Entrevista Estimulantes (completa)


TEXTO COMPLETO CON LAS PREGUNTAS Y RESPUESTAS

Antes de comenzar con las preguntas me presento para que podáis saber con quién habláis. Me llamo Carmen, tengo algo menos de 40 años y trabajo en una oficina. Mi vida es normal, entendiendo la normalidad como algo positivo y atípico, tengo casa, coche, niños y marido (y no precisamente por ese orden de importancia). Desde hace no mucho tiempo comparto mis impresiones lectoras con el mundo a través de mi blog personal. Soy una persona agradable al trato, excesivamente empática a veces y muy crítica conmigo misma, aunque suelo hacerme la sorda ante muchas de las cosas que me digo. 


Yo no soy una profesional del periodismo así que antes de comenzar debo pediros disculpas a los dos por este atrevimiento en forma de preguntas que os lanzo esperando que respondáis aquello que os apetezca que los demás sepamos.

¿Cómo definiríais Estimulantes? ¿Qué tiene de diferente esta obra que a través de sus palabras ha inspirado a una pintora y a un músico?

FERNANDO: Supongo que esta pregunta va dirigida a la ilustradora y al compositor. Por mi parte, me permito decir que si han visto formas y ritmo en “Estimulantes” es porque tiene algo de poético.


ALMUDENA: Para mí Estimulantes es una obra en la que el autor es capaz de llevarte a recorrer diversos caminos interiores, que parten de lo que uno está leyendo, iniciándose un viaje interior que hace al lector detenerse y reflexionar sobre temas importantes, temas a los que hoy en día por desgracia se dedica poco tiempo. El lector se encuentra con una obra acabada, y tal y como defiende el autor, inacabada en el sentido de que queda abierta al lector, y a la lectura que de ella se haga. La obra hace PENSAR (pensar con mayúsculas) siempre que el lector se encuentre dispuesto a ello. He encontrado aforismos que aún sigo leyendo, y desencadenan en mí nuevos pensamientos, por tanto, no es un pensar inacabado, si no que son pensamientos que vuelven a la cabeza y siguen desarrollándose con otros nuevos matices como si fuese algo vivo. Habla de la EXISTENCIA, desde diversos enfoques, e invita a reflexionar sobre ella. Considero la existencia un tema crucial para detenerse y reflexionar. Inquietud de todo ser humano, al menos en algún momento de su vida. Habla de la BELLEZA, pero hay que descubrir a lo largo del texto de qué belleza o bellezas se habla. Aparece también el ARTE, en diversas vertientes: poesía, pintura, música…, arte que el autor invita a entender de forma conjunta. Habla del AMOR, siempre cosas nuevas por descubrir. Para mí la obra es también un GRITO a detenerse, al SILENCIO y a la SOLEDAD, que no al mutismo ni al aislamiento (tal y como expresa el autor en uno de sus aforismos). En un mundo de ruido continuo, el autor nos presenta el silencio como una necesidad primaria, habla del "ensayo de la palabra en el arte del silencio", del acercamiento a través del silencio (acercamiento a la poesía, a la naturaleza, al amor…), el silencio como necesidad de la palabra. Reflexionar sobre todo ello ha sido un placer y una fuente de inspiración infinita.


Para Fernando: No es el primer libro de aforismos que publicas, por lo que he podido averiguar. ¿De dónde nace la necesidad de escribir algo así?

Sí, es el segundo libro de aforismos. No sé si alguien escribe por necesidad, si bien es verdad que se lo he oído y leído a algún escritor. No es mi caso, no siento la necesidad de escribir. Supongo que si fuera así, me sentiría escritor, pero no, no me tengo por tal. Escribir es simplemente una de las cosas que hago. ¿Qué por qué aforismos?: también he escrito y publicado cinco poemarios, relatos breves en publicaciones literarias, cuatro libros sobra la historia reciente del pueblo saharaui y las raíces de su cultura…Sea cual sea la forma de expresión, todas responden al interés por aproximarse, solo aproximarse, en primer lugar, al conocimiento de uno mismo, y asegurar desde dentro, es decir, emocional e intelectualmente, el lugar que ocupa en el mundo. 


¿Qué motivo final se busca con una obra de este tipo, enseñar, explicar o únicamente es la manera de expresarse de un filósofo actual?

En primer lugar, el objetivo de quien escribe está en uno mismo, y si no es así en todos los que escriben, el mío sí lo es, como he dicho en la respuesta a la pregunta anterior. Pero ese objetivo es compartido, es decir, yo me invito a mí mismo a pensar en lo que me rodea, no como conjunto de todo lo que me rodea, pues eso daría lugar a un sistema de pensamiento. Y una sucesión de aforismos no es un sistema. El mundo lo captamos por partes, y es en algunas de esas partes en donde incide el pensamiento, excitado por ella. Si es excitado por ella, es porque también afecta a la sensibilidad, por lo que no es un mero pensar, sino un pensar sentido, un pensar con el sentimiento, o lo que viene a ser lo mismo, un sentir con el pensamiento, que dejó dicho Unamuno. Esa invitación propia a pensar sintiendo lleva implícita la invitación a que otros piensen, quizá a que se atrevan a pensar -, más allá del pensamiento dominante en cada momento, que nos obliga a movernos con prejuicios, convencidos de que son nuestros, cuando son juicios de otros. 

