Colección: Romántica
Edad recomendada: Adultos

Sobornado por Kyle, su hermano gemelo, Dominic Renbourne acepta ocupar su lugar por unas semanas en Warfield Park, donde deberá cuidar de lady Meriel Grahame, la huérfana heredera con quien Kyle pretende casarse. Lo último que Dominic esperaba era enamorarse perdidamente de esta mujer de espíritu silencioso y etérea belleza.

Meriel ha pasado la mayor parte de su vida alejada de la sociedad, intentando huir de la pesadilla que casi la destruye cuando era tan solo una niña. Sin embargo, ese extraño y atractivo hombre comienza a inspirarle sueños de una vida más allá de su santuario. Dominic, por su parte, debe luchar contra el deseo que siente por la futura esposa de su hermano. No tardarán en descubrir que son incapaces de resistirse a la pasión...

Llevaba yo unos días algo rara con las lecturas ya que no me apetecía nada de lo que empezaba. De hecho, llegué a abandonar un par de libros al no conseguir que me engancharan porque su lectura se me estaba haciendo muy cuesta arriba. Al final, decidí buscar una novela romántica de época de esas que pocas veces me fallan, de las que tengo muchos, pero nunca suficientes, libros comprados en mis visitas a las librerías de segunda mano, con esas maravillosas y estrambóticas portadas cubiertas. La que os he puesto de cabecera no se corresponde con la que yo he leído, pero esta estaba en mejor resolución. 

Ha resultado interesante colocar en medio de esta trama a dos hermanos gemelos idénticos y muy diferentes, lo que obliga a plantearte un poco la actitud de ambos frente a este futuro matrimonio con Meriel. Kyle es el prometido y Dominic es el que tiene que hacerse pasar por él durante unas semanas mientras Kyle hace algo muy importante. Un engaño que acaba comprometiendo el futuro de Dominic, el de Kyle y, sobre todo, el de Meriel.

Estamos a mediados del siglo XIX, ya ha pasado la batalla de Waterloo, que influye bastante en nuestro héroe, Dominic, y que marca el cariz que tienen algunas de sus decisiones. Kyle es el primogénito y la relación con su hermano hace años que es inexistente, de ahí la sorpresa cuando aparece en la puerta de Dominic para pedirle que se haga pasar por él.

Sin duda, y a priori, un tema sugerente y original, con una mujer traumatizada desde pequeña por un hecho violento, junto con un caballero frívolo y desenfadado, en el que muy pronto vemos una actitud maravillosa y tierna, y mucha paciencia. 

Dominic se nos va presentando poco a poco por los pasos que va dando para acercarse a su objetivo, que no es más que ella y la relación con su hermano él. Meriel, dejando a un lado todo su sufrimiento, según lo que el texto nos da a entender, es alguien especial, con una sensibilidad diferente y una comunicación con la naturaleza casi absoluta. Además, como cualquier criatura, tiene deseos y curiosidad, y gracias a esto se producen algunas situaciones divertidas.

¿Es locura ver el mundo de una manera nueva? Los artistas lo hacen. Naturalmente, a veces también se los considera locos. Pero sin esa clase de locura, el mundo sería un lugar mucho más pobre.

Creo que, además, trae a colación un tema que siempre da juego como es el dominio del hombre sobre la mujer para decidir su futuro y, lo que es más importante, su capacidad de raciocinio. En esta época, la locura, o supuesta locura, era un tema bastante delicado y bastante extremo, porque el desconocimiento frente a este campo llevaba a muchos errores, intencionados o no. 

El interés mayor casi es ver cómo Dominic va cambiando, acoplándose a esa personalidad de Meriel, y favoreciendo que ella se comunique con el entorno. Probablemente, si siguiera hablando de esto, me adentraría en todo lo que ocurre en la novela, en el cómo, en por dónde fueron, en qué hizo él, y qué hizo ella, de dónde viene la tensión, y creo que eso forma parte del atractivo de la lectura. Es verdad que te acabas encariñando mucho con Dominic y con su manera justa de ver el mundo, al menos a mí me ha pasado. No obstante, he echado de menos esa parte canalla a la que se hace referencia en algún momento pero que no se muestra. Sin duda, hay muchos sentimientos. En un principio no se centra tanto en el deseo adulto, sino que gira en torno a un aprendizaje, a un tira y afloja entre ellos mientras se conocen, se miden y aprenden a estar juntos, pero luego nos traen algunos momentos de tensión sexual que bien merecen la pena (¡pobre Dominic!)

Ella lo deseaba. Y por Dios que, si le quedaba una pizca de sentido común, Dominic se marcharía de Warfield inmediatamente, porque no estaba seguro de tener la fuerza suficiente para rechazarla otra vez.

