Sirenas de papel, de Mireia Raga


Caladora es un lugar peculiar. Un pueblo costero que, antaño habitado por pescadores, cuenta con leyendas que llegan desde el corazón del océano.

Allí vive Odette, una joven que ha crecido rodeada de libros y su vía de escape es escribir todo lo que su creatividad le permite. Pronto irrumpirá en su vida su hermano Hugo, artista e ilustrador, para demostrarle que no hay nada más poderoso que la imaginación.
Ambos conocerán a Juniper, una prometedora joven al frente de su propio negocio que llega al pueblo por asuntos de trabajo, y pronto se encontrará a sí misma viviendo un amor tan intenso como irrealizable entre las olas de la costa dorada.
Sirenas de papel es una llamada a la imaginación y a la escritura para acercarlas a todos los lectores que nunca han dejado de soñar en lo imposible, con un trasfondo de respeto por la naturaleza y los animales.
Bienvenidos y bienvenidas: Caladora os espera.

Leer la primera novela de alguien tiene algo de especial. Quizá es porque puede que estés ante el comienzo de algo, o simplemente porque descubrir es lo que a los lectores siempre nos gusta. Sirenas de papel es la primera novela de una joven escritora, Mireia Raga, publicada por la editorial Samaruc.

He tenido la suerte de que la novela llegue hasta mí, y aunque no puedo decir que haya sido increíble, creo que es una de esas historia que va creciendo mientras la lees y que se gana un hueco en tu corazón lector.

La historia de Sirenas de papel se te va mostrando poco a poco, con esos personajes sencillos, que se encuentran en un entorno maravilloso que se convierte casi en otro personaje de la novela, el pueblo de Caladora, que permanece aislado, con su propia vida y su propio corazón. Aunque la protagonista sea claramente Juniper, una chica con un corazón enorme, tranquila y trabajadora, a la que le gusta ver la belleza que tienen las cosas, hay otros personajes que afectan en ese viaje que recorrerá la propia Juniper hasta conocerse a sí misma: Hugo, su hermana Odette, el pueblo y sus habitantes. La historia les va envolviendo a todos poco a poco, a lo largo del texto, y, a la vez que Juniper va conociendo al pueblo, los personajes se van acercando entre ellos.
—Creo que este lugar es inteligente y nos muestra sus secretos cuando quiere mostrarlos —respondió ella.—June, esto es un pueblo, no un robot.—Lo sé, pero amigo, no infravalores a la propia naturaleza.
Con un principio algo incierto, sobre todo porque me he tenido que acomodar a la narración de Mireia, no tanto porque sea incómoda o no correcta, sino porque quizá incluye demasiado sentimiento en una misma frase, poco a poco los personajes se han ganado un hueco en mi corazón lector, siendo cada vez más importantes en el devenir de la trama. Son personajes tiernos, maravillosos, aparentemente sencillos, vitales, cercanos; y todo con un halo casi de magia. Aunque no sea el fin último de la novela, sí quiero remarcar que, para mí, la autora, con su novela, nos permite ser testigos de cómo dos almas se reconocen, y esto ya dice mucho de la historia.
—¿En este pueblo sois todos artistas? —susurró Juniper.—No, pero creemos en los sueños —susurró él también.
Centrándome en el cómo, resulta un libro, o una novela, que busca plasmar sensaciones: sensaciones de los personajes, sensaciones de vida, de luz, de comunión con la naturaleza; y todo con esas casas, ese mar, ese surf y ese pueblo que guarda secretos; todo con la sensación de que se puede sacar lo mejor de uno mismo, de una manera tranquila y sosegada.
—¿Hoy es el día en el que me vas a enseñar tus grandes obras?—Hoy es el día en que te digo que algún día te las enseñaré.—Ese día ya pasó.—¿Qué hay de malo en repetir los días?
La esencia de cada uno forma parte de lo que mejor tenemos. Hacer y conseguir desarrollar es conocerse a uno mismo.
Sin duda, el texto me ha ganado al final; cuando empecé a leer no las tenía todas conmigo pero después ha conseguido engancharme ese tono romántico sin trauma que te lleva de la mano hacia un lugar que no sabemos que existe.

Si lees Sirenas de papel, verás que la autora ha construido una historia sobre la vida, sobre la felicidad y sobre los sueños, mezclando en cierta manera arte y literatura con el devenir de lo que va ocurriendo. Aunque intuía algo sobre el camino que toma la historia, no ha dejado de sorprenderme el cierre de la novela, que le da razón al todo. El texto juega con lo que yo llamo sabores lectores, entre el dulce y el amargo, y siempre con mucho sentido. Como ya os he dicho, es una historia sencilla, casi como un cuento, y averiguar si hay moraleja o no es uno de los objetivos de la lectura; es como un canto a la parte que nos hace especiales y un canto a lo que somos capaces de hacer; es la fuerza del amor como hilo conductor para encontrar tu propio camino; siendo un amor de muchos tipos.
La suerte no existe por sí misma. El trabajo, la constancia y la paciencia sí. Eso es tener estrella, saber manejar las situaciones y buscar la mejor solución.
Una de las partes más interesantes de esta novela es cómo la autora construye un escenario en el que tú, como lector, te encuentras cómodo y a gusto, creyendo que pisas tierra firme, cuando, de pronto, cambia la percepción de lo que estás leyendo para demostrarte que a veces las cosas no van por donde pensabas que iban a ir.
Ese lugar no tiene magia, la magia la crean las personas que viven allí. Y eso, junto con las condiciones favorables del pueblo, convierten a Caladora en algo especial.
Como novela, como historia, está muy bien, es muy bonita. Define bien lo que puede llegar a ser esa necesidad de amar y de explorar los sentimientos que se pueden llegar a tenerNarrativamente, he tenido la sensación de que iba de menos a más, con algunos detalles a mejorar pero ganándose mi atención con esa poesía impregnada en las palabras, sin llegar a ser un texto muy lírico aunque sí intentándolo con el significado de las mismas.

Otra pequeña novela para descubrir. Si os han entrado ganas, lo podéis comprar AQUÍ







Comentarios

  1. Creo que este libro me puede gustar, pinta muy bien. Aunque la portada no me mola mucho, muy buen post Carmen, besos

    ResponderEliminar
  2. Lo apunto, me gusta lo que cuentas y parece muy interesante. Gracias

    ResponderEliminar
  3. ¡Hola! Me temo que no es mi tipo de libro pese a que me gusta lo que cuentas. Creo que lo dejaré pasar.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  4. Me alegra que te haya gustado. No lo veo para mí pero parece una buena primera novela
    Besos

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Unlimited

Entradas populares de este blog

Me olvidé de mí

Piso para dos, de Beth O'Leary

¿A quién teme el diablo?, de Pablo Palazuelo

La solterona, de Jana Westwood #PremioLiterario2018

El diablo también se enamora, de Eleanor Rigby

Sólo mía, de Elizabeth Lowell (Only #2)

Tan cerca del horizonte, de Jessica Koch

El último día de mi vida, de David Orange #PremioLiterario2018

El hombre fetichista, de Mimmi Kass #retoíntimo

El señor de la guerra, de Elizabeth Elliott