No es la manera de expresarse el filósofo actual, por más que la fragmentación sea una de las señales de identidad de la posmodernidad, hoy concepto ya periclitado. No son pocos los filósofos modernos que se transmiten su pensamiento mediante aforismos –Nietzche, Wittgenstein, Cioran…-, pero ya en los albores de la cultura cristiano-occidental, la obra de los presocráticos, al haberse perdido buena parte de ella, nos ha llegado fragmentada, aforística: ¿no es un aforismo “El hombre es la medida de todas las cosas…”, debido a Protágoras. 

Y son muchos los escritores que han legado una buena parte de su obra expresada en aforismo. Sería larga la lista de aforistas, de los siglos XVII y XVII, franceses, alemanes, y también españoles.



He leído que tu obra está muy ligada al Sahara, pero no había percibido esto al leer Estimulantes, ¿consideras que este libro está dirigido a otro público que el que normalmente compra y disfruta de tus otros libros?


No, claro, Estimulantes no tiene nada que ver con mi interés, por razones biográficas, por el pueblo saharaui y que, como también he dicho en respuesta a la primera pregunta, ha dado de sí cuatro libros sobre la historia y la cultura de ese pueblo. 
¿Puede que sea para un público más joven o yo estoy equivocada y se necesita experiencia vital para entender y asimilar estos aforismos como propios?


Considero que es una lectura para un lector adulto, adulto como lector, y con esa inquietud que le impulse a atreverse a pensar por sí mismo –sapere aude, atrévete a conocer, aconsejaba Kant-, para lo cual no es mal consejo el de Ortega: dudar de lo que te dicen, aunque acabes pensando lo mismo. O no. Consejo a seguir al lanzarse a cualquier aforismo de este libro, por ejemplo. O de otro, pues, aparentemente acabados, están abiertos a otras escrituras, pensadas y sentidas. 


Me sorprendió mucho el orden de los mismos, yendo de la A a la Z y poniendo un título a cada uno de ellos que, para mí, ya decían mucho por sí solos. ¿A qué viene esa estructura? ¿Tiene un significado más allá del propio orden?

En el anterior libro de aforismos, aparecen agrupados por temas –la vida, la belleza, la filosofía, el amor… En Estimulantes he optado por este otro formato, sin ninguna intención predeterminada. Pero no faltan quienes prefieren este. Por ejemplo, Almudena, la ilustradora, que prefiere la sorpresa de lo que va a traer cada aforismo, en lugar de que una serie de ellos tengan el mismo objeto, por más que sea bajo perspectivas diferentes. 

¿Te defines, o defines tu trabajo, como irónico, pesimista o realista, o las tres cosas a la vez? Puedo decirte que me sorprende haber recibido estas sensaciones al leer Estimulantes porque las pocas fotos que he podido ver tuyas en internet te muestran como alguien sonriente y afable, así que si tuviera que definirte únicamente por tu imagen en esas fotos pensaría que eres una persona optimista y amable.

Tengo para mí que la impresión que vale es la de la obra, sea bajo la expresión que sea, pues una vez salida de las manos del autor es independiente, tiene vida propia, y así se ofrece al lector o al espectador. Y sí, como tú, veo que en ella hay crítica, y también ironía con alguna dosis de cinismo, en el bien entendido de un cinismo de estirpe clásica, que dio lugar a una escuela, la Cínica, de la que un miembro destacado fue Diógenes. Por lo demás, te diré que los optimistas no me inspiran demasiada confianza. 

Una curiosidad que tengo: en la página 11 nos propones una adivinanza. La solución a dicha adivinanza es las palabras, ¿verdad? (Si estoy equivocada, discúlpame), ¿Cuál es tu preferida entre todas (eso no he sido capaz de saberlo)? ¿de verdad piensas que hoy en día se maltrata al lenguaje (que conste que yo lo pienso, aunque no me considere una buena alumna en este campo)? En algún sitio leí que el lenguaje es algo vivo, que va cambiando según el uso, está en continuo desarrollo, ¿consideras ese uso como un maltrato a las palabras?

Por partes: En la primera parte de la adivinanza, has acertado; para dar con la segunda habría que leer algo más de lo que he escrito, y que trasciende las páginas de Estimulantes. 

Sí, creo que, en buena medida, se maltrata el lenguaje. No puedo aceptar que escribir “q” por “que” sea una muestra de desarrollo del lenguaje. En ningún caso: ¿drástico?, puede ser, pero nadie es perfecto, tampoco quienes escriben “q” por “que”, o la casi perífrasis, “xq” por “porque”, supongo que modelo avanzado en ese desarrollo, que dices.


Para Almudena: Si no me equivoco, Almudena eres profesora en la Universidad de Cantabria, en la rama de ingeniería civil ¿Eres una artista que estudió ingeniería o una ingeniera que se expresa a través de sus pinturas? Puede parecer lo mismo, porque al final eres una única persona, pero para mí es interesante cómo te defines a ti misma. 

