El regalo de la modista, de Fiona Valpy

Autora Fiona Valpy
Publicado por Libros de seda
ISBN: 978-84-17626-50-1
Nº de páginas: 320
Género: novela histórica
Categorías: Ficción histórica

Tres modistas, más de un secreto y una época, la más oscura de la historia europea, la de la ocupación nazi de París. ¿Cómo las juzgará la historia? ¿Y sus familias? 
París, 1940. Con la ciudad ocupada por los nazis, tres jóvenes costureras tratan de salir adelante lo mejor que pueden. Sin embargo, las tres ocultan secretos. Mireille lucha con la Resistencia; a Claire la ha seducido un oficial alemán; y Vivienne ni siquiera puede compartir con sus amigas lo que hace, porque eso la condenaría.
Dos generaciones después, la nieta inglesa de Claire, Harriet, llega a París. Desarraigada y a la deriva, desesperada por encontrar información sobre su pasado, se establece en el mismo edificio de la rue Cardinale, donde también trabaja, y descubre la verdad sobre su abuela, y sobre sí misma, lo que la llevará a desentrañar una historia familiar más oscura y dolorosa de lo que podía imaginar.
En tiempos de guerra, las tres jóvenes se enfrentarán a decisiones imposibles al verse en peligro por las actividades secretas que llevan a cabo. Unidas por la lealtad y amenazadas por la traición, ¿podrán sobrevivir a la era más oscura de la historia europea sin acabar destrozadas?
Fiona Valpy es una desconocida para los lectores en castellano ya que esta es la primera de sus novelas que se traduce. Tiene publicadas ocho novelas (si no he contado mal) y no me importaría nada leerlas todas; no solo he disfrutado del relato que me han contado en El regalo de la modista, además he apreciado la suavidad narrativa con la que la autora construía una historia sin llegar a abrumar, y eso que los hechos contados tenían la dureza de la verdad de lo que ocurrió

El mensaje estaba claro: la capital de su país ya no pertenecía Francia. Su gobierno la había abandonado, los políticos franceses la habían entregado como quien entrega la novia en un matrimonio concertado deprisa y corriendo.

A través de dos momentos temporales, separados en el tiempo, conoceremos a Harriet, una joven que necesita encontrar sentido a su propia existencia, por lo que viaja a París buscando la conexión con su abuela, de quien solo tiene en una fotografía, en la que aparece junto a dos mujeres más, en un París ocupado por los nazis; y conoceremos a esas tres mujeres que se enfrentaban a su propia realidad: una ciudad tomada por el enemigo que nadaba entre la querencia de una monotonía vital y el peligro real para la población, sometida y con el miedo de desaparecer en cualquier momento. 

Con cada capítulo que voy descubriendo de la historia de Claire, me siento como si los cimientos de mi vida estuvieran levantándose bajo mis pies como la arena modelada por las olas.

Fiona Valpy arma todo con una estructura muy sencilla, a través de capítulos cortos y dejando el peso de la narración en Harriet; por un lado, ella nos habla de su experiencia en primera persona, y, por otro lado, ella es la que «escribirá» la historia que va descubriendo. Y con esta historia, nosotros nos convertimos en testigos de la vida de estas tres muchachas en un momento muy concreto, cuya existencia está directamente condicionada por todo lo que les rodea. 

Todas necesitaban tapar la fealdad de la realidad con una falda fina o un vestido elegante. ¿ Cuándo había sucedido aquello?, se preguntó Mireille mientras sacaba la cinturilla en una falda de noche. ¿Cuándo la moda francesa había pasado de ser algo de lo que el país estaba orgulloso a convertirse en otra cosa, grotesca y vulgar, teñida de vergüenza?

No es una novela muy extensa, pero creo que la autora consigue transmitir muy bien lo que quería contar: la fuerza vital y humana de mujeres (y hombres) que lucharon contra lo establecido como pudieron. Siendo ficción, la base real histórica es fundamental, como suele ser en las novelas ambientadas en una guerra, y la manera de gestionar esa verdad es uno de los baluartes de esta narración

Primero quemaron los libros, ahora están quemando los cuadros, y también queman a la gente, en esos campos de prisioneros que tienen, lo he oído decir. Recuerde este día, señorita; estás siendo testigo del holocausto de la humanidad. Recuérdelo, y cuénteselo a sus hijos y sus nietos para que no permitan que vuelva a suceder.

Como ya os he dicho, no es una historia que subyugue pero sí engancha, porque te acerca tanto a Claire, Vivienne y Mireille que, al final, su experiencia empieza a ser tuya. Me he encontrado buscando qué pasó, cómo consiguieron salir adelante y cuál era la conexión con ese desarraigo que siente Harriet y que tiene anulada su propia felicidad

Es una de esas historias que se quedan contigo cuando terminas de leerla, pensando en lo que puso ser y no fue, y en lo que fue y hubiese sido mejor que no fuera.

#MuyRecomendable



Si te ha gustado, sigue mi blog 




Comentarios

  1. La tenía apuntada y tu post me confirma que tengo que leerla. Me parece muy interesante. Gracias Carmen.

    ResponderEliminar
  2. Por lo que cuentas, creo que disfrutaría mucho con esta historia, así que tomo nota.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  3. Por ahora no entra en mis planes de lectura.

    Saludos

    ResponderEliminar
  4. Estoy de acuerdo con tus impresiones. Una historia bonita contada de manera adecuada
    Besos

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Unlimited

Entradas populares de este blog

Me olvidé de mí

Piso para dos, de Beth O'Leary

¿A quién teme el diablo?, de Pablo Palazuelo

El diablo también se enamora, de Eleanor Rigby

Sólo mía, de Elizabeth Lowell (Only #2)

La solterona, de Jana Westwood #PremioLiterario2018

Tan cerca del horizonte, de Jessica Koch

El último día de mi vida, de David Orange #PremioLiterario2018

El hombre fetichista, de Mimmi Kass #retoíntimo

El señor de la guerra, de Elizabeth Elliott