El despertar de Belle, de Catherine Roberts

Nº de páginas 288
ISBN: 9788413483283
Publicación: 23/01/2020
Tema Histórica
Colección HQÑ

Una red de engaños, mentiras y sensualidad.

La plácida vida de Belle-Marie Du Berry, joven y traviesa condesa de Chambord, está a punto de ponerse patas arriba. Huérfana de madre, criada por un viejo conde huraño y dedicado a la caza, Belle es algo salvaje para su posición y no entiende como debería de bailes y de modales, por lo que la idea de tener un nuevo profesor particular que la instruya en materias intelectuales la horroriza y pretende burlarse de él a su llegada.
Belle no sabe que caerá en las redes del amor y la pasión con el joven, guapo e inteligente profesor español contratado por su padre, un noble arruinado en búsqueda de la salvación del patrimonio de su familia. Marco tampoco imagina todo lo que le espera en Francia: mujeres libertinas, bailes, secretos, asesinatos y una joven alumna algo rebelde.


No sé exactamente qué me hizo activar la casilla de esta novela cuando la vi entre las novedades de Harpercollins Ibérica del mes de febrero de este año. De hecho, tengo la novela en papel, publicada con anterioridad bajo otra editorial, sin leer. La sinopsis me pareció interesante y, como suelo leer novelas románticas de época, pensé que sería una buena lectura para mí, pero no ha sido así, y lo siento, porque buscaba algo que esta historia no ha sabido darme.  No creo que sea un noerestúsoyyo, pero podría ser.

La novela se desarrolla en Francia, durante la Ilustración (interesante ese siglo XVIII), y los protagonistas son una joven educada de una manera inusualmente masculina, no tanto por haberse quedado huérfana de madre al nacer sino más porque su padre ha querido que no fuera una mujer remilgada y simplona sino alguien con las herramientas suficientes para pensar y decidir, y un joven noble español, perteneciente a una familia venida a menos, que contratan para ser su maestro, sobre todo en las disciplinas más modernas que aseguraban el conocimiento como herramienta para combatir la ignorancia, la superstición y la tiranía. 
Es algo que solo los nobles de la Corte vemos, el pueblo lo sospecha, pero ni se imagina cuánta razón tienen sus chismes. Por eso somos nosotros, los nobles iluminados con la verdad, los nobles ilustrados, valientes de corazón y nunca sumisos a cualquier precio, los que debemos ayudar al pueblo a entrar en la era de razón.
Uno de los puntos fuertes de esta novela, y quizá la parte más interesante, es el trabajo de investigación que se refleja en una ambientación muy real a nivel de personajes: Jean-Jacques Rousseau, el matemático Jean le Rond D'Alembert, Denis Diderot o el físico Denis Papin, inventor de la olla a presión (1679), entre otros. Es verdad que aquí la autora se ha tomado alguna licencia colocando a Denis Papin junto a personajes algo posteriores; esto es algo extraño aunque habitual, y más teniendo en cuenta que esta novela es romántica y no histórica.
-¿Usted  también apoya esas ideas absurdas, madame Dupin? -replicó Gastón de Orleans, con agrio desprecio-. En fin, supongo que pensar así está de moda, pero ¿no creerán en serio que la opinión de la plebe puede importar algo?
Los cambios en el pensamiento de una parte de la alta sociedad, de eruditos y estudiantes, que creían que dicho pensamiento estaba por encima de lo que ya establecido, están patentes a lo largo de toda la trama. Dentro de este movimiento se encontrarán muy a gusto los protagonistas, y gracias a él se van acercando, aunque sea poco a poco, hasta no poder separarse.
Lo primero y fundamental es brindarles algo que les es negado: educación. Un conocimiento de la historia. Sin conocer el pasado no se puede comprender el presente, ni vislumbrar las necesidades del futuro.
Un texto cómodo pero demasiado obvio, cuya parte romántica no ha llegado a encajarme y del que yo esperaba demasiado, y cuya parte más cierta, o real, quedaba desmerecida por el giro que da la historia hacia la erótica y algo también hacia la intriga. A veces, esas sorpresas en una trama funcionan muy bien, y consiguen que mi atención sea mucho mayor, pero hay otras, como es este caso, que no llegan a ajustarse muy bien conmigo. He tenido la sensación de que las cosas se desarrollaban de forma forzada, sin favorecer mi acercamiento a los personajes ni a la historia en sí.  No sé si llego a comprender qué esperaba la autora construyendo esta historia alrededor de estos personajes, que, bajo mi punto de vista, podrían haber dado más de sí.