Soy una persona a la que le gusta su profesión, como bien dices soy ingeniera de Caminos, Canales y Puertos. No me considero una artista, pero sí una persona con inquietudes en relación al arte, y aunque pueda no parecerlo, el arte y la ingeniería están relacionadas. No me resisto a decir que en las aulas en las que estudié descubrí, por ejemplo, la proporción aúrea (o divina), representación de la belleza que se puede encontrar tanto en la naturaleza como en diversas obras de arte (pintura, música, construcciones…). Defiendo el arte como parte de la vida y creo que es un error distanciarlo de cualquier disciplina por muy independiente que pueda parecer. 


Reconozco con algo de vergüenza que no conozco nada más que las pinturas que han acompañado a Estimulantes y me han dejado algo descolocada. He visto soledad, desesperación, pensamiento, camino… pero no sé exactamente qué querías trasmitir con ellas. ¿Has ilustrado los aforismos que más te han llegado o ha sido un todo, disgregado por todo el libro? 
Agradezco mucho tu pregunta porque realmente hay de todo eso que dices que has visto, pero hay más. Hay esperanza, hay silencio y hay reflexión… Comencé a leer los aforismos, y realmente no sabía a lo que me enfrentaba. A me medida que fui descubriéndolos empecé a notar que tocaban ciertas teclas en mi interior que habían sonado ya varias veces en mi vida, y algunas que aún lo hacen (pero que nunca supe ponerle palabras). Desde luego las ilustraciones han nacido de eso. La portada surge claramente de uno de los aforismos en el que me impactó como el autor puede decir tanto con tan pocas palabras, de una forma tan sencilla y elegante. Sin embargo, el resto de ilustraciones las comencé a desarrollar partiendo más bien de una serie de ideas que habían calado con fuerza en mí tras la lectura. Luego, cuando ya estaban definidas, me di cuenta de que de alguna forma estaban también asociadas a aforismos concretos, pero esto fue algo que descubrí más tarde. De hecho, en el libro no aparecen con título pero sí lo tienen, y corresponde en todos los casos al título que el autor ha dado a alguno de sus aforismos. 


Como lector, ¿cómo debo entender tu trabajo, como un complemento o como un acompañamiento, es decir, podría considerar que las pinturas son aforismos en sí mismos pero sin palabras? ¿existe la filosofía a través de la pintura? 
No me resisto a contestar a esta pregunta con uno de los aforismos que Fernando Llorente nos presenta en Estimulantes: CUADROS "En un poemario se suceden cuadros con palabras, como en una exposición de pintura se suceden poemas con colores. No basta con recorrer una galería solo mirando cuadros, ni pasar por las páginas de un poemario leyendo versos, solo. Hay que, además, mirar estos como si fueran cuadros en los que el poeta ha dispuesto sus materiales de una determinada manera. Y también leer en aquellos la poesía inherente a la disposición que el pintor ha dado a sus materiales." Sí, creo que existe la filosofía a través de la pintura, como ya he comentado, al igual que otras muchas disciplinas. 


Yo he leído el libro en verde y negro, supongo que “obligada” por la portada del mismo, ¿por qué los escogiste? ¿A qué viene esa elección? ¿Tiene que ver con colores tierra: hay verde, marrón, negro…? 

Toca hablar de Alas Ediciones. Tengo que decir que la filosofía de esta editorial ha sido también un estímulo para la realización de las ilustraciones. Quiere agradecerles mucho la invitación a participar en Estimulantes. Parte de la filosofía de la editorial es tratar de juntar distintas formas de arte en sus publicaciones. En el caso concreto de Estimulantes, han sabido acompañar el libro de música, diseño y otros componentes que enseguida aparecen cuando uno se asoma por Alas Ediciones. Realicé la portada en grises, blanco y negro, al igual que el resto de las ilustraciones, el color verde y negro del diseño del conjunto de la portada tal y como es corresponde a otro colaborador de la editorial. Recuerdo cuando vimos el conjunto y realmente me encanta el verde, todo un acierto del diseñador.



Bueno, os agradezco a los dos que hayáis “perdido” parte de vuestro tiempo leyendo este despropósito de entrevista. Puede que las preguntas no sean las adecuadas pero quizás me he visto envuelta por ese ambiente que Estimulantes crea alrededor de ti cuando lo lees. Por favor, sentiros libres de contestar lo que queráis o de añadir lo que consideréis. Estoy a vuestra entera disposición. 


Saludos y ha sido un verdadero placer

Carmen
mayo - 2017


Comentarios

Entradas populares de este blog

Sin identidad, de Jorge Moreno

La lucha de Jan - SORTEO #12

II Café literario de Valencia #evento

Viento del norte, de Arlette Geneve

Palabra de McKenzie, de Tessa C. Martín

Madrid en mis lecturas

Del color de la leche, de Nell Leyshon

Ganador sorteo #6 CAEN ESTRELLAS FUGACES

El susurro de la acuarela, de Sofía Ortega

Cuando el olvido nos alcance, de Raúl García Reglero