Desayuno con amor, de Corín Tellado #minirreseñas


Alexandra, una joven psicóloga divorciada, no podía creer que aquel apuesto muchacho llamado Pablo era la persona que le enviaba la Oficina de Empleo para atender a su desesperada solicitud de una «chica para todo». Pero a pesar de su sorpresa y disgusto inicial, Pablo resulta ser un compañero tierno y alegre para su hijo y su perro, además de atender las tareas de la casa con auténtica destreza. Muy pronto la casa se llena de vida y un ritmo familiar envuelve de felicidad a todos. Mientras, Alexandra se ocupa de los pacientes en su consulta, recupera su vida social y sale a menudo con Enrique, un abogado que quiere casarse con ella.
Poco a poco, la naturalidad y la ternura de Pablo van haciéndose un sitio en el corazón de Alexandra. Más allá de la relación profesional que les une, ambos se ven desbordados por una atracción que traspasa todas las barreras sociales y culturales. Alexandra sabe que tarde o temprano deberá decidir entre continuar su relación con Enrique o dejarse llevar por la pasión que siente por Pablo y asumir las consecuencias...

Pues no había leído nada de Corín Tellado. Es una de esas escritoras de las que he oído hablar, y mucho, pero de las que mi madre no tenía libros suyos por casa que me invitaran a leer, o eso creía yo hasta que encontré esta edición de Círculo de lectores. Como me encajaba el momento y el tema, me decidí a tachar esta autora de mi lista de pendientes. Así que ya puedo decir que he leído un Corín Tellado. No sé si Desayuno con amor es de sus mejores historias o de las normalitas, porque no puedo comparar con otras de sus novelas; lo que sí puedo decir que ha estado bien.

La situación es muy simple y cómica: Alexandra, una mujer adulta, divorciada, trabajadora y con un hijo pequeño, necesita urgentemente una asistenta del hogar para que limpie y organice su casa, además de cuidar de su hijo Daniel, mientras ella pasa consulta. Por las circunstancias, será Pablo, que se encuentra económicamente en una situación extrema, quien optará a ese trabajo.

Se lee de un tirón pero con tranquilidad. Es una pequeña novela simpática sobre el encuentro de dos personas y sobre cómo se enamoran. Así de sencillo. Es bastante rápida pero no te da la sensación de que se quede nada en el aire ni de que pase por encima de los personajes o de las situaciones, sino que va directo a lo que interesa. Tiene sus momentos divertidos, con el añadido de la ternura que puede aportar un niño de unos nueve años en el corazón del protagonista, porque para mí el protagonista absoluto es él, es Pablo.
—¿Que nos queda si perdemos la ilusión de amar y sabernos amado?—continuó Pablo, elocuente—. Si ya no amamos es mejor soltar las amarras y arriesgarse a que la marea nos arrastra puertos menos propicios... o tal vez a los destinos que soñamos.

No se ha complicado mucho la trama la autora, pero creo que juega bastante bien con el equilibrio entre la parte sentimental, el romance y, como ya os he dicho, la ternura. Tenemos exmarido, tenemos atracción, tenemos momentos compartidos, tenemos amistad, tenemos decisiones y tenemos un final feliz, lógicamente.

Los personajes, a pesar de la brevedad de la historia, están bien dibujados, tienen una parte interior interesante y un proceso, incluso, de cambio. A mí lo que más me ha gustado es ese perro maravilloso con ese niño de lengua inteligente, y la relación que establecen con Pablo; creo que quizá es la parte más bonita de todas.

Ha resultado una opción muy entretenida y certera para leer algo que te deje buenas sensaciones. No va más allá, no busca una lectura inolvidable. Sin duda, creo que no será el último de sus libros que lea. 

Para quien denosta sus novelas, aquí le dejo sus palabras:
"Ni soy romántica ni escribo novelas románticas. Soy positiva y sensible, y escribo novelas de sentimientos, que no es lo mismo. Para mí, la novela puede ser sentimental, no me molesta que me encasillen en la novela rosa, pero es evidente que muchos ignoran que la denominación rosa procede de cuando las tapas de la novela eran de ese color. El amor nunca pasa de moda y aunque mis novelas puedan parecerse entre sí, todas son diferentes. El desamor es lo que más está presente en ellas".




