Nocturnalia, de Joel Santamaría

Editorial: Espasa
Temática: Novela histórica | Antigua Roma
Colección: ESPASA NARRATIVA
Número de páginas: 272
Fecha de publicación: 10/03/2021
Idioma: Español
ISBN: 978-84-670-6083-6
Presentación: Rústica con solapas
Colección: ESPASA NARRATIVA

Romanos y muertos vivientes, ¿cómo es que no se le había ocurrido a nadie antes?
Año 280 d. C. El centurión Constante Barsemis, con su liberto Elio Rodrigo, entra en la decadente ciudad de Tarraco para visitar a su hermana Valentina. Su cuñado, el edil Julio Natal, le pide que le ayude a resolver unos misteriosos casos en los que familias enteras han sido cruelmente masacradas; casos relacionados con otro similar que el centurión presenció tiempo atrás en la remota ciudad de Palmira. Ambos ignoran que se están adentrando en una trampa mortal. Constante y su cuñado investigarán las terribles muertes y descubrirán un mundo oculto de hechiceros y brujas que devoran carne humana y practican la nigromancia, resucitando a muertos para sus oscuros fines.
Nocturnalia es un viaje bien documentado a uno de los periodos más desconocidos del Imperio Romano, el de finales del siglo III. Un periodo turbulento repleto de caos y confusión en el que proliferaban los cultos mistéricos orientales, la magia negra y la adoración a las divinidades infernales.

Le he dado muchas vueltas al significado concreto de la palabra «nocturnalia», formada por «nocturno» más el sufijo -alia. Nocturno es un adjetivo que hace referencia a la noche, y el sufijo -alia se relaciona con un término colectivo, un conjunto, así que me decanto por pensar que «nocturnalia» son aquellas cosas que ocurren por la noche. Tras leer el libro, no sé si ese significado es el que le quería dar el autor, pero sí puedo deciros que he tenido la sensación de que todo ocurría rodeado de oscuridad, aunque la escena que estuviese leyendo estuviera situada a plena luz del día.

Dejando a un lado este párrafo introductorio algo desubicado, voy a haceros algunos esbozos de lo que me he encontrado en esta novela y por qué ha sido una muy buena lectura. Según la sinopsis que proporciona la editorial, Nocturnalia promete una novela histórica en la que la trama se sitúa en torno a una serie de hechos reales, como es la reconquista de la ciudad de Palmira o la situación en la que se encuentra Tarraco tras varios asaltos de grupos de francos y de alamanes, así como la crisis religiosa y política que se vivía en el Imperio romano durante el siglo III, con un número exacerbado de césares en poco tiempo, lo que no hace más que imprimir inestabilidad. 

—¿Negáis el poder de la magia?
—De la superchería, sí. Hay sin duda una explicación racional para todo esto. Debe de existir un hilo conductor que hilvane en una causa lógica la serie de asesinatos que han afligido las familias más ilustres de la ciudad.

Con un texto lleno de hechos y personajes reales, para mí es una novela donde prima la intriga y donde el autor consigue integran la ambientación tan bien que no se percibe nada forzada, aunque con la lógica dificultad de comprensión habitual derivada del uso de vocabulario específico (al final del libro hay un glosario de términos muy interesante). Con la llegada del centurión Constance y su liberto Elio Rodrigo a la ciudad de Tarraco, estos comienzan a ser testigos de unos hechos insólitos tanto en casa de la hermana de Constance, como en otros lugares de la ciudad, que tienen atemorizados a todos. Una historia llena de personajes que ocultan cosas, de momentos violentos y de miedos que persiguen.

(...) Se puede luchar valientemente contra hombres armados y vencerlos; contra los muertos iracundos y la maldición de los dioses, sin embargo, no hay victoria posible. Solo ellos pueden ganar.

El vasto Imperio romano está lleno de patrias y su sociedad es compleja. Me llamó la atención que los protagonistas centrales de Nocturnalia no son romanos de Roma. El centurión es de origen sirio, de la ciudad de Palmira, con sangre árabe, y el liberto es de Dacia, situada al norte y al este de Roma. Este origen marca su personalidad y condiciona sus acciones. En cierta manera, el desapego está bastante presente.

—Oh, Sol Santísimo, guardián del césar augusto y del imperio, te damos las gracias por habernos el protegido en todas las campañas y empresas que hemos realizado a tu servicio y por habernos permitido llegar hasta el día de hoy y hasta esta augusta ciudad sanos y salvos. Te rogamos que nos permitas el regreso a nuestros hogares.

