María dos Prazeres, de Gabriel García Márquez


Sello: FLASH
Precio con IVA: GRATIS
Fecha publicación: 04/2019
Idioma: Español
Formato: eBook
Páginas: 25
ISBN: 9788417906009
Temáticas: Literatura contemporánea
Colección: Flash
Edad recomendada: Adultos

María dos Prazeres presagió su propia muerte, preparó su funeral, compró una tumba en Montjuic y se resignó a esperar en su pequeño piso de Gracia.
Barcelona es el escenario sobre el que Gabriel García Márquez, ganador del Premio Nobel de Literatura, sitúa este cuento donde la muerte se presenta como un último proyecto.








Como muchos de vosotros, yo tengo el kindle (¿os había dicho que me han regalado el nuevo Paperwhite?) lleno de libros; algunos los he comprado tras un impulso o una recomendación, y otros son de esos que los autores ponen gratis en algún momento y que se quedan en la biblioteca digital sin mucha esperanza de ser leídos. Uno de estos últimos es un relato de Gabriel García Márquez. Como me ha extrañado eso del sello FLASH, he mirado y pertenece a Penguin Random House, y lo definen como sello digital de textos breves (alrededor de 10 000 palabras) que ofrece la mejor literatura a un precio de 1,49 euros, o gratis, como es este caso.

Gabriel García Márquez es un escritor que me gusta mucho. No he leído toda su bibliografía, pero el poso que dejó en mí El coronel no tiene quien le escriba cuando la leímos en el colegio me hizo apreciar su manera de narrar, aparentemente simple pero cargada de significado. La soledad es el eje central de sus relatos, de sus historias; el paso de la vida, el mirar atrás, la tristeza de la costumbre... y de todo eso nos habla este relato / cuento / texto (yo no sé cómo definirlo) María dos Prazeres.
—Perdóneme esta facha de murciélago —dijo—, pero llevo más de cincuenta años en Catalunya, y es la primera vez que alguien llega a la hora anunciada.
He leído que lo escribió en 1979 y se publicó en 1992 en la colección Doce cuentos peregrinos. Interesante libro que buscaré porque, si bien antes me creía no lectora de relatos, cada vez los aprecio más. 
A pesar de sus años y con sus bucles de alambre seguía siendo una mulata esbelta y vivaz, de cabello duro y ojos amarillos y encarnizados, y hacía ya mucho tiempo que había perdido la compasión por los hombres.
No me gustaría hablaros demasiado de este cuento porque con nada que diga digo mucho. María dos Prazeres es un personaje que lo llena todo, con su mera presencia, con su búsqueda por dejar todo claro y arreglado antes de morir, con su manera de mirar el mundo, una manera algo triste, algo trabajada; la manera de quien ha vivido mucho y al final está sola. El autor, con estas páginas, nos pasea por esa Barcelona de tranvías, de posguerra pasada, de recuerdos, de pasado; nos habla de una vida truncada y difícil, la de María, que vino de lejos para sufrir y seguir viviendo. Pero todo esto nos lo cuenta como si no lo contara, con pequeños retazos literarios que engrandecen este relato
—Perdóneme —dijo—. Me he equivocado de puerta.
—Ojalá —dijo ella—, pero la muerte no se equivoca
.
Confieso que el final lo he leído dos veces, una primera rápida, como si no fuese a acabar así, y otra más lenta, despacio, muy despacio, para ver si mi comprensión era la correcta o no. El miedo impregnado en todo lo que María hace se ve contrarrestado con esa frase final y con esa mirada final. Ahora, el lector debe intentar pensar qué ha leído y qué le aporta lo que ha leído. 
Sólo había conocido una ansiedad semejante siendo muy niña en Manaos, un minuto antes del amanecer, cuando los ruidos numerosos de la noche cesaban de pronto, las aguas se detenían, el tiempo titubeaba, y la selva amazónica se sumergía en un silencio abismal que sólo podía ser igual al de la muerte.
Grande Gabriel García Márquez con sus descripciones tan parcas, con sus frases tan llenas de significado, con su manera de unir esa soledad del que viene de lejos, del que ha sufrido, del que ha sobrevivido y del que no tiene al lado nadie, con la misma vida y con los pequeños gestos que pueden encauzarla; con la falta de compañía, de ayuda, de solidaridad; con las ganas que me entran de traspasar sus páginas y ponerte al lado del personaje; incluso, con el amor y las miradas buenas... creo que podría estar un buen rato añadiendo puntos a esta lista, pero sé que no debo hacerlo, que vosotros ya me comprendéis.
En aquel instante, María dos Prazeres superó el terror de no tener a nadie que llorara sobre su tumba.

Como no soy quien para ir más allá de esta maravillosa y breve lectura, sí os invito, tras leerla, claro, a que entréis en este link donde una experta explica, con cuatro pinceladas muy certeras, lo más destacable de esta lectura. AQUÍ

Por cierto, he olvidado decirlo, pero el ebook tiene alguna ilustración, y yo os he puesto un par solo para vuestro deleite.

Si te ha gustado, sigue mi blog 




Comentarios

  1. ¡Hola! :)
    He encontrado tu blog gracias al hilo de twitter, te sigo.

    De Márquez la verdad es que leí dos o tres libros y no disfruté de ninguno, aun así tengo un par de títulos a los que quiero darle oportunidad de él, gracias por tu opinión, un beso.

    ResponderEliminar
  2. García-Márquez es uno de mis escritores de cabecera. Aunque este relato suyo no lo leí, pero por lo que nos comentas en tu reseña, merece la pena disfrutarlo. Besos.

    ResponderEliminar
  3. Muy buen post Carmen, Yo aún no he leído nada de este autor, pero lo tendré en cuenta, besos

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Unlimited

Entradas populares de este blog

Me olvidé de mí

Piso para dos, de Beth O'Leary

¿A quién teme el diablo?, de Pablo Palazuelo

El diablo también se enamora, de Eleanor Rigby

La solterona, de Jana Westwood #PremioLiterario2018

Sólo mía, de Elizabeth Lowell (Only #2)

Tan cerca del horizonte, de Jessica Koch

El último día de mi vida, de David Orange #PremioLiterario2018

El hombre fetichista, de Mimmi Kass #retoíntimo

El señor de la guerra, de Elizabeth Elliott