El amor no se puede pintar, de Miranda Bouzo

Nº de páginas 280
Colección HQÑ
ISBN: 9788413483337
Publicación: 19/03/2020


“Cuando me dejes abrazarte, la nieve se fundirá a nuestro alrededor”
Nela Sanz a está a punto de conseguir el puesto que siempre deseó como historiadora. Nunca imaginó que al hacer una simple lista de posibles benefactores para el museo en el que trabaja atraería a su vida a Soren Müller, un hombre misterioso que aparece con una proposición: llevarla hasta su hogar en Alemania para restaurar un cuadro.
En el corazón de Baviera, escondido entre el verde de sus bosques y el frío de los cercanos Alpes, vive ese hombre de ojos glaciales y oscuros secretos, incapaz de sentir el tacto de unas manos sobre su piel. Nela poco a poco descubre a través de su pasión por el arte que algo la une a aquella tierra y al dueño del cuadro.
En los límites entre el bien y el mal, en el mundo de los negocios enigmáticos y peligrosos de Soren, Nela descubrirá un amor único capaz de curar las heridas.
¿Quieres aceptar la invitación de Soren y entrar en su mundo oscuro? ¿Quieres entrar en Waldhaus?

¡Qué pena! Otra vez que no acierto al elegir una novela entre las novedades que la editorial nos ofrece a lectores para que demos nuestra opinión. Digo que es una pena porque el planteamiento de la historia de El amor no se puede pintar me apetecía, y mucho: chica inteligente y algo rara; alemán millonario, enigmático, serio y poco accesible, al modo de hago lo que quiero cuando quiero y como quiero; un cuadro, un secreto y una atracción. Puesto todo esto junto podría salir algo muy entretenido, pero esta lectura ha resultado tener demasiados peros.

A pesar de que el fondo de la historia era entretenida, interesante y algo intrigante, la facilidad con la que es llevada toda la trama me ha recordado que estaba ante una novela excesivamente sencilla, sin complicación, hecha solo para contar una historia de manera fácil y, para mí, errónea, porque todas las variables introducidas alrededor de la relación entre ellos requieren algo más de construcción y complejidad

El texto no está mal, se lee cómodamente. No obstante, me ha faltado un poco de confianza en los personajes, en su manera de ver la vida y en la manera de entender su proceder. Creo que ciertas contradicciones e incongruencias en el actuar de los personajes hacen que me haya sentido menos cerca de ellos. 

Una primera parte prometedora, sin llegar a ser excitante; una segunda parte donde tenía la sensación de que me faltaba algo por requerir alguna escena que hubiera dado más solidez a lo que estaban contando, y una tercera donde resuelve todos los temas. 

Aunque la base de la trama inicial, su planteamiento, es aceptable, se queda muy en la superficie. Resulta demasiado rápida y fácil. Creo que dos personajes tan dolidos, que podrían ser muy interesantes, como son Soren y Manuela, aparecen desdibujados y no se consigue llegar a ellos.
Todos tenemos cicatrices, Nela, unas se ven y otras se quedan escondidas para siempre.
No es porque sea corta; hay novelas cortas muy muy buenas, sino porque quiere abarcar mucho en poco tiempo y demasiado rápido, sin permitir que lo asimilemos. Yo le pediría a esta historia más fuerza, más intensidad, más todo. Puede que os parezca una tontería, pero he tenido la sensación de que ellos, Soren y Manuel, se lo merecían.

Podría decir que no ha sido una historia para mí; esta sería la salida más fácil a la hora de plantear mi opinión. Este recurso se utiliza mucho y normalmente me parece injusto, tanto para el lector del blog como para el futuro lector de la novela. En este caso, simplemente, no es el tipo de historias que a mí me gusta leer, lo que tiene un matiz un poco distinto, y eso que yo elegí leerla cuando la vi entre las novedades del mes de marzo.

Eso sí, soy consciente de que este tipo de lecturas últimamente proliferan, lo que significa que tienen su público, su grupo de lectores. Algo similar ocurre con las series de televisión o las películas; por ejemplo, a mí me pasa con CSI Miami, serie que yo era incapaz de ver sin reírme pero que tenía miles, por no decir millones, de seguidores.

Esta historia tiene dinero, arte, familia, algo de acción, adicciones, búsqueda, secuestro, amistad, recuerdos, dolor, soledad, atracción y amor; lo más interesante que ofrece es lo que gira entorno al cuadro y cómo Manuela nos muestra todo lo que se refiere a él. Así que depende un poco de lo que busques; para mí se queda en poca cosa pero, probablemente, para otro lector sea justo lo que necesita porque busca en ese momento algo más banal... no sé... la idea me gustaba pero... pero... ha sido una pena... Hay novelas "fáciles" dentro del género romántico mucho más recomendables, al menos, para mí. 






Comentarios

  1. Uy que te has metido con Horatio, jajajajaja.
    Es una pena que no te haya acabado de convencer, otra vez será.

    Un abrazo

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Unlimited

Entradas populares de este blog

Me olvidé de mí

Piso para dos, de Beth O'Leary

¿A quién teme el diablo?, de Pablo Palazuelo

El diablo también se enamora, de Eleanor Rigby

La solterona, de Jana Westwood #PremioLiterario2018

Sólo mía, de Elizabeth Lowell (Only #2)

Tan cerca del horizonte, de Jessica Koch

El último día de mi vida, de David Orange #PremioLiterario2018

El hombre fetichista, de Mimmi Kass #retoíntimo

El señor de la guerra, de Elizabeth Elliott