Comentarios

  1. Hola, Carmen:
    Qué hermoso recuerdo de mi madre has conseguido provocar en mí gracias a esta reseña. Corín Tellado, Carlos de Santander y otros autores de romántica o novelas del corazón eran las que solían leer mi madre y mis tías. Mi madre desapareció hace ya muchísimos años y mi última tía el pasado mes de enero, pero me recuerdo de niño acompañándolas hasta el kiosko-librería donde compraban sus Revistas y sus novelitas de estos autores. También en esos años en mi ciudad estas novelitas igual que las del Oeste y/o policíacas se podían cambiar por otras también usadas en ciertos kioskos. Un mundo desaparecido que en el fondo es parte de la vida vivida en mi niñez. Por entonces era literatura denostada, algo que cambió gracias a Dios cuando se descubrió que tras los nombres -muchos de llos ficticios- de sus autores se escondían buenos escritores la mayoría represaliados por el Régimen franquista y que gracias a su facilidad de escritura pudieron ellos salir adelante y hacer la vida más agradable a sus lectores víctimas también de la dictadura.
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Justo mi madre y yo hablábamos exactamente de eso y a ella también le ha entrado morriña.
      Un abrazo

      Eliminar
  2. La verdad es que este libro no me termina de llamar. Lo voy a dejar pasar.

    Saludos

    ResponderEliminar
  3. Pues como tú había oído mucho de la autora pero de momento no he leído nada suyo, pero mira tendré en cuenta este libro, tiene buena pinta, besos y buen post

    ResponderEliminar
  4. En mis años mozos leí alguna que otra novela de Corín Tellado, porque en aquella época era más bien de Marcial Lafuente Estefanía, y sus novelas del oeste. Se leía dos o tres novelas del repertorio de ambos y ya se podía decir que uno se familiarizaba con su narrativa, porque muy pocos elementos cambiaban de una novela a otra. Me alegra saber que, por fin, puedas decir que has leído a Corín Tellado, sobre todo por lo que te acabo de mencionar en este comentario. Besos.

    ResponderEliminar
  5. Hola
    Mira que leí y leí, hasta releí, libros de esta escritora….estamos hablando de muchos, muchos años que hace que leo, y antes no había tanta variedad en el mercado. Leyendo tu reseña, no me acuerdo de él, pero si que en esos tiempos, este libro(de CL wowww)seguro q es una reedición, sus novelas eran así, tal como dices, sencilla y que se “ventilan” muy rápidamente…la diversión, el romance y ese toque sentimental recuerdo que eran componentes de muchos libros de esta gran escritora….siempre donde haya un niño en la trama,me atrapa, y como hace mucho que no leo de ella(con todo lo q leí, no tengo ningún libro de Corin tellado) me lo voy anotar
    Un besito

    Otro Romance Más
    #devuelvocomentarios
    #Portémonosbien

    ResponderEliminar
  6. ¡Hola! Yo la verdad es que a la autora no la conocía y me has dejado con ganas de darle una oportunidad. Este libro en particular no me acaba de llamar la atención, así que no creo que me anime con él, pero sin duda voy a investigar a Corin para ver qué mas tiene que ofrecer.

    Un beso, nos quedamos por aquí como nuevas seguidoras.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Unlimited

Entradas populares de este blog

Me olvidé de mí

Piso para dos, de Beth O'Leary

¿A quién teme el diablo?, de Pablo Palazuelo

El diablo también se enamora, de Eleanor Rigby

La solterona, de Jana Westwood #PremioLiterario2018

Sólo mía, de Elizabeth Lowell (Only #2)

Tan cerca del horizonte, de Jessica Koch

El último día de mi vida, de David Orange #PremioLiterario2018

El hombre fetichista, de Mimmi Kass #retoíntimo

El señor de la guerra, de Elizabeth Elliott