El secreto de Helena, de Lucinda Riley

Título: El secreto de Helena
Autor Lucinda Riley
Sello: PLAZA & JANÉS
Fecha publicación: 04/2019
Idioma: Español
ISBN: 9788401021909
Temáticas: Narrativa romántica, Novela negra y thriller
Colección: Exitos
Edad recomendada: Adultos

Dicen que los que se alojan en Pandora se enamoran. 
Hace veinticuatro años, durante unas vacaciones mágicas en Chipre, Helena se enamoró por primera vez. Ahora regresa a Pandora, una casa hermosa pero en muy mal estado que su padrino le ha dejado en herencia, para pasar el verano junto a su familia. No obstante, la idílica belleza de Pandora esconde muchos secretos, secretos que durante años Helena ha sido capaz de ocultar a su marido, William, y a su hijo Alex, que, con solo trece años, se debate entre proteger a su madre o averiguar la verdad sobre su verdadero padre. 
El delicado equilibrio de la vida de la protagonista se rompe cuando coincide por casualidad con su antiguo amor y su pasado y su presente chocan por fin. Helena sabe que su vida y la de su familia no será la misma en el momento en que los secretos de Pandora salgan a la luz.

De amantes por la lectura están las redes llenas, al menos las mías; e iniciativas hay muchas, así que cuando una autora cuyos libros me gustan decide organizar una "sociedad literaria" online, pues voy yo y participo. Eso sí, con algo de retraso, pero es que a todo no llego, por mucho que ponga empeño, os lo aseguro.

El primer libro votado por los seguidores de Anna Casanovas en instagram fue El secreto de Helena, de Lucinda Riley; así que ese fue el que leímos en febrero. Yo también, pero fiel a mi desfase lectura - blog, aquí os traigo mi opinión, con ánimo de que no me lo tengáis en cuenta.

Lucinda Riley es ya veterana en mis lecturas y me gusta, me gusta mucho; sus historias tienen siempre (o casi siempre) un componente familiar, con pasado y presente, y con consecuencias, además de una magnífica ambientación que nos traslada a épocas anteriores. El secreto de Helena ha sido toda una sorpresa. La lectura comienza con Alex, protagonista y narrador de la historia, el hijo de Helena, en 2016, cuando visita la propiedad de Pandora, en Chipre, desde donde recordará lo que pasó la última vez que estuvo allí, diez años antes. A partir de entonces, nos trasladaremos a 2006 y conoceremos a Helena, cuya historia va ligada a esa casa en cierta manera, y seremos conscientes de que hay un secreto. 
Helena giró el rostro hacia el sol pensando en la familia Chandler; y se preguntó si una persona hacía un pacto con el diablo, si engañaba desde el principio, la vida siempre encontraba la manera de hacerle pagar la deuda. Si así era, aún tenía que pagar la suya...
Una novela de narrativa cuidada y de carácter familiar en la que un secreto puede trastocar el presente, que no es presente realmente sino pasado, de una mujer. Es verdad que comenzamos a leer diez años después con ese niño, que ya no es tan niño, que regresa a Pandora, donde se queda a solas con sus recuerdos; esos recuerdos los viviremos a través de las hojas de un diario que escribe el propio Alex y, además, a través de lo que ocurre ese verano de 2006 que lleva a Helena al pasado.
La vida es como una sucesión de fichas de dominó cayendo una tras otra, todo está conectado. La gente dice que puedes deshacerte del pasado, pero no es cierto, porque forma parte de quién eres y de en quién te convertirás.
...incluso ahora, con su décimo aniversario de boda a la vuelta de la esquina, William tenía a veces la sensación de que no podía llegar a ella. Había en su esposa un aura, una distancia, incluso cuando la tenía desnuda en sus brazos, cuando se tenían todo lo que dos personas podían unirse físicamente, había una parte de ella que no estaba allí.
Al principio, navegué en la incertidumbre de estar ante una novela aparentemente obvia para luego confirmar que era una novela sencillamente complicada, con esa facilidad conocida de esta autora para extraer lo mejor de una historia, de forma muy visual y muy amena. Lucinda Riley sabe enlazar sus tramas de una manera entretenida, fluida y, en este caso, real, consiguiendo que vayas pasando de una página a otra casi sin darte cuenta. Y, curiosamente, no ha sido lo que esperaba leer, y eso me ha gustado mucho más.
Me pregunto ahora por qué los humanos detectan el mapa de la vida que parecen sus cuerpos cuando un árbol como este, o un cuadro descolorido, o un edificio abandonado, es admirado por su antigüedad.
¿De qué habla la novela? Habla de familia y de amistad, habla del amor entre las personas y de cómo se necesitan, y habla de la verdad y la no verdad, que no sabemos si es mentira en sí. Todo esto es lo que influye en la felicidad, concepto algo ambiguo en sí mismo, de una mujer que cambió su sueño al tomar una decisión. Muestra cómo el no saber puede condicionar la vida de un niño y, luego, cómo el saber reestructura su futuro. Hay un momento en el que Alex dice quiere conocerme a mí que te acerca más a las incertidumbres del niño y a cómo construye su realidad.
Muchas veces pienso que si alguien pudiera reunir a los millones de peluches que hay en el mundo e interrogarlos sabrían mucho más acerca del niño con el que duermen los propios padres. Y solo porque escuchan sin interrumpir.
Hace muchos años leí un libro que me encantó de Ángela Becerra y recuerdo que la historia, maravillosa, al llegar al final me descolocó. La autora le quiso dar un aire de cierre de círculo que para mí fue innecesario; esto no desvirtuó mi sensación global de la lectura ni cambió el gran recuerdo que tengo de ella y de los sentimientos expresados en ella. Con El secreto de Helena me ha pasado una cosa similar. Ya os he dicho que me parece que esta autora tiene una magnífica capacidad para contar historias sin ser muy descriptiva ni muy intimista, pero perfilando muy bien a los personajes y acabando transmitiendo sentimientos, tanto por la historia en sí como por los hechos que ocurren. Si bien al final del libro me he sentido muy cerca de Alex y de sus propias dudas, ese cierre de círculo, ese "las cosas ocurren por algo", a mí, me ha sobrado, aunque entiendo el motivo por el que lo ha puesto. De hecho es bonito, muy bonito, y hace que se te quede buen sabor de boca, añadiendo una pequeñísima historia de amor a esta novela, pero, para mí, no era necesario. Eso sí, os digo que no desmerece el resto y el recuerdo que tengo de ella es maravilloso.

