La chica nueva, de Daniel Silva

Traductora: Victoria Horrillo Ledesma
408 páginas
Publicado por HarperCollins Ibérica S.A. el 4 de marzo de 2020
Idioma: Español
ASIN: B084D1CLF8

LO QUE ESTÁ HECHO NO PUEDE DESHACERSE…
En un exclusivo colegio privado suizo, el misterio envuelve la identidad de una niña de cabello negro que llega cada mañana acompañada por una escolta digna de un jefe de estado. Dicen que es hija de un empresario muy rico.
En realidad su padre es el todopoderoso Jalid bin Mohamed, el ahora denostado príncipe heredero de Arabia Saudí y otrora aclamado por la comunidad internacional por su promesa de emprender reformas religiosas y sociales. Jalid es ahora objeto de duras críticas por parte de todos los gobiernos debido a su implicación en el asesinato de un periodista disidente. Y cuando su única hija es secuestrada, recurre al único hombre capaz de encontrarla antes de que sea demasiado tarde.
Gabriel Allon, el legendario jefe del servicio de inteligencia israelí, ha pasado gran parte de su vida persiguiendo a terroristas. Entre ellos, a numerosos yihadistas financiados por Arabia Saudí. El príncipe Jalid se ha comprometido a romper al fin el estrecho vínculo que une a su reino con el Islam radical. Solo por ese motivo, Gabriel le considera un colaborador valioso, pese a que no se fíe de él. Juntos forjarán una alianza precaria en una guerra secreta por el control de Oriente Próximo. La vida de una niña y el trono de Arabia Saudí están en juego. Tanto Allon como Jalid se han creado numerosos enemigos.
Y tienen mucho que perder.
EN EL MUNDO DE LOS ESPÍAS LAS VENGANZAS TAMBIÉN PUEDEN SER PERSONALES.

Supongo que como lectores acérrimos que sois, os habréis encontrado alguna vez con una novela cuyos personajes vienen de otras; son las famosas series, que no sagas, ya que las historias que se narran en cada una de ellas son independientes pero los personajes, o sus descendientes, son comunes y guardan cierto hilo argumental. Pues esto me ha pasado con La chica nueva: algunos de los personajes principales, o esenciales, de esta historia tienen un pasado, contenido en otras novelas. Si bien normalmente esto no me gusta, os puedo asegurar, una vez terminado el libro, que no ha sido un inconveniente. Incluso diría que me ha ocurrido lo contrario, ya que me han entrado ganas de descubrir todo ese pasado en común que tienen Gabriel Allon, Sara Bancroft y los demás

Para no avanzar más de lo que toca, os diré que La chica nueva nos habla del secuestro de la hija de un príncipe saudí, quien se pone en contacto con una antigua colaboradora suya, Sara Bancroft, ex-agente de la Cía, que a su vez llama al Director de la inteligencia israelí, Gabriel Allon, para pedirle ayuda. Este sería el planteamiento inicial de esta novela, pero, como os podéis imaginar, las cosas no se quedan ahí, y comenzaremos a vivir intrigas políticas, engaños, búsquedas, pactos entre enemigos, y mucho espionaje y contraespionaje. Saltamos del MI6 al servicio secreto estadounidense, pasando por los israelitas, sus enemigos los saudí, y sin olvidarnos de los rusos; el mundo globalizado del poder, la información y el dinero.
—¿Puedes arreglarlo? —preguntó Macmillan.
—¿El qué?
—La visita privada a la Colección Al Bakari, claro.
—Es mala idea, Jalid.
—Eso mismo contestó mi padre cuando le dije que quería concederles a las mujeres de mi país el derecho a conducir.
Ha sido un placer leer esta novela de espías, escrita con la rapidez y el interés que despierta un buen thriller y con el dinamismo de una lectura llena de acción, al puro estilo de guerra fría pero en la actualidad, sin desmerecer el gran trabajo hecho con los personajes y su evolución. Creo que con esto os resumiría muy bien lo que ha supuesto esta lectura y todo lo que os pongo a continuación es sencillamente un añadido.