Con todo ello no quiero decir que sea un mal libro, depende de lo que esperes o necesites en el momento que la leas; si tú buscas una novela de tintes eróticos y con una trama aparentemente compleja que se va desligando de forma sencilla, por no decir simple, puede interesarte esta historia.
Lo miré a los ojos, muy de cerca, y me torné seria para decirles las cosas claras-. Te deseo, no solo por tu figura y tu planta española, también por tus ideas, por tu templanza, por tu sinceridad y tu ternura, por tu nobleza y bondad de corazón... Deseo hacer todo eso mío...
Es verdad que lo he leído rápido, con ganas de terminar, porque me estaba costando avanzar. Curiosamente, lo mejor de todo para mí es ese giro que da al final. El último capítulo me parece muy inteligente y muy acertado, y me ha hecho pensar en qué me había fallado en la historia y porque tenía ese pensamiento negativo. Probablemente haya sido debido a esa sensación de que había muchas cosas juntas y de que todo iba muy rápido. Lo dicho, no era lo que yo necesitaba. Yo hubiera preferido algo más cargado, más completo, más pausado y con más lógica. Todo es cuestión de gustos; estoy convencida, y así lo he leído en opiniones de otros lectores, que la novela ha gustado, pero para mí es fácilmente olvidable.


Si te ha gustado, sigue mi blog 




Comentarios

  1. Hola!
    Siempre no se puede acertar. Es una pena que no la hayas disfrutado.
    Saludos

    ResponderEliminar
  2. De vez en cuando nos toca un libro así, que lo leemos rápido para terminarlo cuanto antes, muy buen post guapa

    ResponderEliminar
  3. No se si el tomarse licencias encajaría en lo que ocurre con los personajes que no son coetáneos, ni siquiera en una novela romántica. ALgo me dijeron hace tiempo de esta novela y aunque en su momento llamó mi atención, la dejé pasar.

    Que pena cuando nos llevamos estos chasquitos.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  4. No me termina de convencer y despues de leerte lo voy a descartar.

    Saludos

    ResponderEliminar
  5. Tu total honestidad es un respiro de aire fresco y se agradece!!

    ResponderEliminar
  6. Que pena cuando sucede eso con una novela. Por mi parte tengo el libro en mi lista de deseos pero tras tu reseña baja puestos.
    besos

    ResponderEliminar
  7. Me gusta lo que nos cuentas sobre la ambientación de la novela, pese a algunas licencias que se toma la autora, pero ya se me desinfla el interés, sobre todo por lo que nos comentas en que las cosas se desarrollan forzadas. En mi caso, no me importa encontrarme con escenas eróticas -siempre que estén descritas con delicadeza, y no brutas-, y de intriga. En fin, otra que pasa a la lista de los no pendientes. Besos.

    ResponderEliminar
  8. Hola!!!
    Como soy fan de este género me llamó mucho la atención cuando la publicaron bajo otro sello, pero ya lo que leí sobre ella, hizo que la tachara. No sé ahora que ha provocado que la vuelvan a editar -aunque me alegro por la autora-, con lo mucho nuevo que hay y merece tanto la pena, es curioso, que vuelvan a publica novelas que en su momento ya no tuvieron muy buenas opiniones, Todo un misterio
    me cuadra lo que comentas con lo que ya había leído sobre ella, así que, vuelvo a descartarla ;)
    Un besote

    ResponderEliminar
  9. Hay muchos libros fácilmente olvidables jajaja pero no por ello menos divertidos de leer. Soy de las que opina que no todos los libros tienen que ser épicos o revolucionarios, hay momentos en los que algo entretenido y divertido que te haga pasar un buen rato es lo que mejor te viene :D

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Unlimited

Entradas populares de este blog

Me olvidé de mí

Piso para dos, de Beth O'Leary

¿A quién teme el diablo?, de Pablo Palazuelo

El diablo también se enamora, de Eleanor Rigby

La solterona, de Jana Westwood #PremioLiterario2018

Sólo mía, de Elizabeth Lowell (Only #2)

Tan cerca del horizonte, de Jessica Koch

El último día de mi vida, de David Orange #PremioLiterario2018

El hombre fetichista, de Mimmi Kass #retoíntimo

El señor de la guerra, de Elizabeth Elliott