En resumen, ha sido una historia muy entretenida que he leído en un domingo entero; muy al estilo de ella, aunque diferente en estructura y composición, muy visual, casi puedes estar viendo la serie o película que grabarían en torno a esta familia; familia, mentiras, secretos, amor, hijos, madres... en definitiva, las cosas son como son y tus decisiones te llevan hasta donde te encuentras, para bien y para mal.

Espero llegar a tiempo (aunque ahora lo veo difícil) a la lectura del mes de marzo.





Comentarios

  1. La portada me gusta y me atrae. tiene muy buena pinta Carmen, muy buen post guapetona

    ResponderEliminar
  2. Hola, Carmen
    Muchísimas gracias por unirte a la sociedad literaria ��. Me alegro mucho de que hayas disfrutado con la lectura, coincido contigo en que la señora Riley tiene mucho talento y en que voy a leer siempre que pueda sus libros. Me ha encantado el fan art que has hecho, es precioso, y el Alex que has elegido es perfecto. Ojalá podamos compartir muchas lecturas ��

    ResponderEliminar
  3. Me gustó mucho aunque no tanto como la saga de las siete hermanas. Me recordaba constantemente a "Mamma mía"
    Besos

    ResponderEliminar
  4. No leí nada de Lucinda Riley, pese a que veo que es una autora que gusta mucho. Lo que leí en reseñas y comentarios sobre la saga dedicada a las Siete Hermanas me atraía, pero el que fuera una saga larga, no me atrae mucho iniciarla. Aunque veo que esta novela te gustó, no me termina de convencer. Besos.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Unlimited

Entradas populares de este blog

Me olvidé de mí

Piso para dos, de Beth O'Leary

¿A quién teme el diablo?, de Pablo Palazuelo

La solterona, de Jana Westwood #PremioLiterario2018

El diablo también se enamora, de Eleanor Rigby

Sólo mía, de Elizabeth Lowell (Only #2)

Tan cerca del horizonte, de Jessica Koch

El último día de mi vida, de David Orange #PremioLiterario2018

El hombre fetichista, de Mimmi Kass #retoíntimo

El señor de la guerra, de Elizabeth Elliott