Me ha gustado mucho por varias razones: por lo bien que están definidos los personajes, por esa parte tan aséptica, directa y activa en la que todo se desarrolla, y por el doble matiz de esa chica nueva. La actualidad política y social impregna lo que ocurre en la historia, apoyando la novela y dándole credibilidad. Además, juega mucho con las motivaciones de los personajes en ese momento vital en el que se encuentran, influyendo así en todo lo que se precipita.
Costaba imaginar que más allá de la frontera con Siria, a escasa distancia de allí, reinaban el caos y la guerra civil. O que a unos quince kilómetros al este, sobre el huesudo espinazo de las colinas, se hallaba una de las poblaciones palestinas más conflictivas de Cisjordania. O que la Franja de Gaza, aquel festón de miseria y resentimiento, quedaba a menos de una hora en coche por el sur. En el Tel Aviv elegante y moderno, se dijo Sarah, podía perdonárseles a los israelíes que creyeran que el sueño del sionismo se había logrado sin coste alguno.
—A veces uno solo puede fiarse de sus enemigos —repuso Gabriel.
—¿Puedo fiarme de usted?
—No sé si le queda otro remedio.
No sé en qué punto comienza Gabriel Allon en el primer libro de la serie, y quizá la mayor duda que tengo es justo esa, cómo será encontrarme con un Gabriel más joven, sin lazos familiares y dispuesto a comerse el mundo, porque en La chica nueva es alguien maduro, con la serenidad que da el conocimiento y la experiencia. En estos momentos se muestra como alguien inteligente, frío, callado, calculador, tranquilo y con las cosas muy claras; es de esas personas que parece que no hace nada pero todo tiene su razón; me encanta su manera de resolver los conflictos y cómo es capaz de apreciar el arte, y todo lo que ello implica.

Igual que en las clásicas novelas de espionaje teníamos esa guerra fría entre Estados Unidos y la URSS como eje central de toda la trama, en esta trasladamos esas intrigas a un escenario más actual, posterior al 11 S, donde hay una fuerte presencia de la guerra entre Oriente y Occidente y todas esas luchas de poder y de dinero. Lo interesante es que, además de toda esta ambientación, hay una historia central que relaciona a cada uno de los personajes, con la que he disfrutado «como una enana».
—Eres la persona más inteligente que conozco.
—Si soy tan listo, ¿qué hago sentado en la cuneta de una carretera francesa en mitad de la noche?
—Intentar impedir que el héroe de esta tragedia se autodestruya.
—Quizá debería dejarle.
—Tú eres restaurador, Gabriel. Arreglas cosas.
Fantástica, desde el principio hasta el final; cómo está todo coordinado, cómo unos hechos influyen en otros, cómo se va precipitando la acción, por los caminos por los que te lleva. Sabemos que es una historia de ficción; de hecho, así lo recalca el autor al final, que nos cuenta de dónde viene la inspiración y parte de lo que podría ser real, y el resto es inventado. Creo que es una novela tanto para los amantes de las novelas de intriga política como para los que disfrutamos de una buena historia.
—¿Conoces bien España? —preguntó Jalid.
—Tuve ocasión de visitar Sevilla hace poco.
—Antaño fue una ciudad musulmana.
—Al paso que van las cosas, volverá a serlo.
—También había judíos en Sevilla.
—Y todos sabemos qué ocurrió.
—Una de las mayores injusticias de la historia —comentó Jalid—. Y cinco siglos después, ustedes les hicieron lo mismo a los palestinos.
En resumen, he descubierto a un narrador muy capaz de llevarme por unos escenarios en los que no me suelo mover en literatura, llenos de intrigas políticas, luchas de poder, asesinatos, torturas, espionaje y espías, porque en el cine sí que soy más asidua. Aunque he recordado un poco a John Le Carré, creo que la continuidad de los personajes de Daniel Silva, saltando de una novela a otra, les aporta un carácter algo distinto y, en cierta manera, más accesible.
—¡Estáis muertos! —gritó con todas sus fuerzas—. ¡Muertos, muertos, muertos!



Si te ha gustado, sigue mi blog 




Comentarios

  1. Pues no es el tipo de historia a la que suelo acercarme, pero porque siempre me suelo perder en las novelas de espionaje, pero has conseguido llamarme la atención.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  2. No tiene mala pinta, me lo apunto.

    Saludos

    ResponderEliminar
  3. Hola, Carmen. Este género me encanta, tengo de este escritor La otra mujer y La viuda negra, sin leer. Yo compro y compro, se me acumulan las lecturas y más de mis géneros preferidos. A ver si pronto los leo y después me hago con este. Mil gracias.

    Besos.

    ResponderEliminar
  4. Hace tiempo que quiero leer algo de este autor y esta novela pinta especialmente bien. Y si dices que no importa no haber leído los otros libros...
    Besos

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Unlimited

Entradas populares de este blog

Me olvidé de mí

Piso para dos, de Beth O'Leary

¿A quién teme el diablo?, de Pablo Palazuelo

El diablo también se enamora, de Eleanor Rigby

Sólo mía, de Elizabeth Lowell (Only #2)

La solterona, de Jana Westwood #PremioLiterario2018

Tan cerca del horizonte, de Jessica Koch

El último día de mi vida, de David Orange #PremioLiterario2018

El hombre fetichista, de Mimmi Kass #retoíntimo

El señor de la guerra, de Elizabeth Elliott