Me gusta la debilidad que esta historia muestra sobre los dos hermanos, porque les hace vulnerables y necesitados. Nos muestra esa necesidad que tenía, y que siguen teniendo, el uno del otro. La relación fraternal rota y compleja, y lo esencial que ha sido en sus decisiones; una relación de la que averiguaremos muchas cosas: de dónde viene, por dónde va, el tema de la primogenitura siendo gemelos y un poco los anhelos de uno y de otro. Si este libro es la historia de Dominic y de Meriel, también hay sitio para Kyle, dónde se encuentra y con quién.

Me ha resultado algo complicado acostumbrarme a una protagonista femenina de este tipo, sin inhibiciones, con su manera de enfrentar su realidad y confrontar el mundo, su mundo, pequeño y protegido por los demás. Me llegaba a desubicar por el momento temporal y social en el que se desenvuelve todo, pero a la vez me parece que le aporta atractivo y, realmente, se agradece, porque siempre está bien leer algo no dentro de los clichés habituales.  Puede ser que la trama sea rápida en algún momento y peque de falta de más diálogos entre ellos, de esos que tanto nos gustan entre los protagonistas de las novelas de este subgénero, pero a medida que vas avanzando en la historia, esa falta de comunicación, acuciada porque Meriel no habla, cambia.

A todo esto se añade el exotismo que da ese aire salvaje a Meriel, que tiene que ver un poco con esa India y con la comunión con la naturaleza. Es muy significativo, por ejemplo, que ella vaya descalza a todas partes. 

Tiene una intriga de fondo, que aunque parece que no está, sí que está, lo que añade algo de consistencia a la lectura. La historia de amor es, sin duda, original, tocando ese tema tan extremo de lo que se consideraba locura y el dominio del hombre sobre la mujer, pero es una historia de amor, y donde el amor fraternal o familiar también está presente.

En resumen, muy entretenida, con esa pizca de intriga y con el gran escollo que han tenido que superar los protagonistas. Una buena relación entre ellos que va despertando ante nosotros, con una mujer salvaje, que poco cambia aunque sí se hace más abierta, y un hombre bueno y tierno que descubre que lo único que quiere es protegerla y, a la vez, proteger a su hermano.

Un buen elenco de personajes secundarios, alguna subtrama que completa perfectamente la relación de amor entre ellos, y el paso que se da para una segunda novela que promete mucho ya que Kyle es un hueso duro de roer, serio, distante y casi muerto por dentro. Ya os contaré cuando lea La novia china, que me está esperando en mi mesita.

Si te ha gustado, sigue mi blog 




Comentarios

  1. He leído varios de ella y me gusta, así que tendré en cuenta este libro, tiene buena pinta!!! muy buen post

    ResponderEliminar
  2. Es un subgénero en el que me cuesta mucho entrar y no se porque, pues luego soy capaz de disfrutarlo, pero de entrada siempre me cuesta elegirlo. Quizá es por el tema portadas. En fin, a ver a raíz de los Bridgertone de Netflix me animo y le pongo remedio. Me alegro de que te haya servido para remediar la desgana lectora.

    ResponderEliminar
  3. Me gusta mucho este género y no conocía este libro así que me lo llevo más que apuntado.
    Muchas gracias por la recomendación

    Un saludo desde Schildy Mar de Letras

    ResponderEliminar
  4. Qué suerte que siempre sepamos a dónde acudir cuando otras lecturas no nos llenan.

    Tiene buena pinta y no la descarto.

    Un beso

    ResponderEliminar
  5. No es el estilo de novelas que me gusta leer, aunque las historias de hermanos gemelos siempre dan mucho juego. Estupenda reseña, me alegra que te haya gustado. Saludos

    ResponderEliminar
  6. Hola,
    Lo leí hace unos meses y creo que lo disfruté menos que tú, tengo los otros dos de la serie esperando, pero con la letra que tienen ya me cuesta leerlos jajajaj
    Espero disfrutar los dos siguientes
    Un besote

    ResponderEliminar
  7. Así como la portada me resulta muy atractiva, lo que nos cuentas sobre esta novela no me termina de convencer. Besos.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Unlimited

Entradas populares de este blog

El diablo también se enamora, de Eleanor Rigby

Piso para dos, de Beth O'Leary

Sólo mía, de Elizabeth Lowell (Only #2)

La solterona, de Jana Westwood #PremioLiterario2018

¿A quién teme el diablo?, de Pablo Palazuelo

Tan cerca del horizonte, de Jessica Koch

Me olvidé de mí

La hermana luna (Siete hermanas #5), de Lucinda Riley

El señor de la guerra, de Elizabeth Elliott

Primer sorteo del blog