Un texto que no duda en ser directo y claro, cuando tiene que serlo, para describir una escena de lo más truculenta, e, incluso, visceral. Destaco, por ejemplo, esos momentos en el circo romano que parecen muy real y que he llegado a visualizar sin problema. 

Me ha sorprendido muchísimo. Lo he leído como una novela corta, de un tirón. Por un lado está la fuerte ambientación histórica, jugando con los tiempos en ese siglo III, en una época bastante oscura, donde la vida valía más bien poco, y donde las guerras eran parte importante de la realidad; y por otro, la intensidad y fuerza narrativa que aportan la intriga y las situaciones inverosímiles. Tanto la parte social, que fluye en el texto, como la parte política y religiosas, que es como un ruido que escuchas y que te lleva a querer saber más sobre lo que realmente ocurrió en esos años, añaden atractivo a la lectura. Corrupción, esclavitud, ritos, religión, persecución, peste, enfermedad, familia, tortura, recuerdos, sangre, miedo, dominación y, al final, la verdad que encierra la magia negra.

—¿Qué es un genio?
—Los genios son espíritus diminutos con alas —explicó—. cada vez que un ser humano viene a este mundo se le arriman dos. Uno de ellos quiere protegerlo y le insufla los buenos sentimientos; el otro quiere atacarlo y le inunda de malos. Por eso decimos de alguien que tiene «buen genio» o «mal genio», según esté contento o enfadado.

Aunque es verdad que la magia negra y los nigromantes están presentes, creo que todo va más en torno a las creencias y la identidad, o pérdida de identidad, de los que tienen que sobrevivir; además de integrar la venganza como condicionante. Es una historia oscura, cuya trama  y cuyo final, para mí inesperado, da sentido al conjunto del libro y define el camino que el autor quería llevar en toda la historia.

—De una cosa estoy seguro —apostilló Severo—. Todos los males del mundo empiezan cuando los hombres son incapaces de llenar el estómago. Incluida la peste...

En resumen, una muy buena lectura, algo diferente a lo que suelo leer, que me ha sorprendido en su conjunto, Magnífico giro a la parte más oscura de la condición humana y perfecta integración de lo real con lo sobrenatural. Lo mejor, la manera que consigue Joel Santamaría de describir escenas cruentas sin llegar a atemorizar, sino más bien como un punto de inflexión en lo que estás leyendo.

Si te ha gustado, sigue mi blog 




Comentarios

  1. Muy buena reseña, Carmen. Hace tiempo que no leo ninguna novela ambientada en la Antigua Roma. Esta que reseñas tiene unos ingredientes muy interesantes, como el hecho de que los personajes centrales no sean romanos y que en la trama haya hechos y personajes reales. Tomo muy buena nota de ella. Besos.

    ResponderEliminar
  2. Pues no conocía esta novela y me has dejado con muchas ganas. Apuntada.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  3. Le tengo el ojo echado a este libro y muchas ganas de leerlo. A ver cuando me hago con el.

    Saludos

    ResponderEliminar
  4. Joel Santamaría Matas2 de abril de 2021, 11:57

    Muchas gracias, Carmen.
    La reseña más profunda que me han hecho hasta ahora.
    Sí que es cierto que los conflictos de identidades son importantísimos en Nocturnalia.
    Por cierto, Nocturnalia es una palabra que no existe en castellano pero sí en latín:
    significa "composición literaria ambientada en la noche o dedicada a la noche". De ahí viene que Joan Brossa, poeta catalán, escribiera otra Nocturnalia hace cien años, en este caso un poema largo. Como tos acontecimientos sobrenaturales más importantes acontecen por la noche , de ahí el título.

    ResponderEliminar
  5. Buenas tardes!!!
    Tiene muy buena pinta, se lo voy a enseñar a Javi q seguro que le llama la atención también, buen post guapa

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Unlimited

Entradas populares de este blog

Me olvidé de mí

Piso para dos, de Beth O'Leary

El diablo también se enamora, de Eleanor Rigby

¿A quién teme el diablo?, de Pablo Palazuelo

Sólo mía, de Elizabeth Lowell (Only #2)

Tan cerca del horizonte, de Jessica Koch

La solterona, de Jana Westwood #PremioLiterario2018

El señor de la guerra, de Elizabeth Elliott

La hermana luna (Siete hermanas #5), de Lucinda Riley

El último día de mi vida, de David Orange #PremioLiterario2018